Condescendencia policial con los despistes en José Zorrilla

D. A.
-

La alcaldesa cree que hay que ser «condescendientes y flexibles» con los conductores durante los primeros días tras un cambio que se ha encajado «con total normalidad»

Un policía local controla el tráfico en José Zorrilla.

Ni un solo reajuste considera necesario el Ayuntamiento por el cambio de sentido de José Zorrilla y calles aledañas que se hizo efectivo a las 9.30 horas del pasado miércoles. Ninguna incidencia que describa como relevante la Concejalía de Tráfico, la Policía Local o la propia alcaldesa, Clara Luquero, que el jueves ratificaba la situación de «absoluta normalidad» tras la reordenación. Aunque, evidentemente, persisten las «históricas» discrepancias entre quienes ven positivo el cambio y los que piensan justo lo contrario. Por un lado la asociación de vecinos de Santa Eulalia y los comerciantes de la parte baja de la calle; y por otro la asociación de vecinos del Cristo (con más críticas a las formas que al fondo, por considerar que ha sido una decisión «unilateral» y «poco transparente» del Ayuntamiento) y sobre todo la asociaciónComerzio José Zorrilla, que teme que esto sea «la puntilla» para negocios de la parte alta de su calle ante el riesgo de que la entrada del tráfico por el otro lado, por Somorrostro en lugar de la plaza del Cristo, les haga perder visibilidad. Desde luego que tráfico se ha visto menos en esa zona en estos primeros días, aunque desde la Concejalía consideran prematuro hablar ya de resultados concluyentes en ese sentido, estando aún en plena fase de readaptación de los hábitos de los conductores.

«Yo misma me pasé por allí y comprobé que el tráfico era normal, fluido», resaltaba Luquero el jueves, tras ser preguntada por la prensa sobre el balance de la primera jornada con sentido ascendente. «Todo se estaba desarrollando con absoluta normalidad, estuve hablando con uno de los policías que me comentó que salvo algún despistado... Ahí sí que les pedí que fueran condescendientes y flexibles en estos primeros días porque la gente tiene un hábito y hay que tener paciencia hasta que se vayan acostumbrando, pero no ha habido ni una sola incidencia, total normalidad», insistió. 

«Lógicamente hay que ser condescendiente, entra dentro del sentido común», coincide en apuntar a El Día la concejala de Movilidad, Claudia de Santos. «El miércoles por ejemplo había un coche que no sólo estaba aparcado en sentido contrario sino que generaba dificultaba hacer un giro... Pues bueno, son cosas normales que no tienen mayores consecuencias». Despistes de todo tipo, como el de un conductor que salía de su garaje y, cuando ya hacía su giro de siempre, fue advertido por uno de los agentes del operativo especial que la Policía Local mantiene desde el miércoles, aunque, evidentemente, ya con muchos menos agentes que en ese primer día, en el que hubo al menos uno en cada cruce. Y despistes también en calles aledañas a José Zorrilla que también han cambiado, como muchos conductores que iban por la calle Roble y al llegar al cruce con Jardín Botánico dudaban entre girar hacia esta segunda calle o seguir recto. Y es que además ahora se puede ir por Roble hacia Muerte y Vida, pero por un lado está la falta de costumbre y, por otro, una marca vial de ceda el paso en el suelo que ya ha sido ‘rascada’ por operarios municipales, pero aún se ve y está al revés para el sentido del tráfico ahora vigente. Desajustes puntuales, en cualquier caso, que en ningún caso llevan al Ayuntamiento a replantearse nada.

Operarios municipales, el jueves, cambiando de lado una señal en la calle Roble.Operarios municipales, el jueves, cambiando de lado una señal en la calle Roble.

De hecho, Luquero reiteraba también el jueves a la prensa que el cambio de sentido se ha realizado con intención de mantenerlo, no como un periodo de prueba a la espera de resultados e independientemente de la división de opiniones que siempre ha habido. «Las dos posiciones enfrentadas son históricas y no vamos a conseguir ponerles de acuerdo, hay una parte que está rotundamente feliz, hay otra que manifiesta críticas y la decisión la ha tomado el Gobierno municipal, que es al que le corresponde tomarla, siguiendo criterios técnicos», recalcó. «Esto en principio es definitivo, las decisiones siempre se pueden rectificar o reconsiderar si se observa algún problema, no somos cuadriculados y estaremos observantes, pero en principio esta es la recomendación de los técnicos y el primer día se desarrolló con absoluta normalidad; o sea, que no hay por qué plantear una segunda decisión o una rectificación sobre este planteamiento», concluyó la alcaldesa.

Recapitulando, aparte de José Zorrilla, ha cambiado el sentido de circulación de la calle El Roble entre Puente de Muerte y Vida y Los Coches, así como las calles Relojeros, Perucho, Estiradores, el tramo de Jardín Botánico entre Roble y Perucho; la travesía de José Zorrilla, entre Cristo del Mercado y la calle José Zorrilla (junto a la farmacia Atienza); y en la confluencia de la calle las Conchas con Villalpando se ha prohibido el acceso desde el primer tramo de esta última al segundo.

Por Santa Eulalia, «la impresión general es muy satisfactoria», apreciaba el jueves la presidenta de la asociación de vecinos de este barrio, Esther Santos.«El tráfico es verdad que está siendo fluido y en los negocios de la parte de abajo de José Zorrilla, por el entorno de la plaza del Somorrostro, están encantados».Justo lo contrario que transmite la asociación Comerzio José Zorrilla, desde donde se destaca que en la parte alta hay más negocios, así que serían «mayoría» los que se sienten perjudicados, frente a los que «creen» que pueden beneficiarse.

La rotonda del Cristo era la principal entrada a José Zorrilla y ahora es de salida.La rotonda del Cristo era la principal entrada a José Zorrilla y ahora es de salida. - Foto: Rosa Blanco

«La Junta Directiva de Comerzio piensa que el Ayuntamiento se ha equivocado en el fondo y en la forma, improvisando esta medida sin antes haber estudiado, informado y consensuado el tema con ninguna de las partes, y sin haber dado una explicación técnica adecuada a la sociedad», señalaba la citada asociación en un comunicado que ya remitió el martes, víspera del cambio. Entonces también pedía que sólo se taparan las actuales señales de tráfico en lugar de retirarlas, «y que tenga la humildad de reconocer, pasados uno o dos meses, que rectificar es de sabios y que la medida ha causado más perjuicios que beneficios a la ciudad y a la zona». Pero la respuesta de Luquero el jueves, aparte de los traslados de señales, demuestran que no hay idea de dar un solo paso atrás.

Ya el jueves, el presidente de Comerzio José Zorrilla,Roberto Manso, apreciaba un descenso del tráfico «en toda la calle». Antes del cambio registraba una media de 1.100 vehículos al día. Un número importante, pero nada que ver por ejemplo con el principal eje viario que la atraviesa, Antonio Machado-Ortiz de Paz, que alcanza los 6.000. Datos reales tras el cambio no hay aún.

La concejala de Movilidad, en cualquier caso, cree que «ningún dato de tráfico puede ser significativo aún porque habrá quien circule estos días por allí por curiosidad, otros no lo harán por evitar los primeros días... La gente tiene que acostumbrarse primero y los balances vendrán después», concluye.