TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Mesas

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y vicepresidenta cuarta del Gobierno central (casi agoto el espacio del artículo) respaldó el pasado 5 de febrero la creación de una Mesa para el Futuro de León. La señora Ribera estuvo horas antes en Zamora, donde intervino en la jornada ‘Razones para quedarnos. Estrategias frente a la España despoblada’. Allí abogó por la unión de las instituciones y del sector privado para luchar contra la despoblación y habló, incluso, de «reubicar» y «reinventar» los servicios para básicos para fijar habitantes en el territorio. O sea, acabar (o menguar) el fuerte centralismo actual. Veremos. Yo tengo muchas reservas. Sin dudar de las buenas intenciones de la ministra, creo que, en la capital zamorana, dijo lo que el auditorio, muy sensibilizado por la continua caída del censo, quería oír. Y en León, ocurrió lo mismo. El punto de partida era de Pero Grullo: ¿cómo va a oponerse un gobierno, cualquiera, a la creación de un organismo por el futuro de un territorio? Y más si la iniciativa parte de los sindicatos mayoritarios, encantados de la rápida y contundente respuesta de la vicepresidenta y, por tanto, del eco de su propuesta. Habrá Mesa por el Futuro de León. Y todos, sin excepción, la apoyaremos. Ahora bien, ¿UGT y CCOO se han planteado promover mesas similares por el futuro de Palencia, Ávila, Zamora, Soria, Segovia?, ¿o es que estas provincias no las necesitan porque ya tienen el porvenir asegurado? En la Mesa por León se pide la «reindustrialización» de esa zona, muy dañada por la desaparición de la minería. En Soria, Zamora, etc no cabe reclamar reindustrialización. Nunca hubo industrialización. Repito que aplaudo estos movimientos, pero me pregunto: ¿se salvará solo León?; en una comarca como Tierra de Campos que se extiende por cuatro provincias, ¿dónde cortamos el futuro?, ¿en Villalpando (Zamora), en Villada (Palencia), en Villalón (Valladolid)?, ¿qué le dirán los sindicatos a los sorianos o abulenses que exijan una mesa similar a la de León?, ¿no sería más justa una iniciativa regional? Y ahí lo dejo.