"Acababa de subir con la compra y ha pedido ayuda a gritos"

Nacho Sáez
-

Los vecinos de la víctima y del presunto asesino del barrio de la Estación relatan que la convivencia era en apariencia tranquila, aunque el segundo "tenía problemas con el alcohol".

"Acababa de subir con la compra y ha pedido ayuda a gritos"

"Acababa de subir con la compra, le hemos escuchado pedir ayuda a gritos y de repente se ha callado. Al principio hemos pensado que era una mujer". Aún con el susto en el cuerpo, los vecinos del número ocho de la calle Doctor Víctor Gómez Sanz relataban lo vivido este mediodía en el 2ºB de su bloque. "He escuchado a M. pedir ayuda por la terraza y he llamado a la Policía, pero cuando han llegado ya estaba muerto", repetía David Martín, que no esperaba que algo así pudiera suceder en su escalera.

Sabía que en esa casa vivían tres hombres -uno le tenía arrendadas habitaciones a los otros dos-, pero no eran habituales los conflictos. "El que dicen que ha sido el asesino tenía problemas con el alcohol. Se caía a veces por las escaleras, pero no se metía con nadie", apunta Azucena Navarro, otra vecina que ha sido citada a declarar en el juzgado mañana.

La casa que ha quedado teñida por la tragedia, situada muy cerca de la estación de trenes, permanecía en la tarde de este lunes con los precintos policiales. Abajo, en los buzones, están el nombre de la víctima, de su presunto asesino y de su otro compañero de piso, que no estaba en el momento de los hechos. Mientras, en la calle, comerciantes y vecinos seguían comentando el revuelo que había provocado la presencia de coches de policía y ambulancias, que tan sólo pudieron certificar de M. F. J., de 69 años. Su presunto asesino, L. J. A. A., de 53, ha sido detenido y se encuentra en los calabozos de la Comisaría a la espera de pasar a disposición judicial. Tras prestar declaración, lo más probable es que sea enviado a prisión provisional sin fianza y que se acabe enfrentando a un juicio con jurado.

Ambos eran españoles. Las investigaciones tendrán que determinar qué sucedió antes de que L. J. A. A. agrediera con un palo y posteriormente apuñalara en la zona precordial -la región del corazón- a su compañero de piso.