Nieve en calles con poca actividad

A.M.
-

Tras el fin de semana ha repuntado la actividad en algunos sectores, como el de abastecimiento, mientras la nieve ha frenado la salida a la calle, ya de por sí restringida por el estado de alarma

GALERÍA

Nieve en calles con poca actividad

La lentitud de la caída de la nieve da cierta sensación de paz,  como si amortiguara cualquier ruido, abstrayendo la mente, también vaciando las calles de vehículos y peatones. En esta ocasión, los ciudadanos se mantienen en sus casas pero no por este temporal precipitado que anuló la incipiente primavera, sino por las medidas y el decreto de estado de alarma dictado por el Gobierno, para tratar de combatir el coronavirus, a la mayor brevedad posible.

No hay paz, los ciudadanos se mantienen con incertidumbre, cumpliendo lo que les ordenan, incluso desde los megáfonos de los vehículos policiales que dan vueltas por las calles principales, realizan la compra y regresan a casa, de uno en uno, en una situación extraña, tanto que incluso da cierto pudor salir a por el pan.

Hoy, lunes, en el segundo día de la adopción de medidas por el Gobierno, que ha amanecido con una nueva previsión de acumulación de cinco centímetros de nieve,  entre las cero y las tres horas de mañana, por encima de 900 a mil metros, y rachas de viento de 80 kilómetros por hora en el Sistema Central, se aprecia algo más de actividad que el fin de semana.

Nieve en calles con poca actividadNieve en calles con poca actividad

Han abierto farmacias, sin mascarillas, ni geles, ni guantes, continúa el desabastecimiento de estos materiales, imprescindibles para la protección, y también las tiendas de comestibles, mientras circulan vehículos de abastecimiento y otros vinculados a la construcción, que no ha parado en algunos puntos. Parece que hay algo de vida, pero, enseguida, todos volverán disciplinadamente a casa porque hay conciencia de que esto no es una broma, salvo aisladísimos casos de irresponsables.