Nuevo retraso en el pago a los abogados del turno de oficio

Nacho Sáez
-
Concentración de los abogados el pasado noviembre por otro retraso en los pagos del turno de oficio. - Foto: Victoria Domínguez

El Consejo General de la Abogacía Española exige al Ministerio de Justicia "el inmediato abono" de las indemnizaciones pendientes.

El Consejo General de la Abogacía Española ha exigido a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, el inmediato abono de las indemnizaciones a las más de 20.000 abogadas y abogados del turno de oficio que prestan su servicio en el territorio competencia del Ministerio de Justicia y que llevan desde noviembre sin recibir la compensación por las actuaciones realizadas, pese al compromiso adquirido de efectuar los pagos mensualmente.

Este requerimiento para que el Ministerio de Justicia cumpla su compromiso se produce tras la reunión en la sede del Consejo General de la Abogacía Española de los decanos del territorio dependiente del  Ministerio (Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Baleares, Ceuta y Melilla, así como Madrid en relación con los órganos centrales). La abogacía considera que este retraso en el abono de tres meses del Servicio de Asistencia Jurídica Gratuita supone "una falta de reconocimiento tanto a la labor de los profesionales de la abogacía como del servicio público de Justicia Gratuita reconocido en la Constitución".

En Zamora, los letrados del turno de oficio han iniciado una serie de paros y durante esta semana han dejado de prestar asistencia a detenidos entre las 09:00 y las 12:00 horas. Más de medio centenar de abogados y abogadas de oficio de Segovia secundaron, mientras, una concentración convocada el pasado mes de noviembre debido a otro retraso en los pagos. Los letrados aprovecharon para recordar otros compromisos aun por cumplir, entre ellos la actualización anual de las cuantías, para evitar su depreciación, el pago puntual con carácter mensual de las certificaciones del turno de oficio y las reformas normativas necesarias para conseguir "una justa remuneración de las actuaciones que lleva a cabo la abogacía de oficio, adecuando las todavía indignas compensaciones que reciben en la actualidad".