Un simulador de batallas medievales

Sara Borondo
-

Hasta 64 jugadores cruzan los aceros en combates en los que hay que saber leerlos movimientos enemigos

Un simulador de batallas medievales

Al pensar en los combates en la Edad Media se vienen a la mente batallas cuerpo a cuerpo con cruces de acero y con armaduras pesadas. Partiendo de esa imagen Torn Banner Studios creó hace casi una década Chivalry, un multijugador que salió para PC y después tuvo ports a consola y que ahora ha recibido un nuevo capítulo que parece nuevamente sacado de una película, con momentos de acción intensa, duelos de espadas, flechas llameantes y asedios a castillos que se puede jugar en PC, PS5, PS4, Xbox X|S y Xbox One. 

Cada jugador elige entre cuatro clases de guerrero (arquero, vanguardia, lacayo o caballero), que tienen a su vez subclases, y también hay un arsenal variado con armas punzantes, contundentes, de filo o a distancia. También se puede modificar el aspecto de los personajes, así como sus armaduras, armas o la heráldica con dinero del juego o con dinero real. 

Trae un sistema de combate muy afinado con estocadas y tajos en varias direcciones, escudos para defenderse, ataques por los costados, fintas y contraataques e incluso la opción de propinar una patada al enemigo para desequilibrarle, y se puede cambiar en mitad del golpe lo que da lugar a situaciones emocionantes e imprevisibles. La cámara funciona como si fuera parte del cuerpo del guerrero, de forma que al moverla el ataque es más rápido y esto también influye en la eficacia del personaje. Tampoco es que haya que pensar una estrategia sofisticada y el sistema de combate es fácil de entender sobre la marcha, pero no es suficiente con conocer la clase del rival o el arma que lleva, hay que saber leer sus movimientos para responder de la manera adecuada. 

Un simulador de batallas medievalesUn simulador de batallas medievalesLos modos de juego incluyen combates hasta para 64 jugadores por partida que participan en combates a muerte por equipos y todos contra todos o en mapas que tienen objetivos tan originales como defender al heredero de la orden Masón. Los mapas se inspiran en las películas de Hollywood y programas de televisión, ofreciendo una imagen del medievo con la que los jugadores están familiarizados y enfrenta a dos grupos, la Orden Masón y los Caballeros de Agatha. 

En un título ambientado en una época difícil como la Edad Media no podía faltar la sangre, y aquí se ve mucha, con miembros amputados (lo que lleva a seguir combatiendo con un solo brazo), un toque gore que está combinado con unos toques de humor del que tampoco anda escaso Chivalry 2. 

Los contenidos son escasos de lanzamiento, ocho mapas, pero ya es habitual que los juegos se vayan enriqueciendo en los meses posteriores al lanzamiento. En este caso ya se sabe que saldrán más, así como nuevos modos en forma de contenido descargable gratuito en un futuro. La ambientación está lograda con acierto y el sistema de combate es muy atractivo e interesante, pero al tratarse de un multijugador en línea (lo único offline es el tutorial), Chivalry 2 depende de la base de jugadores, así que el estudio no debería demorarse en proporcionar nuevos alicientes para que los guerreros decidan enarbolar las armas y lanzarse a destrozar al enemigo.

Un simulador de batallas medievales
Un simulador de batallas medievales