scorecardresearch

Montero se pliega a Sanidad y no acudirá a las protestas del 8M

Agencias
-

La ministra de Igualdad «seguirá al dedillo» las recomendaciones de Darias de no participar en las marchas, mientras critica que «la derecha aproveche para criminalizar al feminismo»

La titular de Igualdad (centro), en la manifestación del Día Internacional de la Mujer del año pasado. - Foto: Jesús Hellí­n Europa Press

Hace una semana la ministra de Igualdad, Irene Montero, movilizaba a las mujeres a través de un tuit en el que pedía «más feminismo que nunca» para este 8-M. Sin embargo, 10 después de ese mensaje y tras el llamamiento del Gobierno el pasado lunes para que no se celebre ningún acto multitudinario la política morada anunció ayer que cumplirá «al dedillo» las recomendaciones sanitarias y no acudirá a las movilizaciones del Día de la Mujer, aunque reprochó a la extrema derecha que «pretenda criminalizar al movimiento feminista».

«El Gobierno tenemos que ser estrictos, lo tenemos claro, y partiendo del respeto escrupuloso a las normas sanitarias es mi responsabilidad alzar la voz en favor de que no se criminalice al movimiento feminista que está planteando el mejor programa de transformación de este país y vela por los derechos de las mujeres que han sostenido este país cuando estaba paralizado», indicó la ministra.

Se suma así a las declaraciones de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, que anunció la semana pasada que no participaría de manera presencial en ninguna concentración.

La titular de Igualdad se preguntó los motivos por los que si «ya se ha dicho que la salud es lo primero», se sigue «poniendo en el foco al movimiento feminista» y se mostró convencida de que «hay motivos suficientes para que este sea un 8 de marzo con más feminismo que nunca y defender la capacidad del movimiento para organizarse».

 

Pañuelos y pancartas

A pesar de la ausencia del Ejecutivo en las concentraciones que tengan lugar en Madrid con motivo del Día de la Mujer, la Comisión organizadora del 8-M, convocante de los actos centrales de esta celebración, propuso otras formas de reivindicar esta jornada ante la situación de pandemia: luciendo pañuelos morados en el metro, las terrazas o los supermercados; decorando balcones y ventanas con pancartas; o compartiendo mensajes y fotos en redes sociales.

La semana pasada, esta organización anunciaba que, para celebrar el 8-M apostaba por cuatro concentraciones en cuatro puntos diferentes de la capital (Sol, Cibeles, Embajadores y Glorieta del Emperador Carlos V), todas ellas con un aforo inferior a las 500 personas, cumpliendo así las limitaciones de la Delegación de Gobierno.

Ese mismo día, las diferentes comisiones presentes en barrios organizarán otras actividades con el objetivo de descentralizar las protestas y evitar aglomeraciones.

También pidieron a las mujeres que acudan a una plaza que, finalmente, tenga el aforo completo que se hagan una foto «de vuelta a casa» con el objetivo de visibilizar que hay más mujeres reivindicando el 8-M que las que están en la calle. En este sentido, llamaron a usar el hashtag #AforoCompleto8M.

Por otra parte propusieron la participación desde casa, especialmente para quienes están contagiadas o su zona está confinada, decorando con banderas y pancartas las ventanas o subiendo mensajes feministas en las redes sociales.