Segoviana con 'Goya'; y queso...

A.M.
-

Nacida en Cedillo de la Torre, Esther García, directora de producción, continúa su carrera de éxitos con los 'Goya' otorgados a Pedro Almodóvar, con 'Dolor y gloria', con quien lleva trabajando 35 años. En su pueblo produce quesos junto a su pareja.

Esther García levanta el 'Goya' junto a Pedro Almodóvar y los actores Marisa Paredes y José Coronado - Foto: Efe

Durante un homenaje que le realizó la Muestra de Cine Ciudad de Segovia (MUCES), en 2015, el director Alex de la Iglesia fue extraordinariamente explícito a la hora de subrayar que sin la productora cinematográfica Esther García Rodríguez (Cedillo de la Torre, Segovia, 1956) él no hubiera hecho cine; y Pedro Almodóvar no habría rodado ninguna película, si no llega a ser por la labor enorme y el cariño que esconde detrás de los proyectos: «Es imprescindible en el mundo del cine español, rara, debido a esa generosidad y entusiasmo que aporta a los rodajes, que los hace como criaturas suyas, lo que no es muy frecuente»,  matizó el también productor y guionista de cintas como ‘Perfectos desconocidos’, ‘Los crímenes de Oxford’ o ‘El día de la bestia’.
Desde el crítico Diego Galán, ya fallecido, a actores y actrices –la gente del mundo del cine en general–, han empleado calificativos que sonrojan a esta mujer que, cuando contaba con siete años,  salió con su familia a Madrid de su pueblo natal en el abandonado nordeste segoviano, al que vuelve cada fin de semana que no tiene rodaje y en el que la gustaría permanecer, si fuera posible, al menos, entre tres y cuatro días. Le han dicho que es combativa, de buen carácter, vivaracha y con una extraordinaria capacidad de trabajo. Ella reconoce esta última cualidad pero admite con cierto orgullo que también le gustaría representar los otros atributos.
Quien es considerada como uno de los pilares de confianza de Pedro Almodóvar en la productora ‘El Deseo’, junto con el hermano de éste, Agustín, Esther García es responsable del diseño de producción de todas sus películas. Como tal, en la reciente noche de los ‘Goya’ recogió la estatuilla a la mejor película –de un total de siete recibidos–,  junto al cineasta manchego, por  ‘Dolor y gloria’, la obra más biográfica de quien también dirigió ‘La ley del deseo’ y ‘La mala educación’, que cierra una trilogía con el denominador común de un protagonista  masculino y director de cine. 
El cine, en el que lleva desde los 19 años, cuando fue secretaria de producción de ‘Pim, pam, pum… fuego’, de Pedro Olea, se lleva el tiempo que necesita para jugar con sus nietos, que se han convertido en lo más importante, pero también ha consumido tres cuartas partes de su vida.  Ha hecho del trabajo su pasión. Se van a cumplir 35 años con Almodóvar con quien tiene «unos criterios estéticos muy parecidos, unos objetivos a la hora de pensar en qué produciríamos juntos que me resulta más fácil trabajar ahí, es un lugar privilegiado, estoy muy cómoda», reconoce quien ha producido 90 películas, series de televisión, cuenta con seis ‘Goya’ y con el Premio Nacional de Cinematografía 2018. Porque además de todas las películas del director de ‘Todo sobre mi madre’ y ‘Hable con ella’,  ambas premiadas con sendos Oscar, Esther García ha sido impulsora de nuevos directores.   
En Cedillo de la Torre hay varios personajes ilustres, uno de ellos es esta mujer de cine, que da nombre a una calle como la presentadora de TVE Pilar Cañada, y el tercero es el periodista Cirilo Rodríguez, quien narró para RNE la llegada del hombre a la luna, a quien el pueblo le recuerda con un certamen literario, primo hermano de su madre Lola Rodríguez, de 88 años, a quien le hubiera gustado ser profesora de literatura, orgullosa de sus cinco hijos «como cinco soles» y  fan de Almodóvar, que «es un genio».
Segovia no es un lugar de paso para Esther García –para quien Penélope Cruz  es la  «mejor del mundo» en su trabajo, o quien Rossy de Palma admira por haberse impuesto en un mundo de hombres–, ciudad que la ha recordado en MUCES o en las fiestas de Zamarramala, sino que tiene su corazón en Cedillo de la Torre, su casa y también su pequeño negocio, junto con su compañero, el director de fotografía Joaquín Manchado, donde transforma leche de las ovejas churras de la zona en quesos y yogures que se comercializan bajo el nombre de ‘Moncedillo’. Este es su plan ‘b’ porque, además, como en el cine, le ha encontrado el lado creativo. Llevan ya más de siete años en la tarea.  
Si pudiera viviría en el pueblo, le gusta lo que aporta, la convivencia con los vecinos, la naturaleza, pero lo complican los horarios de su profesión, las largas jornadas de trabajo, aunque le hace mantener sus raíces y le devuelve a una realidad cotidiana.  
Cuando habla de Cedillo, aprovecha para utilizar su lado reivindicativo, como también lo hace cuando defiende la igualdad, y lanza un órdago para que los ciudadanos que vivan en estas zonas despobladas estén igual tratados que los de las capitales y,  puesto que pagan el mismo nivel de impuestos, probablemente una manera de incentivar la vuelta o la permanencia sería a través de exenciones fiscales a empresas que se instalen, y que exista menos presión impositiva, aparte de hacer que Internet llegue a todos estos lugares para que el trabajo sea posible y eficiente, incluso atraiga a jóvenes a lugares  que, con amor, considera: «Saludables, ricos paisajísticamente y de naturaleza desbordante». 
García reconoce que este sábado se emocionó al alzar el busto de Goya, pese a haber recibido otros galardones. Opina que a la gente que que ha visto ‘Dolor y gloria’ le ha dado un conocimiento muy especial sobre Pedro Almodóvar, a su vida y a sus emociones, esta película ha sido muy especial para él y le ha hecho muy feliz, tanto el rodaje como la acogida que ha tenido entre el público; me hace muy feliz su felicidad», subraya.
Nuevamente desde el plano reivindicativo,  aunque valora la presencia en la gala del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pide que se traduzca en un apoyo, no solo al mundo del cine, al que defiende y defenderá, «sino a la cultura en general como valor de transformación de la sociedad». 
Y, a continuación, muestra su compromiso con la igualdad y pone como ejemplo la escasa presencia de mujeres en puestos de dirección en el mundo del cine: «No tengo razones específicas para saber qué es lo que sucede y por qué no acabamos de tener una posición acorde con el número de mujeres que somos en la sociedad, como en otros sectores (...) no tiene nada que ver con falta de creatividad, ni falta de ganas o de impulso, hay algo que se nos resiste, debe haber un decidido apoyo de las autoridades».
El caso es que las escuelas de cine están llenas de mujeres y no se traduce luego en directoras ni guionistas ni responsables de fotografía, los únicos lugares donde se conquista la igualdad son tradicionalmente de mujeres, como vestuario, peluquería, maquillaje...  

 

«Espero que nos traigamos los Oscar»
‘Dolor y gloria’ aspira a los Oscar como mejor película de habla extranjera y su protagonista, Antonio Banderas, como mejor actor. Su directora de producción, Esther García, está convencida de que «es la mejor opcion para ser votada, quisiera por todos los medios que volviéramos con los Oscar». No obstante no oculta que la cosa está difícil porque, entre otras, compite con ‘Parásitos’, de Corea del Sur, la que concibe como «una buena película, pero de género, que ha despertado una corriente de simpatía que le ha llevado a tener un montón de nominaciones más, estaremos ahí plantando batalla y espero que hagamos un extraordinario papel». Quien concibe a Pedro Almodóvar como parte de su «otra familia»  tiene presente que una película en español tiene muchos adeptos y que Banderas «ha conseguido un hito increíble pero compite con cuatro que hablan en inglés».