Descartado el envenenamiento en uno de los gatos muertos

N. S.
-
Descartado el envenenamiento en uno de los gatos muertos

El Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense concluye que el animal enviado a analizar por el Ayuntamiento falleció debido a procesos infecciosos provocados por virus y bacterias. Es el único al que se han practicado pruebas.

El Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid ha concluido que el gato que fue enviado a analizar por el Ayuntamiento de Segovia murió debido a procesos infecciosos provocados por virus y bacterias, y no por envenenamiento. Así lo ha confirmado el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, que aclara que la conclusión no es extensible al resto de animales hallados muertos en diferentes barrios desde que comenzó el año al no haber sido analizados. La Policía Local ha intensificado la vigilancia en las últimas semanas, pero no investiga a ningún sospechoso por las muertes de gatos, que han cesado en fechas recientes.

El pasado 9 de enero la asociación Ángeles Callejeros, que ha sido quien ha destapado estos hechos, inició una recogida de firmas para exigir a la alcaldesa, Clara Luquero, y al Ayuntamiento que actuaran tras la aparición de cuatro gatos muertos en San José. Este barrio cuenta con una de las colonias controladas y dos de los animales encontrados recibieron cuidados, "pero finalmente no se pudo hacer nada por ellos, según relataba a El Día de Segovia Patricia Esquiliche, una de las integrantes de Ángeles Callejeros. Las alarmas terminaron de encenderse cuando, apenas dos días después, volvieron a ser recogidos sin vida otros dos. Uno en la plaza de Guevara, en pleno casco histórico, y el otro en la avenida Obispo Quesada. 
Y el goteo continuó. La semana siguiente fueron tres (en San José y Nueva Segovia) y el pasado domingo, otro junto a la Jefatura Provincial de Tráfico, que quizás sirviera para adelantar la reunión que la alcaldesa prometió a los miembros de Ángeles Callejeros. Estos fueron recibidos el pasado 29 de enero por el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, que se encargó de transmitirles los pasos que ha seguido el Ayuntamiento ante estos hechos.
La primera medida ha consistido en una intensificación de la vigilancia policial. Los agentes de la Policía Local ya habían asumido la misión de realizar labores de control en las colonias que se encuentran bajo supervisión de los servicios municipales y, a raíz de las muertes continuadas, esa tarea se ha acentuado. "Aunque tener una atención permanente es imposible", indicaba Torquemada, que veía la mano del hombre detrás de lo sucedido "por los signos de violencia que parece que presentan los gatos".

El Ayuntamiento solicitó colaboración a una clínica veterinaria colaboradora y esta, a su vez, se ha apoyado en Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense, que ha concluido que ese animal analizado no murió por envenenamiento.