Nuevos hallazgos en el yacimiento de Santa Lucía

DS
-

La cuarta campaña de excavación arqueológica en Aguilafuente de este proyecto acaba de finalizar.

Nuevos hallazgos en el yacimiento de Santa Lucía

El pasado sábado concluyó la cuarta campaña de excavación arqueológica enmarcada dentro del proyecto de investigación 'Villa romana de Santa Lucía (Aguilafuente, Segovia)'. Durante tres semanas los trabajos se han centrado en la exploración del sector oriental del edificio residencial de época bajo imperial (siglo IV d.C.) y de los restos de la primitiva iglesia de San Mamés, de época medieval, posteriormente dedicada a Santa Lucía en un momento indeterminado de la Edad Moderna. También se ha intervenido en la zona de la necrópolis visigoda situada en el exterior del ángulo noroccidental del edificio romano, donde se concentra un importante número de enterramientos datados entre los siglos VI-VII d.C.
El análisis estratigráfico y de las estructuras arquitectónicas emergentes han permitido detectar la existencia, bajo el gran edifico residencial de época tardorromana datado en el siglo IV d.C., de al menos dos edificios de época alto imperial romana, datados entre los siglos I y II d.C., y pertenecientes al asentamiento rural altoimperial que se extiende, de acuerdo con los datos aportados por el trabajo de prospección arqueológica, en una superficie de cerca de cinco hectáreas.

En el sector oriental, bajo el ala este, se ha identificado mientras un cuerpo arquitectónico cuadrangular organizado en torno a un espacio central de diez metros de anchura, que puede tratarse bien de un patio interior, bien de un pequeño peristilo de un edifico residencial menor, en torno al cual se distribuyen un conjunto de estancias, vistas por el momento solo en su sector septentrional.

Los muros de estas estructuras aparecen reutilizados en los cimiento del muro norte de la gran sala central del ala oriental y en el muro meridional de la gran estancia que ocupa el ángulo nororiental de la villa, luego ocupado por la iglesia medieval. Los ejes de ordenación de este edificio no comparten el eje axial de ordenación de la villa tardorromana. Por otro lado, en el sector occidental de la villa bajoimperial, el análisis de varios muros que presentan una ordenación diferente con respecto al general de aquella, así como su análisis estratigráfico, permite concluir –como ya se había avanzado con precedencia–, que tales estructuras reutilizan estructuras de un edifico precedente dentro del edificio tardorromano.
Estas estructuras no comparten orientación con respecto del edifico alto imperial identificado en el sector oriental de la villa.

Nuevos hallazgos en el yacimiento de Santa LucíaNuevos hallazgos en el yacimiento de Santa Lucía

En cuanto al edificio residencial de la villa tardorromana, se ha identificado una gran sala con más de 100 m2 de superficie que se sitúa en el ángulo nororiental del edificio. Pavimentada con un suelo de mortero, ha de interpretarse como una gran sala de ámbito
público de la villa. Inmediatamente al oeste de la misma se registra una pequeña sala que conserva un mosaico de tema geométrico polícromo, conservado bajo el pavimento de los edificios medievales superpuestos. En el espacio central del ala oeste del edifico tardorromano inmediatamente al este de la sala central –dotada de un ábside en su muro occidental–, se ha documentado un cuerpo saliente ocupada por una sala poliabsidiada, posiblemente triconca – siguiendo del modelo cercano de la documentada en Palazuelos de Eresma, Segovia–, todavía en exploración.

Igualmente se ha procedido en este sector oriental a proseguir la excavación estratigráfica en diferentes estancias interiores. Sobre la sala que ocupa el ángulo nororiental del edificio tardorromano se han identificado dos edificios religiosos superpuestos. El más antiguo es una iglesia de planta basilical, de 18,7 m de longitud y 11,6 m de anchura, sin incluir la cabecera, no excavada. Esta última, situada en el lado oriental, presenta un ábside cuadrangular, que será explorado en futuras intervenciones. El espacio interior se organiza en tres naves, separadas por elementos sustentantes verticales (columnas, pilastras o pies derechos), que apoyaban sobre zócalos realizados en mampostería. Este edifico religioso presenta diferentes suelos, superpuestos, frutos de diferentes actuaciones de reforma de los mismos.

Se ha registrado, no obstante, que el suelo de la sala romana de la villa del s. IV d.C. es utilizado en la primera etapa de usos de este edificio, cuya cronología –que podría remontarse a los ss. VI y VII d.C. – está por precisar. Sobre este edificio se levanta entre los siglos XV y XVII una nueva iglesia, de anchura menor (8,4 m), aunque reutiliza la cabecera de la iglesia tardoantigua o medieval precedente, a la que se dota de un nuevo pavimento de baldosas. Este edificio –parte de cuyo ángulo suroccidental ya había sido explorado entre 1968 y 1972– ha de identificarse con la iglesia de San Mamés – documentada desde la mitad del s. XVI–, luego, desde fecha posterior a 1770, ermita de Santa Lucía, conocida por las fuentes documentales. De forma paralela, en el conjunto de la villa se han identificado catorce nuevos enterramientos, excavados por el equipo de antropología, con lo que se hace ascender a cincuenta y cuatro el número de enterramientos nuevos documentados desde el inicio de las exploraciones en este yacimiento en 2018. Varias de estas tumbas se datan, gracias a elementos de ajuar, entre los siglos VI y VII d.C., en el contexto de la necrópolis de época visigoda, mientras que otras –como una tumba antropomorfa excavada en el piso geológico arcilloso–, se datan
en momentos más avanzados, entre los ss. IX d.C. y XIV d.C.

Nuevos hallazgos en el yacimiento de Santa LucíaNuevos hallazgos en el yacimiento de Santa Lucía