scorecardresearch

Arrecian las multas en las vías de 30 km/h de Segovia

D. A.
-

El ritmo sancionador de los últimos meses multiplica por más de tres el de 2020 y por más de ocho el de 2019 o 2018. Destacan las sanciones en calles de Nueva Segovia y en el tramo de Cardenal Zúñiga hacia IE University. Habrá más controles de noche.

Control de velocidad en la avenida Don Juan de Borbón y Battemberg, donde el límite de velocidad se mantiene en 50 km/h. - Foto: Rosa Blanco

Cuatro vías con nuevos límites de velocidad a 30 kilómetros por hora concentran buena parte de las denuncias que ha puesto la Policía Local de Segovia durante el primer mes de aplicación de la nueva normativa de la DGT; y no todas por ir a 50 o similar, sino también por encima de 70, que ya conllevan sanciones de al menos 500 euros y seis puntos del carné. En la primera semana no hizo un solo control en las calles o avenidas donde se modificaron los límites y se centró en las de 50 km/h, pero en cuanto se ha puesto a ello han empezado a arreciar las multas, si bien el balance global no refleja un aumento de la actividad sancionadora desde el 11 de mayo, sino desde meses antes.

Según los datos facilitados a El Día por la Concejalía de Seguridad, del 11 de mayo al 7 de junio la Policía Local puso exactamente 232 denuncias por exceso de velocidad que dan una media de 8,28 por día. Las cifras fluctúan mucho de una jornada para otra según se hayan puesto controles o no y según dónde, claro, pero tomando esa media aritmética como referencia, es un ritmo que supera por más del triple el del año pasado, cuando se contabilizaron 929 en total que dieron una media diaria de 2,54.

En 2020, además, ya se pusieron más del doble que en 2019 (394) o 2018 (358), así como más que en 2017 (779) o sobre todo que en 2016 (282). No obstante, lo que se ha hecho notar en ese caso es la incorporación de un segundo radar que, ya desde febrero del año pasado, ha permitido acabar con lagunas de hasta varios meses que antes pasaba la Policía Local sin poder hacer controles por tener que mandar a revisión el único aparato que tenían; de ahí también las diferencias entre unos años y otros. Y a ello se suma que la movilidad en este 2021 ya está siendo muy superior a la de 2020 por la evolución de la pandemia, que es lo que habría motivado este último aumento interanual que ya se percibe desde antes del cambio de límites de velocidad, hasta el punto de que del 11 de abril al 11 de mayo se pusieron 274, 36 más que en el mes posterior (238).

Volviendo al balance del primer mes de aplicación de los nuevos límites, destaca la cantidad de denuncias registradas en la calle Cardenal Zúñiga, con 29 sanciones en ese periodo. Según la concejala de Seguridad, Raquel de Frutos, ahí los excesos se detectan sobre todo en el tramo que va de la rotonda de Santo Domingo de Guzmán al campus de IE University, que se ha limitado a 30 y km/h y además es de bajada. El radar se puso dos días en esa zona, en uno cazó a 12 y en otro, a 17, con infracciones «por circular incluso a unos 70 km/h». La infracción por ir de 61 a 70 km en una vía de 30 es de 400 euros y cuatro puntos; y de 71 a 80 km/h, 500 y 6.

El departamento de Tráfico ha hecho especial seguimiento a otras vías como Vicente Aleixandre, también limitada a 30 km/h y con un balance de 14 sanciones en un mes. Le siguen dos de 50 km/h: la avenida de Juan de Borbón y Battemberg (10) y la carretera de San Rafael (9). La quinta y sexta son vías de 30, Dámaso Alonso (7) y la cuesta de los Hoyos (6); y por último se sitúa otra de 50 km/h, la carretera de La Granja (3). En la de Palazuelos hubo un control, pero ninguna denuncia.

Llaman la atención los casos de Vicente Aleixandre, con sus ya citadas 14 denuncias repartidas en dos controles (10 un día y 4 otro), y Dámaso Alonso con un control y 7 ‘retratos’. Las dos coincide que son de Nueva Segovia y no solían estar ni entre los diez puntos de la ciudad donde se pone el radar con más frecuencia. Sin embargo, la concejala advierte que han recibido «numerosas quejas de vecinos porque los coches suelen ir por allí demasiado rápido». «Nos piden que controlemos la velocidad o que pongamos elementos como pasos elevados, pero estos últimos también tienen sus inconvenientes porque afectan a todos los conductores por los excesos de algunos y causan molestias por ruido, así que hemos optado por poner el radar y multar a quien no cumple», argumenta.

«Estamos hablando de dos de las nuevas vías limitadas a 30 km/h porque, aunque sean anchas, son muy transitadas por los ciudadanos. Están perfectamente señalizadas, tienen muchos pasos de peatones y efectivamente, tal y como nos han hecho llegar los vecinos a través de distintos canales de comunicación que tenemos, desde la Línea Verde hasta Participación Ciudadana o el Centro de Información de la Policía, hay tendencia a que los vehículos vayan por allí a más velocidad de la permitida».

Otra de las vías que ha sido objeto de especial seguimiento con más denuncias a conductores también es de las que se ha visto afectada por los nuevos límites de velocidad, aunque ya tenía tramos a 20 y 40 km/h antes del cambio normativo de mayo. Se trata de la cuesta de los Hoyos, donde se han contabilizado seis propuestas de sanción pero, eso sí, después de que el radar se pusiera allí hasta en cuatro ocasiones en un mes. No en vano, de las ocho calles, avenidas o carreteras analizadas con más detalle por el departamento de Tráfico, es la que más controles ha registrado en ese tiempo, por delante de la avenida de Don Juan de Borbón y Battemberg (tres), Cardenal Zúñiga (dos), Vicente Aleixandre (dos); o Dámaso Alonso y las carreteras de Palazuelos, La Granja y San Rafael, con uno en cada caso. 

Por lo demás, una vez cumplido el primer mes de aplicación de los nuevos límites de velocidad (a 50 las vías de dos carriles por sentido, 30 las de un carril y 20 si acera y calzada están a la misma altura), la concejala de Seguridad se muestra satisfecha con la planificación que acordaron tras un «exhaustivo estudio» por parte del departamento municipal de Tráfico sobre las vías que podían exceptuarse de la norma general para mantenerlas a 50 km/h. Siendo de un carril por sentido, se libraron de bajar a 30 km/h Juan Carlos I, 3 de abril, Guadarrama, Navacerrada, el Vial Interpolígonos, el vial de acceso al AVE, la carretera de San Rafael, un tramo de Santo Domingo de Guzmán, la CL-607, parte de la antigua carretera de Arévalo y la subida a Zamarramala. 

Por otro lado, este mes sí que han percibido un detalle que va a tener en cuenta la Policía Local: «Estamos viendo un aumento del exceso de velocidad por las noches, con lo cual incidiremos en poner el radar en horario nocturno», advierte la concejala de Seguridad. Todo un aviso a navegantes, ya que el radar que se estrenó el año pasado tiene iluminador nocturno infrarrojo y no provoca los clásicos fogonazos.