La Junta autoriza poner de nuevo las cámaras del diablillo

D. A.
-
Imagen de archivo de la instalación de videovigilancia que se retiró por incumplir la ley de patrimonio, ya que se puso anclada a la pared de un edificio protegido.

La instalación de videovigilancia, que está amparada por el control del tráfico aunque tenga en su campo de visión la escultura, se pondrá esta vez suspendida de una farola para no anclarla a un edificio BIC, que es lo que motivó la orden de retirada

La Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta, a través de su Ponencia Técnica, ha autorizado la propuesta del Ayuntamiento de Segovia para volver a instalar videovigilancia en la calle San Juan. Las dos cámaras, una mirando a cada lado, ya se pusieron el 23 de enero, coincidiendo con la inauguración de la escultura del diablillo, que estaba en su campo de visión aunque la justificación oficial fuera (y sigue siendo) el control del tráfico, pero Patrimonio ordenó retirarlas porque incumplían la Ley de Patrimonio, al haberse puesto entonces ancladas a la pared de un edificio protegido como Bien de Interés Cultural (BIC), la Casa de las Cadenas.

El Ayuntamiento procedió a la retirada de inmediato, presentó una propuesta de reinstalación a la Junta y la Ponencia Técnica ya se ha pronunciado con resolución favorable, por lo que está previsto que la videovigilancia vuelva a ponerse en breve. No obstante, según precisan a El Día fuentes de la Delegación Territorial de la Junta, las cámaras quedarán ahora suspendidas de la farola, que ya está anclada al inmueble. Es justo la propuesta presentada por el Ayuntamiento, que se admite sin correcciones, y no incluye "cableado aparente” por la pared.

La nueva instalación de videovigilancia estará controlada por la Policía Local y amparada por el supuesto legal de control del tráfico, aunque dentro del campo de visión de una de ellas se encuentre la escultura del diablillo del Acueducto, que ya fue objeto de pintadas justo el día que se retiraron las cámaras colocadas inicialmente de manera irregular.

"Un error humano", "una metedura de pata"... La concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos, no ahorro calificativos cuando fue preguntada a finales de enero por aquella primera instalación, aunque la intención del Ayuntamiento fuera desde el principio poner las cámaras de otra manera. Sin embargo, fue ya durante la ejecución de los trabajos cuando se improvisó tal error.

"Vamos a ver, ahí lo que ha sucedido es que se iba con intención de colocar toda la instalación de la cámara en el soporte de una farola, (los obreros) se encontrarían sobre la marcha algún problema técnico y por lo que fuera las pusieron así... es un error", señaló también entonces la alcaldesa, Clara Luquero. "Lo que hay que hacer ahora es ver de acuerdo con la comisión de Patrimonio dónde instalarlas. Se ha pedido instalarla en la farola y hemos mandado un montaje de cómo quedaría allí mimetizada por color y demás, y estamos a la espera de que la Junta responda".

"Ha habido un error humano, llamémosle así", añadió De Santos. "Ya dije el otro día que afortunadamente tenemos cerebro y no bytes, y eso tiene algún inconveniente como que ocurran estas cosas. La pretensión inicial era colocarlas en la farola y bueno... Ha sido un cúmulo de circunstancias que nos ha hecho meter la mata, no tengo ningún pudor en decir que ha sido así porque ha sido así", sentenció. "Nos hemos disculpado con la Junta, se ha enviado un montaje de la nueva propuesta de ubicación sobre la farola y estamos a la espera de que la Junta nos permita colocarla ahí". Y una vez que ahora sí cuenta el Ayuntamiento con el visto bueno de Patrimonio Histórico, si no hay imprevistos, en breve volverá a haber videovigilancia en San Juan.