«Te angustias al pensar que puedes contagiar a otros»

Sergio Arribas
-

A Pilar Butragueño ya le han dado el alta tras contagiarse del Covid-19. "Hay que ser optimistas", asegura.

Pilar y su pareja Nacho. - Foto: D.S.

Publicista de 34 años, Pilar Butragueño acaba de recibir el alta médica tras contagiarse del Covid-19. Su caso no ha sido grave, al no tener déficit respiratorio ni precisar ingreso, aunque sí ha experimentado todos los síntomas para requerir el control médico telefónico para un caso de inequívoco positivo. 

El 16 de marzo comenzó con agujetas y dolores por todo el cuerpo.  Al día siguiente la infección ya se manifestó con tos y fiebre, rozando los 38. Asustada llamó al centro de salud, le medicaron paracetamol y la toma frecuente de temperatura. En días sucesivos, Pilar fue encontrándose algo mejor, hasta que un día, al comer unas hamburguesas, comprobó que había perdido completamente el sentido del gusto y el olfato, algo de lo que ya había percibido algunas señales en días anteriores. 

Con este síntoma, los médicos le informaron que lo suyo era «un claro positivo», aunque no le podían hacer un test, puesto que, según también le dijeron, estaban «limitados» y aún no disponibles para toda la población.

Cada día recibía la llamada de un médico. Ahora son cada 48 horas. El miedo de Pilar era contagiar a su pareja, Nacho, con el que vive en el pueblo de La Lastrilla. «Él, por suerte, está perfecto, quizá yo le contagié pero es uno de esos casos de personas asintomáticas. Lo cierto es que mantenemos las distancias, todo lo lavamos con lejía...», dice Pilar, que desvela cómo su «angustia» siempre ha sido poder contagiar a su pareja o a alguien de su familia. «Hay que ser optimistas. En mi caso, ha sido algo más leve y se puede sobrellevar y curarse perfectamente. Cuando perdió el olfato y el gusto me dió un poco de bajón, te entra agobio, no solo por el confinamiento, sino porque además te quita el apetito, no podía dejar de pensar en el problema… sin embargo, me ha ayudado mucho el deporte, la música y leer y también no estar todo el rato viendo la tele o escuchando la radio. Solo veo ya los titulares».