"Vox va a ser un partido decisivo en España"

E. Real Jiménez
-

Javier Ortega Smith ostenta la Secretaría general del partido que ha hecho remover los cimientos de la política nacional. Recorre el país difundiendo un proyecto «con aspectos espinosos"

"Vox va a ser un partido decisivo en España" - Foto: Rubén Serrallé

Javier Ortega Smith ha pasado, en pocos meses, a ser uno de los nombres más reconocidos de la política nacional. Secretario general de Vox, número dos de la formación de Santiago Abascal, dedica la semana a su faceta de abogado -forma parte de la acusación particular de Vox en el juicio del procés-y el fin de semana a llenar salones de actos con las propuestas con las que la formación quiere ganar el 28A, como hizo el pasado sábado en Albacete. 
 

El 28 de abril, ¿le parece bien?
Extraordinario, cuanto antes, mejor. Esperamos un resultado extraordinario para la España Viva. Vamos a entrar en el Congreso y en el Senado con muchísima fuerza. Será la primera vez en la historia que un partido pasa de cero diputados a tener un grupo parlamentario que va a ser decisivo para España.
Hay una España que ya sabe que los votos que van al PPson al final unos votos acomplejados, porque cuando llega la hora de hacer las verdaderas reformas, se echan atrás, como hemos visto en Andalucía.
Y hay una parte de España que tampoco se fía de votar a Ciudadanos, porque no sabe si al final esos votos van a acabar en el PSOE..., ellos quieren pescar en todas las aguas y eso, al final, da muy poca confianza.
 

En Reino Unido hay un movimiento ciudadano que pide dejar de hablar sólo del Brexit y hacerlo de los problemas de los ciudadanos, ¿cree que puede pasar algo similar en España, que se pida que la campaña no se centre sólo en Cataluña?
Cuando hablamos de los problemas reales de España, hablamos de la unidad de España, sin la cual, todo lo demás no tiene sentido. Hablamos del Estado de Derecho, de la división de poderes, de seguridad, de vertebrar las infraestructuras en base a los criterios nacionales, de la necesidad de un Plan Hidrológico Nacional o de recuperar competencias de Educación, Sanidad y Justicia. 
Cuando hablamos del problema de Cataluña lo hacemos porque es el problema de España. Por eso lo tratamos en toda España.
 

Dentro de esa batería, ¿qué propuestas tienen para los grupos más desprotegidos, como pensionistas o como desempleados?
Somos el único partido que dice la verdad sobre el Sistema de Pensiones, que está en quiebra. Los últimos pagos de pensiones se han hecho a costa de Presupuestos, más de 8.000 millones de euros que ha habido que pedir a los bancos. 
Nuestro sistema es piramidal, antes, por cada tres personas que trabajaban había un pensionista, ahora es al revés. Proponemos un sistema mixto de capitalización y reparto, con tres requisitos: que sea viable económicamente; que sea justo, con pensiones dignas; y el principio de la propiedad, que lo que se ha cotizado toda la vida, si la persona fallece, lo puedan recibir sus familiares. 
El paro no se va a solucionar mientras no se ayude a quienes generan empleo. Los autónomos y pequeñas y medianas empresas generan el 80% del empleo y, para que sigan, tenemos que ayudarles. ¿Cómo? Bajando la presión fiscal y el coste de la contratación, desburocratizando la contratación y la creación de empresas y dándoles apoyo público.
 

¿Qué prefieren: redes sociales o actos públicos?
Todo, hay que llegar a los españoles primero en la calle, con mesas informativas, a pesar de que nos insulten y nos ataquen. También hay que aprovechar las redes sociales y no renunciamos a los actos públicos o a atender entrevistas... aunque muchos nos hayan querido ignorar. Vamos a utilizar todos los elementos a nuestro alcance, como el boca a boca. Hay otra forma de plantear política y nos está haciendo llegar a los lugares más insospechados. Vamos  a un pequeño pueblo y lo llenamos. 
 

¿Qué opina de que se compare a Vox con Trump, no sólo en el uso de redes sociales, sino en sus propuestas, como construir muros?
Donald Trump es el presidente de los americanos, elegido democráticamente y ha propuesto a hacer grande a América otra vez. Eso significa que nuestra forma de hacer política sea igual. Sí hemos coincidido en la forma de enfrentarnos a lo políticamente correcto, al establishment. Donald Trump contó con menos de un ocho por ciento de los medios de comunicación a su favor, los demás le insultaban y trataban de fascista, racista, xenófobo porque se atrevió a decir muchas cosas que para la política americana eran necesarias.
Nosotros decimos que las comunidades autónomas no son necesarias, no tenemos miedo a enfrentarnos a la ideología de género, o a decir que las fronteras son inseguras y que hay que combatir la inmigración ilegal y favorecer la legal, la que viene a trabajar honradamente. 
Por tanto, sí, hay coincidencia no en el contenido político, pero sí en la voluntad desacomplejada de enfrentarnos a lo establecido.
 

Para alguna medidas, como eliminar las comunidades autónomas, habría que cambiar la Constitución, ¿son partidarios de reformarla para ésta y otras cuestiones?
Por supuesto que sí, pero lo primero es cumplir la Constitución, y a los que se les llena la boca con ella son los primeros que no la cumplen. Por ejemplo, en principios como la indisoluble unidad de la nación, en el derecho y el deber de conocer y poder hablar español, o en que la Justicia debe ser independiente.
España es mucho más importante  que una ordenación territorial. Se ha convertido en un vehículo del despilfarro económico, las duplicidades legales y administrativas y, sobre todo, en muchos puntos, también en  trampolín de la división de los españoles y de fomentar el separatismo. 
Abogamos por un solo Gobierno de la nación, un solo poder legislativo -el Congreso de los Diputados- y un solo poder judicial, con su máxima representación el Tribunal Supremo, suprimiendo el Tribunal Constitucional. Queremos una Sala VI del Tribunal Supremo, con magistrados de carrera especializados en Derecho Constitucional, no sometidos a la presión de los partidos.
 

¿Cuántos afiliados tiene Vox?
Hemos pasado de 2.800 afiliados a sobrepasar los 35.000, en solo un año. Afiliados que pagan su cuota.
 

¿No les da miedo enfrentarse a un ascenso meteórico, como en otros partidos, y luego caída?
No es miedo, es responsabilidad. Desde la Secretaría General estamos trabajando en mejorar nuestra infraestructura y organización y en un sistema de filtro para que no se nos llene el partido de trepas y arribistas, sino gente con ganas de trabajar. 
Calculamos llegar en un año a los 60.000 afiliados, comprometidos con un proyecto que habla muy claro sobre aspectos que, para algunos son espinosos, pero esenciales para solucionar los problemas de España.
 

Mientras, necesitan donaciones para financiar las campañas, ¿vigilarán de dónde venga ese dinero? Lo digo por la polémica de las donaciones recibidas de una organización iraní incluida en una lista de grupos terroristas internacionales
Siempre hemos estado vigilantes,  hemos sido transparentes, hemos auditado nuestras cuentas y las hemos publicado en nuestra página web y las hemos llevado alTribunal de Cuentas, aunque éste no tenía obligación de analizarlas.
Nosotros nunca, jamás hemos recibido un solo euro de ninguna organización iraní, de ninguna organización internacional o persona jurídica, salvo antes de  2015, cuando se cambió la Ley. Lo que recibimos en la campaña de las Europeas fueron donaciones de personas físicas que eran exiliados de la dictadura teocrática de Irán, que han huido para que no las mataran y que Irán intentó que se consideraran terroristas. 
Quisieron apoyar a un candidato, no a Vox, porque prácticamente no lo conocían, a Alejo Vidal-Quadras, que les había ayudado desde el Parlamento Europeo en su huida. Fueron personas individuales, cuyo donativo estaba dentro de los márgenes de la Ley, a través de cuentas corrientes que conoce perfectamente Hacienda. Como si mañana personas exiliadas de la dictadura cubana,  venezolana o coreana nos ayudan, pues bienvenidos sean porque creen que Vox puede ayudarles.