La región lidera los pagos de las ayudas de la PAC en 2019

P. Velasco
-

Agricultura abre una nueva campaña para solicitar la Política Agrícola Común hasta el 30 de abril mientras se negocia el nuevo marco y financiación hasta 2027 en la Unión Europea

Campos de cultivos en la provincia palentina. - Foto: Sara Muniosguren

Castilla y León es la Comunidad que más pronto abona las ayudas directas de la Política Agrícola Común (PAC) a los agricultores. Según los últimos datos publicados por el Fondo Español de Garantía Agraria (Fega), la región ya ha pagado 825.341.861 euros de la campaña de 2019, lo que supone el 88,96 por ciento de ejecución con respecto al ejercicio anterior.
Una cifra que convierte a Castilla y León en la mejor pagadora de toda España, por delante de Galicia, donde ya se ha abonado el 81,68 por ciento de las ayudas; Navarra, con el 80,06 por ciento; o Andalucía y Aragón, que superan el 79 por ciento de la cantidad acumulada durante el año pasado. Estas cifras sitúan a la región diez puntos porcentuales por encima de la media nacional.
Hasta el 31 de diciembre, según los mismos datos, se han pagado un total de 1.613,11 millones de euros en toda España, siendo los más importantes los correspondientes al régimen de pago básico con 905,30 millones y al pago para practicas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, con 466,05 millones; correspondiente al 85,01 por ciento de lo pagado este mes (1.371,35 millones).
Los pagos acumulados desde el 16 de octubre alcanzan los 4.169,22 millones de euros en todo el país, que representan un 73,24 por ciento de lo pagado en todo el ejercicio anterior. De éstos, destaca el importe abonado al régimen de pago básico que alcanzan los 2.415,13 millones y el pago para prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente (1.234,45 millones).
En el caso de Castilla y León, en el mes de diciembre abonó 22.233.878 euros de las ayudas directas de los agricultores, mientras que en todo el ejercicio de 2019 está previsto destinar en total 927.772.666 euros. La mayor parte de la cuantía pagada se corresponde con el Régimen de Pago Básico (454 millones), seguido de las prácticas beneficiosas para el clima y medio ambiente (233 millones) y el pago a jóvenes agricultores (más de 12 millones).
Lo que falta del pago de estas ayudas coincidirá con la convocatoria de la campaña de la PAC 2020, que comienza el 1 de febrero y que se desarrollará hasta el 30 de abril. Tras el cierre de este periodo podrán continuar realizándose modificaciones en las peticiones de ayudas hasta que finalice el mes de mayo.
Fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural recordaron que esta convocatoria es la última que se realiza, en principio, con las condiciones del actual periodo de programación, ya que se está negociando en la Unión Europea el nuevo marco que estará en vigor hasta 2027. Ya el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE del pasado lunes aprobó el reglamento que garantiza los pagos de las ayudas directas y de desarrollo rural que se soliciten este año y que comenzarán a abonarse a partir del 16 de octubre, es decir en el ejercicio financiero de 2021.
Las previsiones para este año apuntan a que Castilla yLeón registrará unas 65.000 peticiones únicas frente a las 69.399 del año 2019 y continuará percibiendo cerca de mil millones de euros entre las ayudas directas de la PAC, que suponen unos 920 millones, y las que cuentan con financiación Feader, que superarán, en principio, los 54 millones de euros.
Novedades

El Consejo de Ministros ya aprobó hace dos meses la modificación de varios decretos sobre la aplicación de la PAC en España con el fin de cumplir con la normativa comunitaria e introducir algunas mejoras técnicas derivadas de la experiencia adquirida en la gestión del sistema de ayudas.
Entre las novedades para esta campaña destaca que se promueve una mejor canalización y eficacia de las ayudas, y una mayor simplificación en la gestión de la normativa. En esa línea se ha actualizado desde el Ministerio el control de la figura del agricultor activo, reforzando los controles sobre los titulares que, por ser su actividad principal muy diferente a la agraria, se incluyen en la denominada lista negativa de solicitantes, a fin de comprobar que el perceptor de la ayuda realmente está ejerciendo la actividad agraria.
Otra de las modificaciones es la relacionada con la incorporación de jóvenes y nuevos agricultores. En este sentido, con objeto de favorecer su incorporación a la actividad, se ha añadido una nueva referencia a tomar como fecha de su primera instalación en una explotación, dotando de mayor flexibilidad el acceso a las ayudas.