Vidal Maté

Periodista especializado en información agraria


El vino busca salida a los excedentes

15/05/2020

Ministerio de Agricultura, organizaciones agrarias y las Cooperativas Agroalimentarias ultiman una disposición con el objetivo de dar una respuesta a los problemas de excedentes provocados en el sector del vino por el cierre de la restauración tanto en España como en otros países donde están enfocadas una buena parte de las exportaciones. 
Destilación, almacenamiento y vendimia en verde son las tres medidas que se negocian para dar una respuesta al problema con un presupuesto estimado de casi 80 millones de euros que irán a las cuentas del Programa de Apoyo al sector en vigor hasta 2023 y que cuenta globalmente para el período con unos 1.000 millones de euros a razón de unos 200 cada ejercicio.
Según los datos manejados por el sector, sobre una demanda en el mercado interior de unos 10 millones de hectolitros, la restauración supone algo más del 60% de las ventas y el resto corresponde al consumo en los hogares. Aunque durante los últimos dos meses se han incrementado las compras para el consumo doméstico, la realidad es que las mismas no han cubierto en volumen la demanda que existía en la restauración y sobre todo, para una parte las bodegas que no tenían acceso a la gran distribución. 
Además, de cara a los próximos meses, se teme que el impacto sea aún mayor por la grave caída que se espera del turismo donde el consumo vino es muy importante. Aunque el impacto ha sido para el conjunto de las más de 4.000 bodegas que funcionan en España, salvo unas pocas excepciones, los efectos más graves se han dejado sentir más sobre las pequeñas y medianas, además de las volcadas en la restauración como eje de mayor demanda. 
En este sentido, hay grupos bodegueros con vinos a precios elevados donde la caída de las ventas ha sido muy alta, mientras en otros grupos donde hay una buena relación calidad- precio y que estaban más volcados en la distribución, los efectos han sido positivos gracias al incremento del consumo familiar.
Esta caída de la demanda y aumento de los excedentes en muchas bodegas y, sobre todo de sociedades cooperativas, se alivia ligeramente por el hecho de que el stock a inicio de campaña fuera de unos 39 millones de hectolitros, cinco menos que en el ejercicio anterior.
En el sector preocupa el aumento de los excedentes y a la vez la posibilidad de una próxima buena cosecha donde se prevé una producción media o superior en unos 43 millones de hectolitros, una vez que han pasado los riesgos de heladas y donde solamente se pueden temer pedriscos que generalmente se concentran en zonas reducidas.


Los precios

A la vista de ese escenario y con la mirada puesta en los precios para la uva en la próxima vendimia, existe coincidencia entre Administración, regiones y el sector para tomar medidas que eviten un derrumbe de las cotizaciones. En esa línea, se baraja la necesidad de eliminar de las existencias actuales y de la próxima cosecha el equivalente a unos cinco millones de hectolitros.
Sobre la mesa se debate la posibilidad de eliminar vía la destilación unos dos millones de hectolitros con un presupuesto de unos 60 millones de euros. Desde Castilla-La Mancha, como el territorio que concentra el mayor volumen de producción, el consejero de Agricultura, Francisco Martínez propone que la destilación se haga a un precio de tres euros hectogrado equivalente a unos 30 euros hectolitro para un vino de 10 grados.
Una segunda medida a discusión es el almacenamiento de al menos 1,5 millones de hectolitros con un presupuesto de unos siete millones de euros.
Finalmente, la tercera vía planteada para ajustar a futuro la oferta a la demanda en el sector se concreta en la vendimia en verde para la que se que se destinarían unos cuatro millones esta campaña y otros seis para la siguiente hasta los 10 millones de euros. Se trata de una práctica que en los últimos tiempos se ha llevado a cabo en diferentes Denominaciones de Origen, especialmente en Rioja o Ribera para ajustar rendimiento a sus exigencias de producción por hectárea y que utilizan específicamente algunas bodegas en base a sus políticas de calidad para sus vinos. La práctica de la vendimia en verde no ha sido, sin embargo, algo habitual en zonas de grandes producciones donde, por la mejora de estructuras, regadíos, viñas en espaldera o cambios varietales, se llegan a producciones superiores a los 30.000 kilos por hectárea, casos de Castilla -La Mancha, Extremadura o Comunidad Valenciana. 
Frente a esta situación, en el caso de Castilla La Mancha el consejero Francisco Martínez viene trabajando para impulsar un sector vitivinícola que haga una apuesta clara por la calidad para defender los precios desde la uva hasta el vino frente al volumen. En esta coyuntura también se propone que el porcentaje de subproductos se eleve del 10% al 15%. En lo que afecta a los rendimientos máximos de uva por hectárea, la Consejería contempla techos de 18.000 kilos en el caso de los tintos y de 20.000 kilos en los blancos. Igualmente, se contempla una nueva disposición para que no se entreguen en bodega para elaborar vino uvas por debajo de los nueve grados.
Esta estrategia que se impulsa desde Castilla-La Mancha, sería necesaria en otros territorios como Extremadura o la Comunidad Valenciana donde se permiten altos rendimientos que provocan elevados excedentes y, con ello ventas a bajos precios en vinos a granel.
En este sentido, hay datos que reclaman ese cambio de política. Según las cifras manejadas por el Observatorio Español de los Mercados del Vino, el comercio mundial en el último ejercicio fue de 103 millones de hectolitros con un incremento del 1,5% en volumen, de los que 21,24 millones fueron de ventas españolas. El precio medio de los vinos comercializados en el mundo fue de 3,07 euros litro, con un descenso del 0,8%, mientras la media de los españoles exportados cayó de 1,47 a solo 1,27 euros litro y de solo 0,40 euros litro para los graneles. El resultado es que, mientras Francia con unas ventas de unos 14 millones de hectolitros factura 9.700 millones de euros, España se sitúa en 2.700 millones.