"No estaremos al 50% hasta el próximo año"

Nacho Sáez
-

Javier Gala, comerciante, reflexiona sobre el presente y futuro de su actividad, dentro de la serie de 20 entrevistas realizadas por El Día a otros tantos profesionales segovianos.

"No estaremos al 50% hasta el próximo año"

En esta crisis del coronavirus la suerte y la oportunidad están desempeñando y van a desempeñar un papel clave a la hora de determinar la viabilidad de muchas empresas. En el caso de Javier Gala y de sus socios no se puede decir que el azar haya estado de su lado. Hace un año y medio que este grupo de comerciantes reinvirtió la mayor parte de los beneficios de su negocio, la tienda Universo Digital, para instalarse en un local más amplio y con mejores condiciones que el que ostentaban hasta ese momento en la misma calle José Zorrilla. Realizaron obras, adquirieron más producto y se lanzaron a la aventura de incrementar su cuota de negocio. Y no les iba mal, pero la crisis de la Covid-19 ha alterado por completo todas sus previsiones. Para colmo, durante quince días de febrero se marcharon de vacaciones –es uno de los periodos en los que lo hacen todos los años– y perdieron una parte de la facturación que ahora les habría ayudado a afrontar la crisis con menos apreturas. 

Por contra, la realidad actual de su negocio es un paisaje de escasas ventas y casi los mismos gastos porque no se han podido acoger a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas de fuerza mayor. «A las empresas que estamos vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y de la informática se nos considera servicio esencial. Nos dicen que hagamos un ERTE por causas económicas, pero claro, lo mismo pasan tres meses para que nos lo concedan», apunta Javier, que se ha quedado al frente del negocio junto a sus otros dos socios, mientras han optado por que sus tres trabajadores permanezcan en casa.

«Estamos al cinco por ciento de trabajo. Esto es una ruina», comienza su análisis el propio Javier de la situación actual y de la que les espera. Con unos gastos en nóminas y Seguridad Social de cerca de 5.000 euros y de más de 1.200 en el local, el horizonte se vislumbra muy oscuro para una tienda dependiente del consumo de los hogares, donde la reducción de ingresos y el desempleo ya se empieza a reflejar. «Hasta que no haya una vacuna y funcione toda la economía, esto va a ser caótico», vaticina.

Este comerciante y empresario, que estos días atiende al público con una pantalla fabricada con una impresora 3D y con guantes, considera clave para la recuperación la reapertura de bares, restaurantes y hoteles en una economía tan dependiente del turismo como la española y por ende, la segoviana. «Mientras haya miedo y peligro, la gente no va a gastar. Por eso creo que no vamos a regresar al 50 por ciento de la facturación que teníamos hasta el año que viene. Y eso es estar en pérdidas todavía», remarca.

Una de las vías posibles para intentar minimizar el impacto de la crisis es la innovación. «Nosotros nos negábamos a trabajar a domicilio, porque cuando empiezas a dar un servicio ya no puedes prescindir de él, pero lo hemos empezado a hacer porque hay que reinventarse», concluye su visión sobre el futuro.