Esperanza ante el mieloma múltiple

Carmen Ansótegui (Spc)
-

Un nuevo fármaco iguala el pronóstico de los pacientes con este cáncer hematológico que no podían ser trasplantados con los que sí

Eritrocitos circulan por un vaso sanguíneo.

Acaba de aprobarse en España una combinación de fármacos que supone una revolución para el tratamiento de pacientes con mieloma múltiple que no son aptos para el trasplante. Hasta ahora, estas personas tenían un pronóstico mucho peor que aquellas que sí estaban en condiciones de someterse a esta intervención, pero ahora sus opciones de supervivencia son prácticamente equiparables. 
El mieloma múltiple es el segundo cáncer hematológico más común. En España se diagnostican aproximadamente 3.260 nuevos casos cada año y la media de edad de la detección se sitúa en los 66 años aproximadamente. El cáncer comienza en la médula ósea y se caracteriza por una proliferación excesiva de células plasmáticas. 
Muchos afectados no presentan síntomas pero ,a menudo, está relacionado con problemas óseos, recuentos bajos de células sanguíneas, elevación del calcio, problemas renales o infecciones. No existe cura y se calcula que hasta la mitad de los pacientes recién diagnosticados fallece a los cinco años del diagnostico. 
Que se dé en personas de edad avanzada dificulta precisamente que puedan ser sometidos a un trasplante, por lo que cerca del 60 por ciento de los afectados necesitan un abordaje alternativo. Hasta ahora, tan solo disponían de una quimioterapia que les dejaba en clara desventaja frente a los otros afectados. 
La aprobación de daratumumab (Janssen) en combinación con el tratamiento convencional permite ahora que «las respuestas se aproximen, o incluso se igualen a los pacientes que reciben trasplantes», tal y como asegura María Victoria Mateos, responsable de la Unidad de Mieloma Múltiple del Hospital Universitario de Salamanca. 
Los estudios han revelado que esta nueva opción terapéutica tiene efectos positivos en más del 90 por ciento de los pacientes que se sometieron a ella y que casi en la mitad de los casos desaparecieron por completo todos los signos del cáncer. Unos resultados tan buenos que se ha hecho que se haya incluido en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud para el tratamiento en primera línea de pacientes con mieloma múltiple no candidatos al trasplante. 
Hay otro indicador esperanzador, y es que, aunque una persona no presente síntomas no significa que se haya curado. Puede quedar lo que se conoce como enfermedad mínima residual. En este aspecto, cabe destacar también que con este tratamiento casi en uno de cada tres pacientes no quedó rastro detectable de la enfermedad, lo que garantiza que estas personas tardarán más en necesitar una nueva terapia y que su esperanza de vida aumentará. 
SIN EFECTOS SECUNDARIOS. Daratumumab es un anticuerpo monoclonal que ya se utiliza en España en pacientes con mieloma múltiple en estadios avanzados. La novedad, es que comenzará a usarse en recién diagnosticados. Según la doctora Mateos «esta aprobación significa que un mayor número de pacientes pueden beneficiarse del fármaco» y, además, destaca que «la situación ideal es utilizar los fármacos más efectivos en primera línea». 
Además, la suma de este fármaco a la terapia convencional no aumenta la toxicidad del tratamiento. Tal y como explica Miguel Ángel Calleja, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, «la incorporación de un fármaco nuevo a otro ya existente supone en algunas ocasiones un aumento de la toxicidad,pero en el caso de daratumumab ha sido muy bien tolerado por los pacientes incluidos en el ensayo».