Incivismo de EPI

Nacho Sáez
-

El servicio de recogida de basuras de Segovia ha detectado guantes y mascarillas tirados en el suelo en el entorno del Hospital y de fruterías y súpers.

Incivismo de EPI - Foto: Rosa Blanco

Era uno de los primeros días de esta crisis y este trabajador de limpieza viaria, que prefería no identificarse pero que sí revelaba que tenía 60 años, aseguraba encontrarse bien de ánimo. «No creemos que nos va a tocar [el coronavirus] hasta que nos toca», avisaba no obstante mientras barría y vaciaba papeleras en una Calle Real vacía. Para que su premonición no se cumpla, la Concejalía de Medio Ambiente, responsable del servicio de recogida de residuos urbanos, tiene previsto lanzar una campaña en próximas fechas con el objetivo de «concienciar» a los segovianos de la importancia en términos sanitarios, ahora más que nunca, de una correcta gestión de nuestros desperdicios. La iniciativa nace como respuesta al incivismo de algunos.

Los entornos del Hospital General, del Mercadona de San Lorenzo y de los Dia de la avenida Vía Roma y de Conde Sepúlveda han puesto en alerta a las autoridades, que han detectado en ellos en diferentes días un buen número de guantes de farmacia o de supermercado e incluso de mascarillas tiradas en el suelo. «Nos preocupa bastante porque suponen un peligro para todo el mundo y, en especial, para los trabajadores de limpieza que se encargan de recogerlas», subraya el concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo. La práctica más habitual entre los incívicos consiste en aprovechar la intimidad que ofrecen los aparcamientos de los súpers para quitárselos, antes de subirse a su coche y marcharse, sin buscar una papelera. También ocurre, no obstante, que los establecimientos habilitan cajas de cartón como basuras a sus puertas y los EPI (Equipos de Protección Individual) se vuelan después de que los clientes los hayan depositado.

Estas escenas se han repetido con demasiada frecuencia en los últimos días, como demuestran las fotografías que acompañan estas líneas, por lo que se antoja este buen momento para recordar las normas básicas marcadas para que los ciudadanos realicen una adecuada separación de los residuos. Una de las principales es que los guantes o las mascarillas no se deben arrojar al contenedor de envases (el amarillo) sino al de restos orgánicos. Pero hay más. El edil de Medio Ambiente hace hincapié en que los hogares que acojan a algún enfermo por coronavirus no han de llevar a cabo la separación selectiva. Es decir, todo tienen que echarlo al cubo de la basura normal, aunque antes se pide adoptar unas medidas extra de precaución.

Incivismo de EPIIncivismo de EPI - Foto: Rosa Blanco

A través de infografías, el Consorcio Provincial de Medio Ambiente ha explica el método que es preciso seguir con los residuos generados por un paciente covid que se encuentre en cuarentena en casa. En este sentido se aconseja al cuidador introducir esos desperdicios en una bolsa; esta dentro de otra al salir de la habitación del enfermo, con los guantes y la mascarilla del cuidador incluidos; y utilizar una tercera bolsa antes de bajar al contenedor de la calle.

Galindo destaca el esfuerzo hecho para proteger a los empleados del servicio de limpieza urbana, que no se encargan de la recogida de los residuos de material sanitario que generan el Hospital General y los centros de salud –lo asumen empresas especializadas– pero que sí han asumido la tarea de desinfección de contenedores, barandillas, paradas de autobús, entradas a centros de salud... «Todos los días se pasan por todos los barrios», destaca el edil de Medio Ambiente. «Se reorganizó el servicio para que trabajadores de limpieza viaria desinfectaran, ya que hay menos suciedad en las calles». Esos cambios en el reparto de tareas también contemplaron la posibilidad de que se produjeran positivos y la plantilla quedara mermada. Para que no se desantediera una labor que está considerada esencial, se formó un retén con el fin de que estuviera ‘limpio’ y preparado para incorporarse en caso de que fuera necesario.

No lo ha sido a pesar de que hay «tres o cuatro» trabajadores de baja, tal y como reconoce el propio Galindo, que desconoce el motivo de esas ausencias, si se debe al coronavirus o no, aunque sí aclara que no ha habido un foco de contagios. En ese sentido, remarca que la empresa que presta el servicio, FCC, les ha proporcionado EPI «y cuando han faltado se los hemos dado desde el Ayuntamiento». Los técnicos municipales terminan estos días de recopilar, mientras, los datos que deja este abril en lo referente a la recogida de residuos. El concejal de Medio Ambiente cree que de ellos podrán sacar conclusiones «interesantes» para «impulsar campañas en el futuro orientadas a determinados colectivos».

Cartel que se ha pegado en diferentes zonas del entorno del Hospital General.Cartel que se ha pegado en diferentes zonas del entorno del Hospital General. - Foto: Rosa Blanco

Marzo ha revelado que los segovianos han generado un diez por ciento menos de restos orgánicos que en el mismo mes del año pasado. Un desequilibrio que se incrementa hasta el 12 por ciento entre la primera quincena de marzo de este año y la segunda. También ha bajado un 13 por ciento la recogida de papel y cartón (y un 49 por ciento la comercial); y un ocho por ciento la de vidrio, cuyo descenso se va a disparar en abril por encima del 60 por ciento, de acuerdo a los datos de los que ya disponen. «Dan pie a muchas interpretaciones», apunta Galindo, que llama la atención sobre el aumento del 18 por ciento registrado en cambio en la recogida de envases. «Quizás porque los ciudadanos separan más envases ligeros estando en sus domicilios que en el trabajo». 

En conjunto, el descenso se ha situado en el ocho por ciento respecto a marzo del año pasado. Entonces funcionaba el punto limpio móvil, que a partir de la declaración del estado de alarma se ha detenido y solo se ha mantenido abierto El Peñigoso, en Zamarramala, debido a que permite la recogida de animales fallecidos. Para compensar sacrificios como este, el Ayuntamiento ha anunciado que  bonificará el 90 por ciento de la tasa de basuras en el recibo del segundo cuatrimestre de este año a los comercios y establecimientos que hayan tenido que cerrar. Es uno de los ejes del plan de reactivación de la economía local que ha preparado el Gobierno municipal.

Incivismo de EPI
Incivismo de EPI