Acebes: "habría parado todo si hubiera sabido las cuentas"

Agencias
-

El exministro asegura que entre las balances realizados por el interventor y los de Deloitte no había apenas diferencias

Acebes: "habría parado todo si hubiera sabido las cuentas" - Foto: Fernando Villar

El exministro del Interior y exconsejero independiente de BFA, Miguel Acebes, ha asegurado que si Deloitte le hubiera comunicado la existencia de algún problema en las cuentas de Bankia de 2011, por más remoto que fuera, habría "parado todo en seco y pedido que se formulan como Dios manda". 
  Así se ha defendido Acebes durante el interrogatorio por parte de su abogado en el marco del juicio por la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011, que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Hanares (Madrid). 
  "Deloitte nunca nos dijo nada, si hubiese hecho alguna advertencia en la que dijera que la compañía no era viable, ¿alguien puede pensar que yo iba a correr el riesgo? Si a mí, mínimamente me hubiesen dicho que había un problema, paro todo en seco y se formulan (las cuentas) como Dios manda", ha asegurado el que también fuera presidente del comité de auditoría de BFA entre julio de 2011 y abril de 2012. 
  Acebes ha explicado que sobre las cuentas de 2011, que fueron presentadas ante el Banco de España sin auditoría, no existía "el más mínimo indicio de preocupación". En su opinión, si el auditor externo hubiera tenido alguna objeción, les habría notificado por escrito la existencia de alguna salvedad, tal y como obligaba la ley española. 
  De hecho, el exministro ha subrayado el hecho de que poco después de que Deloitte informara sobre sus avances en la realización del informe de auditoría, en el que "solo apuntaba la existencia de aspectos relevantes con necesidad de análisis con la dirección", dimitiría para irse al consejo de administración de Iberdrola. 
  "¿Sabiendo que me iba a los pocos días, que ya no iba a cobrar como consejero de BFA, cómo iba a poner en riesgo mi futuro personal y profesional?, ha apostillado Acebes, añadiendo que Deloitte solo dijo que necesitaba una planificación fundamentalmente sobre la valoración de la participación de Bankia y sobre la recuperabilidad de los activos fiscales diferidos. 
  De este modo, Acebes se lava las manos al asegurar que la realización de las cuentas eran competencia de la intervención general de la entidad, dirigida por el actual interventor de Bankia Sergio Durá, por la auditoría interna que estaba comandada por Miguel Ángel Soria y por la externa, para lo que se tenía contratado a Deloitte. 
  El expresidente de la comisión de audotiría de BFA ha indicado que "todos decían que las cuentas reflejaban la imagen fiel del banco". Según ha dicho, Durá presentó la información financiera anual de Bankia correspondiente a 2011 en febrero de 2012, cuando aseguró que todas las cifras se adecuaban a los criterios contables. 
  Poco después, en marzo de 2012, Deloitte llevó un documento a los miembros de la comisión, en el marco de su auditoría, en el que decía que se cumplían las principales magnitudes. "El auditor externo nos dice que son coherentes y consistentes con las trimestrales de 2011 previas a la salida a Bolsa y con las semestrales posteriores al proceso", ha remarcado. 
  Según ha dicho, en las cuentas que propone Deloitte, condicionadas a la aprobación de un plan de capitalización sobre la recuperabilidad de beneficios a futuro debido a las nuevas exigencias por el Real Decreto 2/2011 y los requisitos de capital de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), solamente contaba con ciertos matices respecto a las presentadas por el interventor general. 
  Estas "diferencias no materiales" tenían que ver con un desfase de unos 50 millones de euros por los a activos fiscales en las cuentas individuales, que ascendía a unos 100 millones de euros en las consolidadas. Para Acebes estos matices no eran significativos, ya que el auditor recalcó que "todo era absolutamente lógico y razonable". "Solo añadió: hay aspectos de análisis con la dirección. ¿Se puede utilizar una palabra más suave?", ha aseverado. 
  En otro orden de cosas, Acebes ha reprochado ante la sección cuarta de la sala de lo penal la querella de la acusación particular que, en su opinión, ha falseado documentos para incluirle entre los acusados. "Si no hubiera sido así, yo no hubiese estado sentado en esta sala como no está el señor Virgilio Zapatero", ha remarcado. 
  En este sentido, ha lamentado que todo este "reproche penal", que se extiende ya por un periodo de seis años, le haya generado perjuicios personales, profesionales y morales "muy graves". "Incluso este mes tengo que dejar un consejo de administración por estar aquí. Cometieron una falsedad y es por eso que estoy yo aquí", ha criticado el exministro. 
  El exconsejero de BFA también ha declarado que en ningún momento el Banco de España se dirigió a él para comunicarle cualquier tipo de preocupación. "Jamás he hablado con nadie del Banco de España", ha precisado, añadiendo que la información interna que pudiera tener la autoridad monetaria era de su exclusiva responsabilidad, por lo que nunca llegó a sus manos. 
  "Si los inspectores del Banco de España detectaron algún deterioro en las cuentas, no se informó ni a dicho comité ni al consejo de administración de BFA. Los informes de seguimiento no se comunican a las entidades inspeccionados, ya que, como su propio nombre indica, se trata de documentos internos", ha apostillado. 
  Acebes ha continuado explicando que estos informes están "rigurosamete reservados", por lo que solo se comunican las resoluciones. "Es un procedimiento reglado", ha dicho, asegurando que solo tuvo conocimiento de un informe del Banco de España referido a la necesidad de realizar un plan de saneamiento y capitalización.
  El exministro del Interior ha querido destacar que cuando llegó al consejo de BFA, la salida a Bolsa de Bankia ya se había votado, así como las cuentas semestrales de 2011. "No tuve ninguna participación en todo ese proceso, por lo que jamás cobré un bonus por la salida a Bolsa ni por ningún otro motivo", ha dicho, asegurando que su retribución era fija y no estaba condicionada a los resultados de la entidad. 
  El acusado ha relatado que su remuneración por pertenecer a los órganos de gobierno de la matriz de Bankia, como independiente y externo, fue de 45.833 euros brutos en 2011 y de 26.644 euros brutos en 2012, teniendo en cuenta los meses proporcionales desde su llegada y salida del consejo y del comité de auditoría. 
  Acebes es una de las 34 personas físicas acusada de falsedad contable y estafa a los inversores por parte de las acusaciones particulares, ya que la Fiscalía Anticorrupción no le incluyó en su escrito, que sólo se ha dirigido contra cuatro exdirectivos de la entidad: el expresidente Rodrigo Rato, el exvicepresidente José Luis Olivas, el ex consejero delegado Francisco Verdú y el exconsejero José Manuel Fernández Norniella.