Cada vez más alejados

SPC
-

El informe Foessa refleja que la población en exclusión social cada vez es «más diferente» al resto de la sociedad castellana y leonesa, lo que la convierte en la segunda Comunidad con mayor desigualdad multidimensional

Una persona sin techo duerme en un banco de un parque de Burgos. - Foto: Luis López Araico

Castilla y León es la segunda Comunidad de España con mayor desigualdad multidimensional, según se desprende del VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social, que fue presentado ayer en el Teatro Principal de Burgos por el sociólogo y coordinador del mismo Guillermo Fernández Maíllo.
Ello significa, según explicó, que la población en exclusión social está «muy alejada» del conjunto de la población de la Comunidad, «lo que redunda aún más en el problema de la polarización social». Así, precisó que «las 99.000 personas denominadas sociedad expulsada acumulan muchas más dificultades que en el resto del país» y agregó que «cada vez son más diferentes al resto de la sociedad castellana y leonesa».
El dato que ofrece este informe acerca de la desigualdad multidimensional es una de las novedades del estudio y apunta a que en Castilla y León es «muy elevada», tan solo por detrás de Cantabria. Se trata de un informe que fue elaborado por más de 500 personas; un equipo de investigación de 125 investigadores de 30 universidades y trece organizaciones de acción e investigación. De esta forma, un equipo de encuestación de más de 350 personas en la Comunidad ha entrevistado a una muestra representativa de los hogares de Castilla y León, como informa Ical.
Así, de este trabajo se desprende que la exclusión social «se ha enquistado» en la estructura social en Castilla y León. Según indicó Fernández Maíllo, en la actualidad el número de personas en exclusión social en la región es de 368.000, el 15,3 por ciento de la población. «Es lo que se denomina la sociedad estancada, un grupo de personas para las que el ascensor de la movilidad social no funciona y no es capaz de subir siquiera a la primera planta», relató. Desde 2013 a 2018, la exclusión social se redujo, apuntó, un 7,5 por ciento, mientras que en el conjunto del país fue del 27,8 por ciento.
Desde la Junta, el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, aclaró que «no tiene la sensación de que Castilla y León sea la comunidad con mayor desigualdad». Además, matizó que la tasa de exclusión social en la región se ha reducido por debajo de la media nacional, según el Informe Foessa, que refleja que la recuperación de la exclusión social impactó menos en la Comunidad. Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, añadió que la tasa de la Comunidad ya era baja en relación al conjunto de España, por eso «aquí se ha reducido más».