Iván Redondo, el valido de Pedro Sánchez

JAVIER M. FAYA (SPC)
-

El consultor político del presidente, que fue decisivo para que se decidiera a presentar la moción de censura y el adelanto electoral, capitanea la estrategia de Ferraz para continuar en el poder

Iván Redondo, el valido de Pedro Sánchez

Hasta no hace mucho, se solía decir, utilizando el lenguaje machista, que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. También se dice que detrás de un gran político hay un gran asesor. En el caso de Pedro Sánchez, cuya figura es cada vez más controvertida, su sombra es Iván Redondo Bacaioca, el hombre al que le debe ni más ni menos que ser presidente del Gobierno. Porque él fue el que le animó a liderar la moción de censura contra Rajoy. Ahora, ha sido decisivo para que adelante un año las elecciones generales.  
Y es que el desencadenante ha sido la famosa foto de Colón, que el pasado 10 de febrero se hicieron los líderes del PP, Ciudadanos... y Vox, a quienes los naranjas no quieren ver ni en pintura. Pero el caso es que Santiago Abascal se coló en la instantánea de la fiesta patriótica que habían organizado populares y liberales. Ypor mucho que Albert Rivera se colocara a unos 10 metros del vasco, los objetivos de las cámaras los unieron en no pocas portadas y aperturas de informativos de televisiones. 
¡Cuántos miles de votos se han perdido! Ese pensamiento, en privado, es el de más de un dirigente y asesor de Cs. Pero también el de este donostiarra de 38 años y licenciado en Comunicación y Humanidades por la Universidad de Deusto, que en sus comienzos trabajó para... el PP, y que sabe como nadie crear relatos. 
Debutó como asesor de la campaña electoral de Xavier García Albiol para las municipales de 2011, con las que este consiguió convertirse, contra todo pronóstico, en alcalde de Badalona. El candidato popular mostró un perfil muy cercano a lo que hoy en día sería Vox. De hecho, le tacharon de xenófobo por las pancartas en las que el exlíder del PPCprometía «limpiar» la ciudad. Esto demuestra que el vasco -que ayudó a su paisano Antonio Basagoiti en las exitosas autonómicas de 2009-, es un buen estratega, perfectamente camaleónico.  

Entre 2012 y 2015 fue director del Gabinete de la Presidencia de la Junta de Extremadura, con rango de consejero, asesorando a José Antonio Monago, que supo recompensar el milagro que había obrado su empresa, Redondo & Asociados Public Affairs Firm. Esta región era un auténtico fortín para el PSOE, pero el que muchos llaman valido de Sánchez hizo que ganaran los comicios regionales y, el más difícil todavía:que IU les diera el poder. 
La posterior derrota de Monago le mandó al paro. Pero él se reinventaba una y otra vez, por lo que este fanático de la serie El Ala Oeste de la Casa Blanca se puso a ejercer de analista político en diferentes medios de comunicación como Expansión, La Vanguardia, Telecinco, Cuatro, TVE, Vocento, RNE, COPE, Onda Cero, 13 TV o Intereconomía.
Y en medio de esa tournée llega un momento clave para su vida y, aunque parezca exagerado, para la Historia de España. En 2015 mantiene una entrevista con Pablo Casado, por  aquel entonces vicesecretario general de Comunicación en el PP. Forja una buena relación con el diputado, que valora su olfato para dar golpes de efecto. El actual líder conservador le prometió hacer gestiones ante el círculo interior marianista para que le incluyeran en el equipo presidencial para las elecciones generales. Pero le niegan el paso los dinosaurios Pedro Arriola y Carmen Martínez de Castro, además de Jorge Moragas. Entienden que Rajoy no necesita «vendedores de corbatas». Le promete ficharle si se hace con las riendas de Génova, pero Sánchez se le adelanta, que decide reclutarle cuando en su blog The war room, en Expansión, pronostica el 25 de mayo de 2017 que puede llegar a ser presidente, explicando el porqué.  
En estos días, este visionario, al que un político latinoamericano le ofreció un millón de euros por dirigir su campaña -se conforma con los 100.000 anuales que cobra-, tiene claro el peso de las redes sociales, así como de los decretos leyes mitineros, y, de hecho, trata de copiar el exitoso sistema de Vox que lidera el millennial Manuel Mariscal.