scorecardresearch
Fernando Aller

DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


Ayuso renuncia a España

15/10/2021

Sin duda Pablo Casado puede dormir más tranquilo porque va a ser verdad que Isabel Díaz Ayuso, en los últimos tiempos sospechosa de querer moverle la silla, aspira únicamente a entronizarse en Madrid y abandona la lucha por la presidencia nacional del PP. Lo dijo en la convención de los populares en Valencia, pero no todos la creyeron. Ahora lo corrobora con hechos más contundentes en una deriva de difícil retorno.
Pedro Sánchez se pronunció sobre el asunto por primera vez el pasado domingo en Ponferrada. El presidente del Gobierno respalda que el próximo Congreso de los socialistas aborde la descentralización de las instituciones públicas, trasladar agencias e instituciones administrativas de segundo nivel fuera de la capital con el fin de contribuir a un mayor equilibrio entre las regiones de España. Subyace una apuesta en la lucha contra la despoblación en un momento en el que las nuevas tecnologías lo permiten. La respuesta de Ayuso no se hizo esperar. Y lo hizo con su peculiar estilo, tremendista y catastrófico. Replicó que Sánchez quiere descapitalizar Madrid porque da por perdida electoralmente esta Comunidad y pretende compensar la derrota con la victoria en otras provincias. La España excluida que para la lideresa popular no existe porque, como ha dicho, España es Madrid, lo que convierte a Pedro Sánchez en un «insensato» al buscar que otros españoles «odien Madrid y, por tanto, que los españoles odien a su propio país». Grave irresponsabilidad la de Ayuso al copiar las formas de los catalanistas más excluyentes. Y grave error de estrategia personal porque pronto Ayuso sufrirá el rechazo de esa inmensa mayoría que se siente español sin haber nacido en Madrid. Juan Vicente Herrera reiteraba que Castilla y León siempre ha tenido a gala ser el granero de votos del PP. Ayuso olvida que el PP de Castilla y León, por ejemplo, aporta 13 diputados al Congreso y solo diez la Comunidad de Madrid. Ayuso se ha embarcado en un viaje de difícil retorno. Madrid será su Castillo y fortaleza, pero acaso también su celda de reclusión.