Sánchez y Tudanca se envuelven en la bandera del feminismo

SPC
-

El secretario general del PSOE llama la movilización de la España «cabal y sensata» para ganar las elecciones

Pedro Sánchez y Luis Tudanca (d) saludan a los asistentes antes de comenzar el acto en Valladolid. - Foto: Leticia Pérez (Ical)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder autonómico, Luis Tudanca, aprovecharon el 8-M para envolverse en la bandera del feminismo y criticar la actitud de la derecha frente a las movilizaciones de las mujeres en la calle.
Sánchez propugnó una España «feminista» y auguró que los partidos que vayan contra la mitad de la población perderán las elecciones.  También Tudanca manifestó que el feminismo reveló un «punto de confusión» en la derecha, que se desmarcó de las movilizaciones al tacharlas de ideológicas y que se reveló «mentirosa y empeñada en contaminar».
En un acto que reunió a un millar de personas en la Feria de Valladolid, junto al alcalde de la ciudad, Óscar Puente, y el candidato a la Junta, Luis Tudanca, Sánchez aseguró que el PP de Pablo Casado quiere «dar marcha atrás» a los avances conseguidos. Insistió en que las calles y las plazas del 8-M son la imagen del presente y futuro, mientras que la de Colón representa el pasado.
El secretario general del PSOE aseguró que cientos de miles de hombres se unieron a las mujeres para marchar por las calles de España para decir «sí» a lo que la derecha dice «no». Además, sobre el feminismo liberal que plantea Ciudadanos, se preguntó si la igualdad tiene adjetivos, y ante la negativa de los asistentes, añadió que la igualdad tampoco.
A lo largo de su intervención, criticó que la violencia que sufren las mujeres se califique como doméstica o intrafamiliar, algo que retrotrae al siglo pasado, cuando se consideraba algo del matrimonio y no un «drama social». Por eso aseguró que mientras haya alcaldes o presidentes socialistas habrá gobiernos feministas que defiendan los derechos y libertades de todas.
En ese sentido, Sánchez llamó a la movilización de la España «cabal, sensata y moderada» para que en las elecciones generales del 28 de abril gane el «sentido común» y, por tanto, el PSOE. Insistió en que no se debe dar por hecho que vencerá su partido y se dirigió a la gente de izquierdas y progresistas, más allá de las ideologías, para reclamar su apoyo frente a proyectos que crispan, dividen y fragmentan a la sociedad.
El presidente del Gobierno sostuvo que está en juego el modelo de país y echó mano de una canción de Víctor Manuel, que decía: «O en España cabemos todos o no cabe ni Dios», recordó al tiempo que defendió que se refuercen los valores colectivos y proyectos que crean en sociedades fuertes.

Ideología.

Antes de Sánchez intervino el secretario autonómico, Luis Tudanca, quien también incidió en el feminismo y reconoció que las movilizaciones son «ideológicas, pero no quiere decir que sean partidistas». En este sentido, aseguró que «se puede ser feminista sin ser socialista, pero no a la inversa».
Asimismo, el candidato castellano y leonés recordó que cientos de miles de mujeres y feministas salieron a la calle para reivindicar que «no permitirán un paso atrás en igualdad y feminismo».
Por ello, criticó con dureza a Pablo Casado por sus declaraciones, especialmente por afirmar que iba a enseñar a las mujeres lo que llevan dentro. «Ellas saben lo que llevan dentro y también lo que lleva Casado dentro: un machista», insistió Tudanca.
Otra de las «perlas de Casado», según las bautizó el secretario autonómico, fue la de alegar que el PSOE «utiliza las instituciones». En este caso, Tudanca suscribió las palabras del presidente nacional del PP y añadió que «por supuesto que las utilizamos, pero siempre en beneficio del interés general de los ciudadanos».
Tudanca, en el transcurso de su intervención, recordó que Partido Popular y PSOE tienen una concepción «completamente diferente del poder», pues mientras los socialistas ponen las instituciones «al servicio de la gente», los populares creen que son «su cortijo». No obstante, advirtió que eso está a punto de acabar y de que tanto España como Castilla y León volverán a tener gobiernos socialistas «dentro de muy poco».


Las más vistas