Cecale apela a la responsabilidad ante la entrada en fase 1

SPC
-

"En estos momentos la situación lo que requiere son esfuerzos conjuntos y unidad de acción", sentencia

Santiago Aparicio. - Foto: Ical

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) apeló hoy a la “responsabilidad de toda la sociedad, sin excepción, para que se extremen y cumplan las medidas sanitarias fijadas y así podamos llegar a los resultados sanitarios idóneos”, ante una semana “clave” para que todas las provincias de la Comunidad puedan acceder a la fase 1, “como es lo deseado”.

Los empresarios advierten de que la pérdida en términos humanos, sociales y económicos “es ya irreversible, y el proceso de vuelta a la normalidad será complicado y desigual entre unos sectores y otros, pero sólo podremos salvar la salud de las empresas, si todos trabajamos en una misma dirección”. “En estos momentos la situación lo que requiere son esfuerzos conjuntos y unidad de acción”, sentencia en un comunicado recogido por Ical. 

En este contexto, la patronal autonómica constata que un paso en falso, cuando ya se han reincorporado varias actividades económicas, “nos puede llevar de nuevo al punto de salida, provocando una destrucción aún mayor del tejido empresarial, difícilmente recuperable”.

“Es una realidad que los empresarios están ya tocados”, lamentan, para defender su trabajo diario con la Junta “para que nadie acabe hundido y para poder hacer compatible el desarrollo del trabajo y la sostenibilidad de las empresas, cumpliendo estrictamente con las medidas sanitarias”. 

La crisis, aseguraron desde Cecale, “nos ha enseñado de cerca las grandes fortalezas con las que cuenta la Comunidad: las empresas y sus empresarios”. Por este motivo, Cecale incidió en que seguirá reivindicando el valor de las empresas “como única solución para reactivar la economía ya mermada de la Comunidad y preparar un camino que permita ganar competitividad”.

Cecale remarcó que los empresarios de la Comunidad “han respaldado escrupulosamente todas las decisiones sanitarias desde que comenzó la crisis del COVID-19, aún arriesgando su propio patrimonio y poniendo en juego la supervivencia de sus empresas y, consecuentemente, el mantenimiento de miles de puestos de trabajo”. 

“Su voluntad y la de Cecale ha sido y es, por encima de todo, la salud de los ciudadanos y sostener en lo posible la actividad económica y el empleo en un escenario que ya se dibuja crítico, dada la drástica reducción de la actividad durante estos meses y, por tanto, su facturación”, concluyeron.