Sanidad pide suprimir los besamanos por el coronavirus

SPC
-

La Consejería propone mostrar gestos «reverenciales» en lugar de tocar y besar imágenes para evitar contagios durante las celebraciones religiosas

Un feligrés, en el besapiés de la cofradía del Discípulo Amado de Valladolid - Foto: Jonathan Tajes

La Consejería de Sanidad instó ayer a las organizaciones religiosas de Castilla y León a la cancelación temporal de besamanos, besapiés y otro tipo de actos de estas características que pueden favorecer la expansión y contagio del coronavirus. Según explicó en un comunicado, estas actividades previstas para estos días, y hasta Semana Santa, pueden conllevar riesgos para la salud pública del conjunto de la ciudadanía. De esa manera, la recomendación se refiere a aquellos actos, que en estas fechas hay tradición de celebrar en Castilla y León, y que se desarrollan mediante el beso a imágenes, mantos, entre otras. Por todo ello, se ha solicitado y agradecido la colaboración de las autoridades religiosas de la Comunidad para lograr la cancelación de todos los besamanos, besapiés y eventos de estas características, a fin de evitar poner en peligro la salud de los ciudadanos, informa Ical.
A la vez que se ofrecen alternativas para su desarrollo como la sustitución de estos gestos por reverencias u otro tipo de señales de respeto hacia las imágenes. Horas antes, la Conferencia Episcopal anunciaba que, entre las medidas que tomarán para evitar la propagación del virus, estaba la «conveniencia» de retirar el agua bendita de las pilas que hay en las entradas de las iglesias y evitar el contacto con otras personas al dar la paz.
Una medida que algunas entidades están tomando, como la Junta de Semana Santa de Salamanca, que cambiará el besapiés del Jesús Rescatado por una reverencia ante la imagen, mientras que otras como la cofradía del Discípulo Amado de Valladolid desafió las recomendaciones de Sanidad y mantuvo ayer su besapié con normalidad.
Plena normalidad

Por otra parte, la consejera de Educación, Rocío Lucas, aseguró que hay «plena normalidad» en los centros de Castilla y León en relación al coronavirus. «Cuando se detecte alguna incidencia o anomalía que afecte a un docente o un alumno, se pone en marcha el protocolo marcado por Sanidad», añadió. Sin embargo, ayer se conoció que el positivo de una estudiante de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Valladolid ha obligado a suspender las prácticas de alumnos de Ciencias de la Salud en el área de Emergencias.
La Junta también informó que se mantienen los viajes del Club de los 60, dirigido a personas mayores de la Comunidad, si bien han remitido una nota informativa para que los beneficiarios conozcan las cláusulas de cancelación y las coberturas de los seguros en caso de que no se realicen por el coronavirus. Igualmente, la Consejería de Familia reconoció que la semana pasada envió los protocolos y líneas de actuaciones, especialmente sobre higiene, para familiares de los usuarios de residencias de mayores, públicas y privadas.
Medidas coyunturales

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró, ante el aislamiento de casi una treintena de profesionales sanitarios por el coronavirus, que Sanidad está analizando «una situación que evoluciona semana a semana, día a día» y será su responsable, Verónica Casado, la que tome las medidas «coyunturales y estructurales».

Catorce casos

La Consejería de Sanidad confirmó ayer un nuevo caso positivo por coronavirus (Covid-19), correspondiente a una paciente de Miranda de Ebro (Burgos), con lo que la cifra en Castilla y León asciende actualmente a 14. Se trata de una joven, calificada como ‘contacto estrecho’ de otro caso confirmado de esta provincia, que permanece estable y en aislamiento domiciliario. La Junta explicó que los servicios de Epidemiología en la provincia de Burgos han puesto en marcha los protocolos asistenciales y de Salud Pública previstos, para definir los posibles contactos estrechos del paciente.