Agricultura destina 150.000 euros al fomento del lúpulo

SPC
-

Las solicitudes podrán presentarse en el plazo de un mes, que comenzará a computar cuando finalice el estado de alarma

Agricultura destina 150.000 euros al fomento del lúpulo - Foto: Ical

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publica hoy la convocatoria de las ayudas al sector del lúpulo en la Comunidad para el año 2020, que cuentan con una dotación de 150.000 euros. Se trata de la segunda convocatoria que se realiza en el marco de las bases reguladoras de la concesión de ayudas estatales a minimis destinadas al sector.

Los solicitantes de las ayudas tienen que cumplir el requisito mínimo de superficie exigible a las nuevas plantaciones, que es de 0,5 hectáreas, salvo que ya tenga una explotación dedicada al lúpulo, en cuyo caso el mínimo será de 0,2 hectáreas, y con una densidad de plantación comprendida entre 1.600 y 3.000 plantas, en función de la variedad. La superficie subvencionable por beneficiario y año estará comprendida entre 0,2 y 25 hectáreas, como informa Ical.

Entre los gastos que serán subvencionables por esta ayuda, según se informa desde la Junta, se encuentra la adquisición de material vegetal para nuevas plantaciones o reconversión vegetal, compra e instalación de soportes de estructura y guiado de cultivo, así como implementación de sistemas de riego más eficientes, como el riego solar. Por otra parte, también se subvencionarán las adquisiciones de maquinaria específica nueva y de primera inscripción que cumplan todos los requisitos establecidos por la orden.

La fecha para la presentación de las solicitudes sería de un mes a partir del día siguiente a la publicación del extracto de la convocatoria en el Bocyl, pero este plazo queda suspendido según el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y las prórrogas del mismo. Así, la presentación de estas solicitudes para la subvención del lúpulo empezará a contar una vez finalice el estado de alarma y se reanuden los plazos administrativos.

La cuantía de las ayudas será de hasta el 40 por ciento de la inversión subvencionable, importe que puede incrementarse en diez puntos porcentuales en el caso de que el titular de la explotación sea agricultor joven y esté en sus primeros cinco años de actividad. La cuantía máxima de la ayuda será de 11.500 euros por hectárea para las nuevas plantaciones y de 6.500 euros por hectárea para la mejora de las plantaciones ya existentes. En el caso de la adquisición de maquinaria y equipos agrícolas, la inversión máxima subvencionable es de 215.000 euros.

A pesar de que el cultivo del lúpulo en España se ha estabilizado en los últimos años, y que cerca del 97 por ciento se destina a la industria cervecera, la creciente demanda nacional hace que haya que acudir a importaciones, procedentes de Alemania en su mayoría. Ante esta situación, según se sostiene desde la Consejería de Agricultura, es necesario que se lleve a cabo un ajuste estructural del sistema que fomente la producción y a la vez garantice su permanencia en el tiempo y su rentabilidad y viabilidad a largo plazo. En este sentido, se destaca que “estas ayudas se sitúan en ese marco de apoyo a los cultivadores de lúpulo, que en Castilla y León alcanza una primordial importancia, puesto que la Comunidad supera el 95 por ciento de la superficie cultivada en España y el 99 por ciento de la producción”.

Convocatoria 2019

La convocatoria del año pasado se resolvió favorablemente para 82 beneficiarios, concediendo un total de 310.263 euros, de los que 249.525 fueron destinados a subvencionar maquinaria nueva, mientras que los 60.737 euros restantes fueron destinados a adquisición de plantas, soportes de estructura y guiado de cultivo e implementación de sistemas de riego eficientes.

Como el año anterior, las ayudas de 2020 se concederán bajo el régimen de concurrencia competitiva mediante el sistema de prorrateo. Con estas ayudas se busca fomentar un sector que tiene potencial de crecimiento y que ha demostrado un gran interés y esfuerzo por modernizar el sector y poder contribuir al máximo con esa demanda nacional en la que Castilla y León tiene tanto que decir.