Aparicio: "Los planes territoriales no deben ser para todos"

Ical
-

El presidente de Cecale expone que el Diálogo Social "está costando" por los ajustes con el nuevo Gobierno de coalición aunque se muestra convencido de que "saldrá más fortalecido"

Aparicio: "Los planes territoriales no pueden para todos" - Foto: mir_ical

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio (Soria, 1956), rechaza alarmar sobre la situación de enfriamiento económico y exige trabajo económico desde un gobierno “estable y moderado”. Aparicio, en una entrevista a Ical, se muestra en contra así de posibles acuerdos que lleven a una subida de impuestos y a la derogación del marco laboral, así como a un ejecutivo de la mano del independentismo. Este empresario soriano critica también la atomización del Congreso por el surgimiento de partidos regionalistas y provincianistas; descarta la transformación política para la plataforma de lucha contra la despoblación en Soria, y reclama una modificación de la ley electoral por la gobernabilidad. Aparicio valora la labor al frente de la Junta, durante los primeros meses de coalición entre PP y Ciudadanos, y aunque reconoce que se están produciendo retrasos en las mesas del Diálogo Social, se muestra convencido de que el proceso saldrá reforzado. El responsable patronal también analiza las relaciones bilaterales con los sindicatos, y carga contra sus críticas a las subidas salariales pactadas, que considera “protestar por protestar” porque “se hacen buenas negociaciones y la gente está contenta en Castilla y León”. “A nadie le ponemos una pistola en el pecho para que firme”, argumenta.

¿Cómo percibe la situación económica?

Hay una ralentización de la economía durante los últimos meses. Viene por muchos factores, como las tensiones comerciales a nivel internacional, con la guerra de aranceles entre EEUU y China, que perjudica a muchos sectores en España; el ‘brexit’; y toda la desaceleración de nuestros socios europeos, fundamentalmente Alemania, donde se dirigen muchas de las exportaciones españolas. Todo eso hace que la economía se enfríe. Tampoco ayuda nada la situación de Cataluña y de falta de gobierno en España, que genera una incertidumbre total y absoluta. Debemos ser cautos y esperar a que la situación cambie, y no fiar mucho, ni especular sobre la situación, sino trabajar. Hay que apostar por la economía, seguir creyendo , que es lo que estamos haciendo desde nuestras organizaciones, y no alarmar porque no es bueno.

Existe un preacuerdo entre el PSOE y Podemos para formar un gobierno, aunque hacen falta más piezas. ¿Cómo valora los pasos que está dando el Partido Socialista?

Es muy preocupante la situación. Se necesita un gobierno estable y moderado. Ahora mismo se necesita un rigor presupuestario muy claro dada la situación que hay. No se puede optar por la subida de impuestos y por el cambio de las normas laborales. Ese pacto preocupa mucho al sector empresarial, porque las expectativas de nuevas inversiones, sobre todo las extranjeras que estaban esperando a la puerta a ver qué pasaba con las elecciones en España, y de creación de empleo se pueden ir al traste. Estamos preocupados. El acuerdo no está consolidado porque hace falta una mayoría de 176 escaños, pero sería tremendo que alguien que dijo que no iba a pactar con independentistas y partidos que no defienden la Constitución, lo haga. Sería terrible y no sería bueno para nadie. Debemos ser cautelosos y esperar que se pueda revertir y que no se llegue al fin que en un principio pretenden con ese acuerdo.

Ante ese posible gobierno, ¿serían preferibles unas nuevas elecciones?

Esperemos que no sean necesarias; que haya un gobierno estable y moderado y que no haya necesidad de ir a unas cuartas elecciones, porque sería una desastre.

Rechaza la subida fiscal y la reforma laboral. ¿Qué más medidas son necesarias para contener una nueva crisis?

Reformas en internacionalización, en innovación y en materia educativa, que se empezaron pero no se han acabado. Es lo que pedimos desde nuestras organizaciones. Es el momento de tener un gobierno estable, que de fiabilidad.

¿Han pensado en Soria en crear desde la plataforma social frente a la despoblación un partido como Teruel Existe que lleve sus reivindicaciones al Congreso?

No, porque se perdería el sentido de la plataforma reivindicativa. Entiendo lo que ha hecho Teruel Existe, pero creo que no es bueno para España, ni para su gobernabilidad; y va en perjuicio de los demás que no hemos creado eso porque creemos en la unidad de este país. Los partidos deben ponerse de acuerdo para cambiar la ley electoral, porque podemos llegar a un cantonalismo como el del siglo XIX, que hace de un país ingobernable. Es muy difícil gobernar España por la cantidad de partidos regionalistas y provincianistas que están saliendo. Cada uno pidiendo para si, no tiene ningún sentido.

¿Hacia dónde deben ir las medidas frente al despoblación?

Hay que marcar políticas diferenciadas. Hay propuestas que hemos hecho desde Soria que deben servir para todos. Es necesario legislar para el medio rural; una política fiscal diferenciada para la gente que vive e invierte en estas zonas; la digitalización con una mallado total, que permita vivir y trabajar en los pueblos dentro de un mundo globalizado; atraer inversiones y empresas que generen empleo es clave; servicios como la educación y la sanidad de calidad; buenas infraestructuras viarias; y el fomento de pertenencia al territorio. Hay elementos que están ahí, que los políticos conocen, pero realmente no se toman medidas definitivas para poner en marcha esos temas. Hay que hacer políticas a medio o largo plazo, no valen las políticas cortoplacistas actuales.

¿La situación de España se puede extrapolar a Castilla y León?

Castilla y León no es una isla. Se verá afectada igual. Es el fiel reflejo de la situación de España. Hay cantidad de inversiones pendientes, están expectantes porque hay normativa general del Gobierno de España. La economía de Castilla y León subirá un poquitín menos que la nacional, fundamentalmente porque el sector de la automoción se ha visto resentido por medidas, decisiones y declaraciones del Gobierno sobre el diésel y otros temas. Somos una potencia en este sector y nuestra economía se ve más ralentizada que la española por esa circunstancia. Hay que tener muchísimo cuidado con lo que se dice, porque puede afectar a sectores claves para la economía de Castilla y León y de España.

¿Cómo valora los primeros meses de Gobierno de coalición de PP y Cs en la Junta?

Hay una sintonía y están trabajando de forma muy coordinada. Hay que dar tiempo al tiempo, porque es el primer Gobierno de coalición en Castilla y León y no es fácil. Las cosas se están haciendo de forma correcta y esperemos que den sus frutos.

¿Son necesarios unos presupuestos si o si para el año que viene?

Esperemos que así sea. Hay que esperar muchas veces las cuentas del Estado para ver las transferencias; pero no podemos estar tres años sin presupuestos y seguir en prórroga porque hay muchas materias, sobre todo las inversiones, que se quedan fuera y afectan claramente a la economía y a su PIB.

¿Cómo marcha las negociaciones del Diálogo Social con el Ejecutivo de coalición sin cuentas para repartir nuevos fondos?

Está costando por esa integración que debe hacer el Gobierno y los diferentes criterios que tienen los dos partidos en coalición. Eso está haciendo que las decisiones y las reuniones estén siendo más lentas y que se vean cosas a más largo plazo. Los planteamientos ahora son diferentes y eso cuesta ponerlo en movimiento. El Diálogo Social tiene una fortaleza tremenda y creo que saldrá más fortalecido de lo que actualmente está. Tardaremos algo más, pero llegaremos a acuerdos que serán muy beneficiosos para el conjunto de la ciudadanía de Castilla y León.

Los planes de desarrollo territorial se multiplican. ¿Cómo valora esa apuesta del Ejecutivo autonómico?

Ante esos planes territoriales de desarrollo hay que ser muy cautos. No puede ser pan para todos y un plan de desarrollo para cada provincia para que nadie se queje. Deben llevar una justificación detrás y sino la llevan no hacemos absolutamente nada. No puede haber un plan de desarrollo industrial para zonas en las que no hay capacidad para invertir en industria porque no hay población. Esas zonas igual deben llevar otro tipo de plan concreto de turismo o de desarrollo agrícola. Hay que estudiarlos bien y redefinirlos, porque tal y como se nos presentaron no son los más adecuados.

¿El provincianismo es el problema?

Ese es el problema. Castilla y León es una autonomía muy compleja, porque tiene nueve sensibilidades. Si ya es difícil llegar a acuerdos en las uniprovinciales, pues fíjate en una Comunidad con nueve provincias, una extensión cercana a los 100.000 kilómetros cuadros, y con problemas de todo tipo, comunicaciones, despoblación, dispersión o envejecimiento. Los planes se deben estudiar de forma muy concienzuda para que ninguna provincia se quede sin el nivel de desarrollo que deba tener. Pero igual le viene mejor un plan de desarrollo turístico que uno industrial.

Un ejemplo de necesidad real son las cuencas mineras….

Si. Hay que apostar fuerte por las cuencas mineras para su reindustrializacion. Vamos a apostar y apoyar un plan de dinamizacion para las cuencas mineras en materia de reindustrialización.

¿El futuro de la industria en la Comunidad pasa por la digitalización, lo que se ha venido en llamar industria 4.0?

La digitalización es fundamental y, hoy por hoy, una obligación, porque la empresa que no lo haga lo pasará mal. Las empresas deben hacer una reflexión profunda sobre sus necesidades y acometer esos planes sin prisa pero sin pausa. Pedimos a las empresas que sean cautas, que se asesoren muy bien en ese tema y lo vayan implantando conforme a su nivel y necesidades, porque tan malo es hacerlo mal como no hacerlo a su debido tiempo.

¿Una mejora digital permitiría puestos más cualificados en las empresas con los que frenar la salida de jóvenes preparados?

No creo que tenga nada que ver esa digitalización con el nivel de talento de las personas. La digitalización es algo necesario y si que exige un nivel de preparación mucho mayor en algunos ámbitos y departamento y secciones de las empresas. Debemos tratar de retener el talento con empresas que están en Castilla y León y que lo están demandando. Ahora mismo ese talento se está demandando en Castilla y León por muchísimas empresas. Estamos buscando y tratando de atraer a ese que se nos ha ido de Castilla y León porque quiere volver a su tierra, y eso no va a ser tan complicado, porque los propios egresados, técnicos o trabajadores que han salido de la Comunidad, estoy convencido de que lo tienen ahí ese puesto, con una cualificación adecuada, y nos va a potenciar mucho el nivel de competitividad de las empresas, el que puedan volver a trabajar en Castilla y León, de donde tuvieron que salir porque no había esos puestos. Ahora mismo con esa digitalización de las empresas lo va a haber, creo que lo vamos a tener. Estamos deseando que cuanto más gente vuelva de Castilla y León, mucho mejor para todos.

¿Ganar tamaño es otro reto?

Ganar tamaño es importante. Es bueno ganar tamaño porque eres mucho más competitivo. En un mundo tan globalizado, la competitividad es necesaria, y les decimos que no tengan miedo a dar ese paso. Pero hay una serie de reformas pendientes, como la del mercado laboral, ante una legislación muy poco ágil y muy rígida en muchos de sus ámbitos y penaliza mucho a la empresa cuando pasa de un determinado tamaño.

El Plan de Internacionalización concluye el año que viene. ¿Considera que es preciso modificar su dirección actual?

Aunque siempre hemos tenido buenos número, hay que cambiarlo radicalmente, hay que potenciarlo, hay que trabajarlo de diferente manera. Hay que poner en marcha una serie de políticas que realmente formen a las empresas y ayudarlas a conocer los destinos a los que quieren ir. Ayudarles para que se posicionen en esos mercados; que conozcan cómo funciona el país en todos sus ámbitos antes de ir, su legislación y su idiosincrasia.

¿Cuándo van a terminar la extensión provincial del Serla?

Yo se lo preguntaría al Gobierno. Por qué no se pone ya definitivamente en macha, cuando es una herramienta buenísima, que facilita el acuerdo entre las partes. No entendemos como a algo tan bueno, se le están poniendo tantas pegas.

En el ámbito de relaciones bilaterales, los sindicatos siguen denunciando que no se cumplen las subidas salariales pactadas en el AENC. ¿Está de acuerdo?

Creo que en el último año los salarios han subido bastante en la Comunidad. Se negocian convenios y a nadie le ponemos una pistola en el pecho para que firme lo que no quiere firmar. Sino hay acuerdo, los sindicatos utilizan la herramienta de la huelga. Creo que por motivos salariales no ha habido ninguna huelga. Si han firmado los convenios, es que están de acuerdo. Creo que se hacen buenas negociaciones y la gente está contenta en Castilla y León. Es protestar por protestar, porque sino no se firmarían los convenios. Todo el mundo se puede quejar, pero hay que hacerlo cuando las cosas no son razonables. Me parece muy chocante que sigan insistiendo en ese tema.