scorecardresearch

Seis localidades se suman a Ciudades Amigas de la Infancia

SPC
-

Seis entidades locales de la comunidad reciben por primera vez el reconocimiento como Ciudades Amigas de la Infancia y cinco lo renuevan

La presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Ángeles Armisén, y la presidenta de Unicef en Castilla y León, María Eugenia García, posan con los representantes de los ayuntamientos. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

La presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Ángeles Armisén, invitó hoy a convertir los municipios de Castilla y León en territorios “acogedores y amigables” y con condiciones “favorables” hacia la infancia, para que los niños y adolescentes sean el centro de las políticas de las entidades locales. “Tenemos la obligación de escuchar a los niños y de decir frases de este tipo para pasar a los hecho”, sostuvo, durante el acto de reconocimiento de seis nuevas entidades como Ciudades Amigas de la Infancia y la renovación de otros cinco municipios.

Los ayuntamientos de Zamora, Carrión de los Condes (Palencia), Boecillo y Aldeamayor de San Martín (Valladolid) y La Adrada (Ávila) recogieron la distinción por primera vez, junto a la Diputación de Palencia, la primera que lo hace. Mientras, renovaron los municipios de Burgos, Valladolid, Salamanca, Segovia y Carbajosa de la Sagrada para el periodo 2021-2025. Con ello, la cifra de esta red asciende a 21 municipios, ya que también se encuentran los de Palencia, Ávila, León, Ponferrada, Soria, Villamayor de Armuña y Santa Marta de Tormes (Salamanca) y San Cristóbal de Segovia. En este sentido, la presidenta de Unicef Castilla y León, Eugenia García, ensalzó que a partir de ahora el 54 por ciento de los niños y adolescentes de la Comunidad viven en una Ciudad Amiga de la Infancia. En España son casi 350 las entidades con este sello, más de cuatro millones de niños y la mitad de la población infantil nacional.

Armisén recordó que esta distinción se circunscribe al acuerdo firmado entre ambas organizaciones en 2008. “Sois una referencia de poner en el centro a las personas y a las que serán más personas en el futuro”, les trasladó la también presidenta de la Diputación de Palencia a los responsables municipales que recogieron el diploma. Incidió en que los niños y los jóvenes “son el futuro” y “proporcionarles un entorno adecuado es fundamental para su desarrollo”.

“Como responsables públicos tenemos la obligación de hacerlo a través de las políticas que desarrollamos en nuestros pueblos y ciudades”, sentenció, para agradecer el trabajo que se formula desde las corporaciones locales, la institución “más cercana al ciudadano y comprometiéndose por dar voz a los niños, niñas y adolescentes de nuestra Comunidad”.

En paralelo, la presidenta de Unicef en la Comunidad destacó “el esfuerzo y compromiso de los ayuntamientos que han trabajado durante la pandemia para lograr que los niños estén en el centro de las políticas municipales” y añadió que la sociedad “no debe olvidar lo que ha sufrido con el COVID”. “Lo hemos pasado muy mal y los ayuntamientos, como administración cercana, han estado ahí. Los niños lo han pasado muy mal, sin clase, sin poder acceder a los parques, sin ver a sus amigos...”, lamentó.

También mostró su alegría de que 21 municipios “den voz a los niños y trabajen por construir sociedades más democráticas y equitativas”. “Me enorgullece ser de Castilla y León”, exclamó García, quien ensalzó ese “compromiso y esfuerzo”. Por todo ello, apeló a la necesidad “cada vez más de ciudadanos comprometidos, amigables, simpáticos y solidarios con los demás, porque no se puede construir el futuro sin construir el presente”. “Solo una comunidad que ponga en el centro de sus decisiones a la infancia y adolescencia y que promueva sus derechos, puede ser un hábitat saludable y democrático con el resto de los ciudadanos, con su país y con el planeta. Porque cuando los niños y niñas crecen, todos crecemos”, concluyó.

Espacios de participación

El de Ciudades Amigas de la Infancia es un reconocimiento al ejercicio de su responsabilidad, como parte de un Estado que ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, para poner en el centro de sus decisiones políticas a un grupo de población que es el presente y el futuro de la sociedad: los niños y adolescentes.

La ciudad que cuenta con este reconocimiento es aquella que, “siendo consciente de sus problemáticas y áreas de mejora, trabaja a fin de buscar soluciones, tanto a corto como a largo plazo, poniendo foco en los grupos más vulnerables”.

Para ello, todas estas entidades han diseñado estrategias para dar respuesta a los retos que han identificado en el camino de hacer realidad los derechos de niños, niñas y adolescentes. Además, todas ellas cuentan con espacios de participación reales donde escuchan sus propuestas, una acción que no solo es un derecho de la infancia, sino que “enriquece la gestión política porque tiene en cuenta las opiniones, necesidades y soluciones identificadas por los propios destinatarios de esas políticas”, tal y como destaca Unicef.

Las Ciudades Amigas de la Infancia ponen en valor el compromiso de las entidades locales para mejorar sus políticas públicas desde un enfoque de derechos de este colectivo, reconociendo el protagonismo de los niños en la toma de decisiones. 

La iniciativa nació en 2002 y ahora se desarrolla en alianza con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia. Pretende mejorar el bienestar de la infancia impulsando políticas locales que garanticen el desarrollo pleno de los niños, con “un enfoque de derechos de la infancia, equidad, participación y de coordinación” (multi-nivel, y con actores clave de diferentes sectores).