Bancos de oportunidades

P. Velasco
-

Colectivos de la Comunidad desarrollan programas para ceder o vender tierras en diferentes provincias mientras que el proyecto regional no acaba de fraguar y de momento no se puede acceder a un registro autonómico con los terrenos

Jornada de divulgación sobre la cereza dentro de las actividades que organiza el Banco de Tierras de El Bierzo para dar a conocer su trabajo.

Se plantean como una oportunidad de oro para lograr fijar población en el medio rural. Un intercambio de terrenos inactivos que a la vez consigan revitalizar el campo. Los bancos de tierras son una buena herramienta para aquellas superficies sin uso, que a la vez permiten un relevo generacional necesario para crear empleo y evitar la despoblación. Sin embargo en la Comunidad, a excepción de algunos proyectos locales como el del la localidad abulense de El Barco de Ávila y  otro que quiere poner en marcha en Valladolid, únicamente el de El Bierzo se mantiene con unos excelentes resultados y algunos colectivos de desarrollo rural tienen en marcha pequeños programas, ya no solo de terrenos agrícolas sino que se extienden a viviendas e incluso negocios. De momento, el proyecto regional planteado por la Consejería de Agricultura en la anterior legislatura no acaba de fraguar sin que exista un registro autonómico claro de las masas de terrenos de las que disponen tras su presentación en el año 2016 en las provincias de Burgos y León.
Desde El Bierzo achacan su «éxito» a que se trata de una comarca, un territorio suficientemente amplio para que la iniciativa haya salido adelante, como asegura el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel. Este banco de tierras vio la luz en 2013, con unos comienzos complicados porque «el personal técnico tuvo que ir , como quien dice, casa por casa, pueblo por pueblo... explicando qué es el banco y convenciendo a los propietarios de fincas sobre sus ventajas», detalla. Hoy en día, esta herramienta para luchar contra la despoblación gestiona algo más de 2.500 parcelas, de las cuales ha conseguido arrendar unas 1.700.
«En un espacio relativamente corto de tiempo hemos conseguido muchas cosas», comenta Álvarez Courel, que valora que se han ganado la confianza de la población berciana. Además, considera que han contribuido a que El Bierzo «vuelva a mirar al campo y a contemplar el sector agrícola como una alternativa real de empleo y de progreso».
El presidente del Consejo Comarcal destaca algunos de los logros que han conseguido en estos años como recuperar un número importante de fincas que, de otro modo, «estarían abandonadas». «También hemos logrado que muchos jóvenes vean el campo como una alternativa de futuro y estamos orgullosos de comprobar cómo crece el número de emprendedores en el sector agrícola y como estos son cada vez más profesionales», tras los que remarca que uno de los objetivos del banco de tierras es fomentar la profesionalización por lo que desarrollan diversas actividades formativas gratuitas.
Productos de km 0

Desde el banco también se ha fomentado el consumo de productos de km 0 gracias a ferias y a la campañas realizadas en las fruterías. Al mismo tiempo se amplió el conocimiento de los sellos de calidad entre la población berciana gracias a iniciativas como las Rutas por la Calidad de El Bierzo, que son rutas de senderismo por plantaciones acompañadas de explicaciones de técnicos de cada consejo regulador.
Pese a este intenso trabajo, el presidente del Consejo Comarcal reconoce que «todavía hay un extensión considerable de campo abandonado». «Son tierras que podrían estar produciendo y, por lo tanto, sería riqueza y desarrollo económico para la comarca», añade. Además, ve muy importante conseguir que los jóvenes contemplen el sector agrícola como una alternativa de futuro. «Si muchos más lo hicieran, estoy seguro de que no se produciría esa masiva emigración de jóvenes que tanto está afectando a la comarca», sentencia.
Álvarez Courel reconoce que se sienten «abrumados» por la cantidad de solicitudes de información que han recibido desde su creación: «Las noticias del éxito han llegado a toda España y nos han llamado de consejos comarcales de Cataluña y Aragón, gobiernos regionales, denominaciones de origen, universidades...». A esto se suman las conferencias, seminarios y jornadas en las que participan para explicar el funcionamiento del banco de tierras.
Desde su punto de vista «nadie se iría de la tierra que le vio nacer si en ella pudiese encontrar una forma de vida», por lo que cree que el banco de tierras es «una herramienta muy útil» para evitar que muchos bercianos se vean abocados a la emigración, porque «en nuestra tierra existe riqueza y un enorme potencial en el sector agrícola» para poder quedarse a vivir en ella.