El Brexit acelera el retorno y acapara el 40% de peticiones

P. Velasco
-

La oficina de retorno de la Junta ya ha recibido en lo que va de año 79 solicitudes desde el país británico de personas que quieren acogerse al programa, 30 más que en todo 2018

El programa de ayudas para el retorno ha permitido a 205 personas regresar a la Comunidad este año. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Las incógnitas que plantea el Brexit para muchos españoles que residen en el Reino Unido parecen acelerar el regreso de castellanos y leoneses a la tierra que les vio nacer. Muchos salieron de la Comunidad buscando un futuro laboral mejor y ahora desean regresar, ya no solo por cuestiones económicas, sino también emocionales.
La incertidumbre sobre cómo va a afectar la salida del país británico de la Unión Europea se refleja en el número de personas que han solicitado ayudas a la Junta de Castilla y León para volver del Reino Unido. Según los datos facilitados desde la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, en lo que va de año ya han recibido 205 solicitudes de castellanos y leoneses que quieren acogerse al programa de ayudas ‘Pasaporte de vuelta’, de las que el 40 por ciento (79) proceden de Reino Unido.
Este plan está dirigido a facilitar el retorno y la integración de las personas retornadas a la Comunidad y se pueden beneficiar de ellas las personas que hayan regresado recientemente a la Comunidad o que pretendan hacerlo en 2019 después de haber trabajado fuera de España un año o seis meses si son menores de 35 años, o bien haber residido en el extranjero por motivos no laborales durante dos años, en todo caso dentro de los últimos cinco años.
La cuantía de la ayuda oscila entre un mínimo de 2.500 euros y un máximo de 6.600, en función de la edad del beneficiario, del número de personas a su cargo y del municipio al que retornen, ya que se presta especial atención a los jóvenes y a aquellos que vuelvan a municipios pequeños.
Más de 200 este año

 El regreso del talento a Castilla y León es más que evidente en los últimos años después de la salida de muchos jóvenes en busca de un futuro mejor durante los años de la crisis económica. Esto ha provocado que se haya duplicado el número de peticiones en la oficina de retorno gestionada por la Administración autonómica. Si en 2016 recibieron 108 peticiones, en lo que va de año ya han sido 205. Un crecimiento que se ha visto también durante 2017 con 166 y 2017 con 170.
Esta misma evolución se percibe en las solicitudes recibidas durante esos años desde el Reino Unido, que han pasado de 23 en 2016 a las 79 registradas en lo que va de año, mientras que en 2017 fueron 48 y 49 en 2018.
A fecha 1 de enero de 2019, había 176.649 castellanos y leoneses en el exterior. De ellos, la mayor parte residía en América, concretamente 111.504 personas. La mayoría de ellos, el 68,3 por ciento son personas que han nacido ya en el extranjero y en el caso de los residentes en América, ese porcentaje alcanza el 82 por ciento.
Según los datos facilitados por la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, en la última década, 17.937 personas regresaron a Castilla y León, aunque la mayoría de ellas sin acogerse a ningún plan de ayudas. De lo retornados, 10.637 tenían entre 16 y 64 años, mientras que otros 3.576 eran menores y otros 2.939 tenían más de 65 años. Las provincias a las que regresaron un mayor número de personas que habían residido en el extranjero son León (4.284), seguida de Valladolid (3.635), Salamanca (2.717), Burgos (2.627), Zamora (1.390), Segovia (1.064), Ávila (923), Palencia (810) y Soria (487).
El programa ‘Pasaporte de vuelta’ forma parte de un bloque de medidas implementadas en 2019 por la Junta de Castilla y León orientadas a cumplir el objetivo estratégico de facilitar el retorno, siendo este un objetivo de carácter prioritario. De este modo, la Consejería financia un programa de becas de postgrado en universidades públicas de la Comunidad dirigidas a castellanos y leoneses y sus descendientes residentes en países de América Latina, que este año han aumentado hasta diez; facilita que los beneficiarios de esas becas realicen prácticas en empresas de Castilla y León; y favorece el asesoramiento en materia de retorno a través de Aercyl -entidad a la que se apoya económicamente- y de la oficina de retorno. Además, se ha desarrollado durante el mes de septiembre la segunda edición el programa ‘Encuentro’, que pretende que jóvenes de origen castellano y leonés conozcan la realidad actual económica y social de la Comunidad. 



Las más vistas