TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Demasiado Luka

Las noticias lo son por familiaridad (proximidad) o por interés general (grandes eventos planetarios). A partir de ahí, cada cual elige a qué titular le hinca el diente. Son criterios invariables: lo que sucede cerca de nosotros nos interesa. Lo que nos afecta nos interesa. Lo que es excepcional, lo que sacude el mundo, lo curioso… nos interesa. Con todos estos criterios, sigo buscándole explicación a la 'Luka-Doncic-manía' que se vive en este país.

Apliquemos criterios selectivos. ¿Es Doncic español? No. Hasta donde sé, ni Eslovenia es región o colonia ni Ljubljana (donde nació) es «Burriana» en valenciano. ¿Es Doncic el mejor del año? No: le superan otros como Harden, Beal o Antetokounmpo (griego, 'ergo' si prestamos atención a uno, al otro también, ¿no?). ¿Es Doncic un portento histórico? Sí, pero ya hubo otros más jóvenes con mayor impacto y mejor estadística. Y si tenemos que recurrir a «El mejor europeo menor de 'equis' años de la historia» son demasiados condicionantes para justificar tanta brasa.

Entonces, ¿a qué viene tanto 'casito'? Yo se lo cuento, por si todavía anda alguno de ustedes despistado: porque es del Real Madrid, sale del Real Madrid y eso sigue pesando mucho. Es «uno de los nuestros» para dos de cada tres medios y comentaristas de este país tan centralizado. ¡Por supuesto que es un fenómeno! ¡Claro que pocos en la historia han hecho lo que está haciendo ! ¡Nadie puede negar que tiene un don, que juega como los ángeles! Pero para ser una noticia tan recurrente en este país solía hacer falta mucho más (los hermanos Gasol, de «los nuestros» de verdad, han ganando anillos con menos repercusión mediática) que lucir el carné blanco o decir «Nunca iría al Barça, el Real Madrid es mi familia». Me consta que hay bastante aficionado al baloncesto que está de tanto Doncic hasta la coronilla…