Una cuarentena en ruta

SPC
-

La declaración del estado alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria paralizó todo el territorio nacional y obligó a los ciudadanos a confinarse en sus hogares, permitiéndoles salir para lo estrictamente necesario. Sin embargo, deter

IvánSánchez (i) y José Félix Fernández posan dentro del caminón junto a algunos víveres para el camino. - Foto: Peio García (Ical)

La declaración del estado alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria  paralizó todo el territorio nacional y obligó a los ciudadanos a confinarse en sus hogares, permitiéndoles salir para lo estrictamente necesario. Sin embargo, determinados sectores no pueden parar su actividad como sí lo ha hecho la hostelería, los centros educativos o los museos, entre otros. Así, pequeños héroes sin capa continúan saliendo de sus hogares día a día para hacer que la situación sea lo más óptima posible. Además del personal sanitario, repartidores a domicilio, los encargados de la cadena alimentaria, gente de almacenes, trabajadores de supermercados, kiosqueros, o los cuerpos y fuerzas de seguridad  continúan con su actividad, informa Ical.
A ellos se suman los camioneros, que durante estos 15 días de cuarentena continúan trabajando sin restricciones horarias y extremando las medidas de seguridad y sin tener lugares abiertos a lo largo de la carretera donde poder asearse, comer o tomar un café para continuar con su ruta más allá de las gasolineras, donde pueden comprar alimentos y reposar de gasóleo sus vehículos.
Este es el caso de los leoneses Iván Sánchez, residente en Robles de la Valcueva, y José Félix Fernández, residente en La Robla. Con varios años de experiencia al volante en sus espaldas, ambos llevan a cabo semanalmente diferentes rutas por el norte de España, cargando generalmente sus camiones con clinker, carbón, soja o pienso para animales, entre otros productos.
A primera hora de la mañana de ayer, concretamente a las 06.00 horas, tras un fin de semana de incertidumbre sin saber qué pasaría a lo largo de la semana, José Félix partió con su camión desde La Robla en dirección a Bilbao. Ya el domingo, decidió llenar su camión de alimentos para pasar la semana. «No tendremos bares donde poder parar a comer, así que me llevo de todo el camión», desde latas de conserva, hasta embutido, pasando por latas de fabada o tuppers preparados por su mujer, que podrá calentar en el camping gas que también lleva.
«Hasta el momento me he encontrado las carreteras nevadas y con muchos camiones circulando, aunque pocos turismos», explica el conductor, quien reconocer no haber notado mayor presencia de Guardia Civil u otros agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad.
Sin embargo, sí que ha percibido un pequeño obstáculo a la hora de hacer frente en su día a día.«Por lo que he visto hasta ahora y comentado con otros compañeros, las gasolineras sí están abiertas, pero te atienden a través de una ventanilla, no puedes ni entrar al baño ni a lavarte», comenta. Un hecho que notará más a lo largo del día de hoy. «Me toca dormir en el camión, tengo cama y comida pero no tengo ningún sitio donde ir al baño, habrá que irse al campo o lavarse con una botella de agua».
También cogió su camión Iván, para cargar en Asturias y Bilbao «materia prima para elaborar el pienso animal». El domingo, ya Iván veía por delante «mucha incógnita» ante el hecho de «encontrarse todo absolutamente cerrado». «Tenemos que seguir un protocolo básico, no acercanos a la gente más allá de un metro o ni siquiera te hacen bajar del camión», comenta Iván.