El batallón de costura quiere fabricar batas ahora

Nacho Sáez
-

Empresas, agricultores y ganaderos segovianos han donado los tejidos necesarios y ya han empezado a confeccionar este elemento imprescindible de los equipos de protección individual.

El batallón de costura quiere fabricar batas ahora

Aunque casi medio millar de personas continúa cortando los tejidos y cosiéndolos y cuentan con fabricar 80.000 más en las próximas semanas, el abastecimiento de mascarillas parece que ha quedado garantizado. Por eso, el siguiente reto que se ha marcado el batallón de costura reunido en torno al proyecto altruista 'Mascarillas Solidarias' -cuya creación impulsaron la empresa segoviana Mundo Laboral y las asociaciones Aspace y Neurofuturo- es confeccionar batas, otro de los elementos que escasean en los ya famosos EPIs (Equipos de Protección Individual) de los profesionales sanitarios y sociosanitarios.

Empresas como La Criba de Valseca y agricultores y ganaderos deEl Carracillo han donado los tejidos necesarios y un grupo de personas ya se han puesto manos a la obra para poder paliar la escasez de batas existente. Unas estarán elaboradas con polipropileno y otras con 'tyvek', "un tejido que ha donado la empresa Klein y que se puede utilizar para el contacto directo con posibles contagiados por coronavirus", según explica el director comercial de Mundo Laboral, Jorge Miguel Peña.

La creación del patrón para poder confeccionar las batas ya está concluida y ahora solo falta cortar y coser. Una labor que va a exigir, reconoce Peña, conocimientos más avanzados que los empleados para la fabricación de las mascarillas. No obstante, calcula que alrededor de medio centenar de personas se han puesto manos a la obra. Incluidos varios monasterios y conventos de la provincia. "Intentaremos hacer todas las que se pueda", remarca.

Otro ejemplo de solidaridad en medio de una iniciativa que ha permitido repartir 20.000 mascarillas y que tiene casi listas 40.000 más. El director comercial de Mundo Laboral avanza que, una vez que hospitales y residencias de mayores han quedado surtidos, quieren proseguir la distribución de estas mascarillas solidarias entre transportistas, comerciantes y el resto de trabajadores con riesgo.