Sanidad prevé aumentar un 30% las vacunaciones antigripales

Sergio Arribas
-

El Hospital General habilita consultas en horario de tarde para centralizar el grueso de la vacunación en la capital. La provincia ha recibido 46.040 dosis, 8.000 más que el año anterior.

Sanidad prevé aumentar un 30% las vacunaciones antigripales - Foto: Rosa Blanco

La Gerencia de Atención Primaria de Segovia prevé un incremento de entre un 20 y un 30% en el número de vacunaciones frente al virus de la gripe; lo que supondría una cobertura de entre el 60% y 70% de los 78.347 segovianos susceptibles de recibir la vacuna, la mitad de los habitantes de la provincia. En plena segunda ola de contagios por coronavirus, esta previsión de incremento en la cobertura antigripal se produce ante un escenario de latente temor de la población vulnerable ante la coincidencia temporal de ambas enfermedades respiratorias; con independencia de que la demanda de vacunación es mayor por las indicaciones de la Consejería de Sanidad para que se amplíe la vacuna, más allá del personal sanitario o social, a colectivos esenciales, como cualquier docente o personal de centros educativos.

«Este año vacunarse contra la gripe es, si cabe, más importante», señala la directora de Enfermería de Atención Primaria de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia, Carmen Montero. «Con la situación que tenemos con la COVID —añade— es básico reducir la transmisión de la gripe y con ello reducir riesgos de salud a los más vulnerables, como las personas mayores».

Más vacunas. Sanidad estima que en la provincia de Segovia existen en la actualidad 78.437 personas susceptibles de vacunarse, de los que el 37% (28.756) residen en la capital. En años anteriores las dosis llegaban a unos 29.000 segovianos, esto es,  un 40% de la población susceptible recibía la vacuna antigripal.  Sin embargo, en este campaña «esperamos aumentar este porcentaje de vacunaciones al 60 ó 70%», lo que supone, según Montero, un incremento, con respecto al año anterior, entre un 20 y un 30%. 

En la distribución inicial de vacunas efectuada este mes de octubre, la Consejería de Sanidad ya contempla este posible aumento de demanda. De las 641.875 repartidas en Castilla y León —se espera llegar a las 978.750 a final de campaña—, 46.040 han sido derivadas a Segovia, lo que supone 8.040 más que el año anterior.

A esta mayor demanda de la vacuna antigripal se une la premisa de evitar aglomeraciones en los centros de salud y cambiar, en consecuencia, el sistema para administrar la vacuna con mayor seguridad y menos molestias para la población. En este sentido, Montero explica que para lo que es Segovia capital, la zona urbana en sí, se han habilitado unos salas en el edificio de consultas del Hospital General para vacunar en horario de tarde. De esta manera, se evitan aglomeraciones o, en su caso, largas colas en la calle ante centros como el Ambulatorio de Santo Tomás (Segovia I) como el de La Albuera (Segovia II) donde las salas de espera son «pequeñas». 

Con cita previa. Para acceder a la vacuna es requisito imprescindible la cita previa, tanto por vía telefónica llamando al centro de salud correspondiente como a través de la app ‘Sacyl Conecta’ y en la página web de Salud Castilla y León. Montero aclara que se ha establecido un protocolo que pasa por «filtrar» estas citas a través de un administrativo, que telefoneará a todas las personas que lo hayan solicitado, especialmente a las que tengan que acudir a las consultas de tarde en el Hospital General.

«Se hará para confirmar la cita de quienes vengan al Hospital a vacunarse, para verificar que no presentan síntomas compatibles con el coronavirus porque, de lo contrario, no pueden vacunarse», comenta la directora de Enfermería de Atención Primaria. En todo caso, habrá pacientes vulnerables de la capital que reciban la vacuna en su domicilio o que reciban la dosis en sus centros de salud aprovechando su presencia para otras consultas de asistencia con su enfermera. 

En cuanto a la vacunación en los pueblos el proceso de vacunación dependerá de las singularidades de los propios consultorios. En líneas generales, para la vacunación en el medio rural los centros han establecido franjas horarias de mañana o tarde, con la premisa de disponer de espacios y consultas para esta tarea y siempre garantizando un acceso seguro. Hasta siete centros de salud ya han habilitado un horario de tarde para la vacunación antigripal: Cuéllar, Riaza, Navafría, San Ildefonso, El Espinar, Villacastín y Cantalejo. 

Según Montero, el resto de centros o consultorios de localidades con menor población, son las enfermeras quienes establecerán los horarios, de mañana y tarde, e incluso contactarán con los pacientes susceptibles de recibir la vacuna para acudir a sus domicilios o que sean ellos los que se desplacen a los consultorios.

La campaña autonómica de vacunación, que arrancó, de forma generalizada el pasado 13 de octubre, con un adelanto sobre las fechas de otros años, no ha previsto fecha límite de finalización. «Otros años —comenta Montero— suele finalizar antes de Navidad pero, como pensamos que esta vez serán muchas más personas las que quieran vacunarse, creemos que se puede alargue entre dos y tres meses». De hecho, la Consejería de Sanidad ha anunciado el acceso a la vacuna antigripal hasta que las condiciones epidemiológicas así lo determinen.

¿Quién debe vacunarse contra la gripe? La vacuna antigripal es primordial para los enfermos crónicos, más aún en el contexto sanitario, ya que les protege de los posibles agravamientos y complicaciones que, en sus patologías de base pueda causar la gripe. Según explica Carmen Montero, directora de Enfermería de Atención Primaria en Segovia, es recomendada la vacuna antigripal para los mayores de 60 años y todas aquellas que pertenecen a algún grupo de riesgo sanitario, como los diabéticos, quienes padezcan problemas cardiovasculares, neurológicos o respiratorios; personas obesas, pacientes con enfermedad renal crónica; quienes padezcan problemas sanguíneos, con hepatitis crónica o que sufran algún tipo de cáncer.

También se recomienda a las embarazadas, mujeres durante el puerperio y niños entre los seis meses y los dos años de edad con antecedentes de prematuridad. Deben vacunarse también, entre otros, los internos y personal de las residencias de tercera edad y todos aquellos que pueden transmitir la gripe a personas de grupos de riesgo, como sanitarios, sociosanitarios y cuidadores. Asimismo, se recomienda al personal de servicios públicos esenciales, como farmacéuticos y trabajadores sociales, y los de emergencias, como policías y bomberos; además de todo el personal relacionado con los centros educativos.

Contraindicaciones: de la COVID a la alergia al huevo. No hay contraindicaciones para acceder a la vacuna para aquellas personas que hayan superado la COVID-19. No obstante, la persona que acabe de recibir el diagnóstico de un positivo por coronavirus deberían aplazar la vacunación contra la gripe hasta que finalice su periodo de aislamiento. De la misma forma, todos los contactos estrechos de un caso confirmado de COVID-19 también se deben vacunar, pero una vez finalizada la cuarentena. «En cuanto a personas recientemente hospitalizadas a causa del coronavirus, se recomienda consultar al médico o enfermera porque quizá es recomendable vacunarse más adelante», explica la directora de Enfermería de Atención Primaria de la Gerencia de Segovia, Carmen Montero, que precisa que las personas alérgicas al huevo no se pueden vacunar contra la gripe.