Los menores pasan casi tres horas al día ante una pantalla

SPC
-

Castilla y León es la cuarta Comunidad en la que existe más preocupación (91%), según el estudio 'Screen Pollution'

Los menores pasan casi tres horas al día con una pantalla - Foto: Javier Pozo

Los menores de Castilla y León pasan casi tres horas delante de una pantalla, superando la media española. Según el estudio ‘Screen Pollution: Las pantallas y los niños en Navidad’, elaborado por Multiópticas, los padres de la Comunidad encuestados consideran que el tiempo de exposición debería reducirse a la mitad en los días laborables y no llegar a las tres horas los fines de semana, pasando a considerar otras alternativas de ocio relacionadas con estar jugando o al aire libre.

Este lapso de tiempo que los niños invierten delante de este tipo de tecnología preocupa a un 91 por ciento de los padres castellano y leoneses, siendo la cuarta Comunidad, por detrás de Castilla-La Mancha, Cantabria y Asturias, que más consternada está sobre este tema. Las peticiones de los más pequeños están cada vez más orientadas a asociar sus deseos con dispositivos con pantallas y que éstas comiencen cada vez a una edad más temprana. En el caso de los niños en Castilla y León, empiezan a solicitar una pantalla por las fiestas navideñas antes de los ocho años, aunque sus padres consideran que la edad más adecuada para recibirlas serían casi los once.

A nivel nacional, un 54 por ciento de los menores ya ha obtenido algún obsequio navideño con pantalla a los seis años, un 61 por ciento a los ocho años, un 77 por ciento a los diez y ya alcanzados los 12 un 93 por ciento. El protagonismo de los dispositivos con pantalla en las listas de regalos navideños lleva aparejado que una parte del presupuesto destinado a estas festividades se reserve a su compra. Dado que, según aseguran los encuestados castellanoleoneses, un 51 por ciento comprará un dispositivo con pantalla a sus hijos como regalo de Navidad, la inversión en este caso ascenderá, de media, a los 94 euros.

La realidad de que los niños crecen y se desarrollan en un ambiente puramente digital y de que casi todos los aspectos de su vida están relacionados con las pantallas se hace aún más evidente en la época navideña, en la que muchos eligen los dispositivos con pantallas como compañero de juegos. Este hecho ha acentuado la preocupación del 91 por ciento de los padres castellano y leoneses, en la que es la cuarta Comunidad donde existe una mayor consternación respecto al tiempo que pasan sus hijos delante de una pantalla.

En este sentido el 93 por ciento de los padres encuestados en Castilla y León se ha mostrado partidario de limitar de alguna manera el uso de los menores de los dispositivos con pantallas. Como forma de supervisión, de este porcentaje, un 91 por ciento lo limitaría haciendo que lo usen menos horas, un 82 por ciento que los usen para acceder a ciertos contenidos y un 67 por ciento cree que solo los deberían utilizar cuando ellos están presentes.

El nivel de luminosidad de las pantallas, la distancia a la que consumimos los contenidos audiovisuales o la ergonomía visual a la hora de estar frente a un dispositivo con pantalla son factores que pueden causar alteraciones oculares. Nueve de cada diez padres en Castilla y León (91 por ciento) que ha participado en el estudio consideran que sus hijos podrían llegar a tener problemas de visión si siguen invirtiendo tanto tiempo con ellos y el 51 por ciento piensa que las últimas noticias sobre la necesidad de hacer un uso responsable de las pantallas pueden influir en la decisión de compra de los regalos navideños de sus hijos.