Un grupo reducido de talentos

Nacho Sáez
-

Asier Arranz había sido el último segoviano, hace una década, en jugar en Primera. Antes lo hicieron Juanpa, Minguela, Pablo Gila, Javier Maté...

Luis Mariano Minguela. - Foto: Exposición 'Leyendas del Deporte'

El primer gran jugador de fútbol que da Segovia es Ciriaco Cuesta Sanz [...]», escribe el periodista Javier de Andrés en uno de los capítulos de su libro ‘Gimnástica Segoviana. Una historia de supervivencia’. Cuestita, que así es com o se le conocía, disputó 21 partidos en Primera División –repartidos en tres temporadas entre 1929 y 1936– con el Athletic de Madrid, donde se convirtió en una leyenda, Deportivo de La Coruña y Real Sporting de Gijón, según cuenta el propio De Andrés. Abrió la nómina (no muy extensa) de futbolistas segovianos que llegaron a debutar en la máxima categoría.
Tras él, Tomás Collado (natural de Nieva) jugó más de un centenar de encuentros con el Deportivo de La Coruña, aunque en su caso entre 1953 y 1957 y después de pasar por Segunda con el Salamanca. José Antonio Minguela, exfutbolista y exentrenador de la Segoviana, recuerda por supuesto a su hermano Luis Mariano Minguela –que militó durante doce temporadas en el Real Valladolid y llegó a ser internacional con la selección española– pero también al coetáneo de este Pablo Gila, que pasó del barrio de San Lorenzo a la élite. La mayor parte de su carrera la desarrolló en Segunda División B (en el Logroñés y la Ponferradina), pero llegó a disputar un partido en Primera. En el Bernabéu en la temporada 1981-1982 y con la misión de frenar al alemán Stielike.
No muchos más encuentros disfrutó Javier Maté, que en esa época pasó por el Castilla y tuvo una aparición testimonial en el Real Madrid antes de incorporarse al Real Burgos, con el que tuvo 1.170 minutos en la máxima categoría. El portero de Aldealengua de Santa María pasó de  ahí al Celta de Vigo, donde militó tres temporadas, una de ellas en Primera y las otras dos en Segunda.
Asier Arranz con la camiseta del Valladolid en un partido contra el Mallorca.Asier Arranz con la camiseta del Valladolid en un partido contra el Mallorca. - Foto: Foto cedida por Asier ArranzTambién era guardameta José Luis Montes, que protagonizó una larga carrera de dieciséis temporadas desde principios de los 80 hasta los 90 en las que defendió los colores del Castilla, Getafe, Alcalá, Real Valladolid –en doce partidos en Primera–,  Deportivo, Hércules, Lorca y Melilla. Falleció en 2013 después de una prolífica vida también en los banquillos. 
Ahí se desempeña aún en la actualidad Pedro Pablo Matesanz, aunque en su caso como delegado del Atlético de Madrid. Este centrocampista nacido en Segovia en 1961, vistió la camiseta rojiblanca durante siete cursos y también las del Recreativo de Huelva y Elche. En este último coincidió durante dos temporadas (entre 1987 y 1990) con otro segoviano, Benito Sánchez, lateral derecho que también estuvo en Primera de la mano del Cádiz, Castellón y Hércules.
El Sporting de Gijón fue, mientras, el lugar de recreo del chañero Alfredo Pascual, defensa que fue homenajeado con un minuto de silencio en El Molinón tras su fallecimiento el 9 de mayo de 2014. En esta década de los 2000 sólo dos futbolistas segovianos han llegado a Primera. Tres con Jorge de Frutos. Se trata de Juan Pablo de Miguel ‘Juanpa’, que contó con 1.772 minutos con el Numancia en la temporada 2004-2005; y Asier Arranz, que jugó 75 minutos con el Real Valladolid en la 2009-2010. El mismo club con el que debutó a principios de los 90 otro segoviano, César Esteban Blanco. Además, Alfredo Santa Elena (Atlético, Deportivo...) y Sergio Postigo (Levante) hunden sus raíces en Yanguas, y García Calvo (Madrid, Atlético, Valladolid...), en Torrecilla del Pinar.


El cromo de Juanpa con la camiseta del Numancia.
El cromo de Juanpa con la camiseta del Numancia.