Menos empleo en Policía, Guardia Civil, Justicia y Sanidad

D. A.
-
Menos empleo en Policía, Guardia Civil, Justicia y Sanidad

El sector público de la provincia se ha reducido en 1.134 puestos desde el inicio de los recortes en 2010. Sólo ayuntamientos y Diputación recuperan parte del empleo perdido desde entonces, mientras sigue cayendo en servicios estatales y regionales

Si los trabajadores son realmente el alma de cualquier empresa o proyecto, la prueba del algodón de la mayor o menor apuesta política por potenciar unos u otros servicios públicos, por encima de los discursos, bien puede estar en la evolución de los recursos humanos que se destinan a cada cual. Las estadísticas oficiales que publica el Ministerio de Política Territorial y Función Pública desde 2002 reflejan que Segovia tenía 11.891 empleados públicos al comienzo de 2019, 760 menos que 17 años antes (-6%). La cifra fue en aumento en los ejercicios posteriores; con altibajos, creció hasta situar el techo de la serie estadística en 13.025 al inicio de 2010, pero meses después empezó un descenso que se agudizó según avanzaba la crisis y los mayores recortes de la historia democrática de España. 
No en vano, Segovia ha perdido 1.134 empleos públicos en esos nueve años (-8,7%), de los cuales 581 corresponden a la Administración estatal (Gobierno), la que más ha reducido su personal (-18,79%). Al comenzar 2019 mantenía 2.510, el 21,10% de los puestos del sector público en la provincia. En la Administración autonómica son 308 menos que en 2010, 5.911 en total (49,70%), con un descenso del 4,95%; y en la Administración local (ayuntamientos de Segovia y otras entidades locales con sus organismos autónomos, así como Diputación), 246 menos (-7,02%) para quedarse con 3.257 (27,38%). No obstante, si la comparación se limita al último año, resulta que tanto la Administración estatal como la autonómica han seguido perdiendo empleos: 90 y 94, respectivamente, pero la local ganaba 18, que sin ser muchos, al menos indican tendencia positiva.
De hecho, el número de empleados de la Administración local va en aumento desde hace cinco años e incluso ya tiene más que en 2008 (2.996, +261), el año en que ‘oficialmente’ se desató la crisis, 2006 (2.660, +597) o 2004 (2.481, +776), ejercicios de plena bonanza económica. En enero de 2010 incluso se registró un pico de 3.503 empleados entre todos los ayuntamientos de la provincia y la Diputación, pero en ese mismo mes de 2014 la cifra ya había caído a 2.912, 591 menos, coincidiendo además durante ese periodo, en 2012, la entrada en vigor de la controvertida Ley de Estabilidad Presupuestaria. Fue la popularmente llamada ley Montoro, que, entre otras cuestiones, introdujo una rigurosa tasa de reposición que limitó la cobertura de puestos por jubilaciones y demás en la mayoría de los casos al 50%.Es decir, que se dejaban vacantes una de cada dos plazas, si bien poco a poco se fue flexibilizando la norma.
Respecto a la estadística de la Administración Pública Estatal, ahí se incluyen todos los empleados de la AdministraciónGeneral del Estado,Fuerzas yCuerpos de Seguridad del Estado (Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil), Fuerzas Armadas, Administración de Justicia y Entidades Públicas Empresariales y Organismos Públicos con régimen específico; y los 2.510 efectivos que se contabilizaban en total al comienzo de 2019 vienen a afianzar una tendencia de recortes prácticamente constante durante los últimos nueve años, hasta alcanzar la citada pérdida de 591 efectivos desde 2010, aunque no todas las áreas se han visto afectadas por igual.
De hecho, es el personal de Fuerzas Armadas asignado a Segovia el que acapara la mayor pérdida de empleados públicos del Estado en estos últimos nueve años, al bajar de 869 efectivos en 2010 a 590 en 2019 (-279); aunque algo se ha recuperado, ya que el mínimo de la estadística se registró en 2014, con 494 al inicio de ese año.
menos policía y guardia civil. La evolución del personal de Fuerzas yCuerpos de Seguridad del Estado ha llevado un ritmo algo diferente. En 2006 se contabilizaban en Segovia 693 policías y guardias civiles que se elevaron a 731 en 2010, pero no fue ese año el que marcó el punto de inflexión, a diferencia de otras áreas, sino que la cifra siguió creciendo hasta alcanzar los 790 agentes en Segovia en 2012; incluyendo, eso sí, tanto efectivos en la reserva o en segunda actividad de Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía, respectivamente, como en formación o prácticas, ya que la estadística del Ministerio sólo refleja el dato global. Pero esa cifra ha ido cayendo desde entonces, en cualquier caso, con una pérdida acumulada que ya supera el centenar de agentes en los últimos siete años, al contabilizarse 683 al comienzo de 2019, 107 por debajo de los citados 790 de 2012; es decir, un 13,54% menos.
Siguiendo con la evolución del empleo ligado a la Administración estatal, el recorte ha sido menor en Justicia. La estadística del Ministerio computa dentro de esta área el número total de efectivos tanto de las Carreras Judicial y Fiscal como del personal funcionario y laboral, sin distinguir unos de otros, y sumaban un total 202 en el primer año de la estadística, 2002; bajaron a 185 en 2004, siendo una etapa de crecimiento económico, y aumentaron poco a poco hasta alcanzar los 227 en 2012, en plena crisis, coincidiendo así su máximo estadístico en el mismo año que el de las Fuerzas yCuerpos de Seguridad del Estado, si bien después el recorte en Justicia ha sido menor y con altibajos: 220 en 2014, 216 en 2016, 223 en 2018 y al comienzo de 2019, 215, un 5,28% por debajo del techo de 2012.
En cuanto al personal adscrito a la Administración de la Comunidad Autónoma, es con diferencia el más numeroso al concentrar el 49,7% de todos los empleados públicos de Segovia, aunque también se ha ido reduciendo desde que en 2009 se situó su techo en 6.224 efectivos, hasta acumular la pérdida de 313 desde entonces (-5,02%). 
Casi un tercio de los empleados de la Administración autonómica son de Sanidad, 1.840, cifra que bien puede interpretarse tanto en positivo como en negativo.Por un lado, son más de los que había en 2006, 1.815, siendo ese un año de crecimiento. De hecho, aumentaron hasta 1.922 en 2008 y 1926 en 2011, pero el descenso ha sido constante desde entonces, hasta alcanzar la supresión de 86 puestos y acumular así una caída del 4,46% y quedarse en los citados 1.840.
Claro que en términos porcentuales el descenso ha sido mayor entre el personal al servicio de la Universidad de Valladolid, aunque también ofrece interpretaciones en positivo y negativo. Llegaron a ser 237 efectivos en 2010 y sufrieron un recorte del 14,76% hasta quedarse en 202 al inicio de 2018, pero han recuperado algo en el último año hasta situarse en 213, que ya son tres más de los que había en 2008.
más mujeres que hombres. En la distribución de los empleados públicos por sexos, bien puede llamar la atención que haya más mujeres que hombres.Si se observa la última Encuesta de Población Activa, ellas son el 42,72% de las personas que están en edad y disposición de trabajar, pero ocupan el 56,47% de los puestos de las administraciones (6.716 frente a 5.175), y su peso no ha dejado de crecer en los últimos años. De hecho, la estadística de 2010 aún reflejaba cifras más o menos parejas (6.429 hombres y a 6.596 mujeres), pero ellas han predominado desde entonces en la incorporación de nuevo personal.
La mayoría femenina más amplia, como cabría suponer, está en las instituciones sanitarias, donde las mujeres ya ocupaban el 70,69%% de los puestos en 2010 y ese porcentaje ha crecido hasta el 77,93% en 2019. Pero también destaca su prevalencia en Justicia, con dos mujeres por cada hombre (66,44%). 
Las mayores desproporciones por sexos y áreas se producen sin embargo a favor de ellos: en las Fuerzas Armadas las mujeres sólo ocupan el 14,40% de los puestos y en las Fuerzas yCuerpos de Seguridad del Estado aún menos, el 11,42%, pese a haberse reducido la brecha en estos colectivos que no dejan de ser los más masculinizados desde siempre.Y eso que la brecha se ha reducido, ya que en 2010 ellas aún representaban sólo el 7,11% de los policías nacionales y guardias civiles.
En los ayuntamientos y la Diputación, mientras, las mujeres ya han protagonizado el vuelco: en 2010, el año en que se produjo el máximo estadístico de empleados de Administración Local en Segovia, se contabilizaron 1.935 hombres y 1.568 mujeres, 55,24% frente a 44,76%, pero ya en 2012 se igualaron las cifras (1.556 por 1.511) y se han mantenido proporciones en esa línea hasta que la estadística del inicio de 2019 ha terminado reflejando una remontada que se veía venir, con 1.587 hombres (48,73%) frente a 1.670 mujeres (51,27%). 
Pero, independientemente de la distribución del personal por sexo, la prueba del algodón a la apuesta política por los servicios públicos indica que las administraciones, sobre todo la central y la autonómica, casi no han dejado de perder empleo en los últimos nueve años.

Menos empleo en Policía, Guardia Civil, Justicia y Sanidad
Menos empleo en Policía, Guardia Civil, Justicia y Sanidad