TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


El mejor

20/05/2020

Aunque los argentinos digan muchas cosas, esto no lo dice un cualquiera, sino uno que es seleccionador nacional: «Messi es el mejor jugador de la historia». Scaloni, aquel estupendo pelotero que anda 'de gira' informativa por España conmemorando aquella Liga que ganó el Deportivo hace 20 años, da su opinión y Argentina se vuelve a abrir en dos como si una falla a muchos metros de profundidad reventase de Salta a Ushuaia.

Aprendí la mejor forma de zanjar estos debates de una encuesta al viejo Valentín, el gruñón oficial del pueblo:

- ¿Cuál es tu comida favorita?

- Los higos.

- ¡No jodas! -le dijeron-. Habiendo chuleta, jamón, pastas y arroces, un buen pescado a la brasa…

- ¿Me has preguntado por mi comida favorita o por la tuya?

Cuando te pregunten por «el mejor jugador de la historia», inventa algo difícil de encajar. Responde «Munitis», «Puñal», «Toquero» o «Cascarino». Descoloca a quien te haga elegir: sobre gustos nunca hubo nada escrito… pero él, en el fondo, busca que tu nombre coincida con el suyo.

Ahora bien, ese debate es completamente venenoso en Argentina, donde el maradonismo ha negado históricamente todo lo que Messi ha conseguido: más goles, más asistencias, más títulos y muchísima más continuidad que El Diego. Allá donde Scaloni se la juega con sus declaraciones, en el país de los callejones oscuros, sostienen que el Mundial del 86, con el golazo y la trampa, basta para que Maradona esté siempre por encima de todo. Si ni siquiera los datos objetivos han movido al tozudo argentino de su idea, mucho menos lo hará la opinión de 'sólo' un técnico nacional.