El sector cunícola se recupera y mejora su producción en CyL

P. Velasco
-
Una de las granjas de conejos de las más de 200 que existen en la Comunidad y que se ha convertido en uno de los sectores más modernizados a nivel nacional - Foto: Patricia González

Castilla y León se consolida como la segunda comunidad con mayor producción por detrás de Cataluña debido a la modernización de sus granjas, muchas de ellas de nueva creación

El sector cunícola de la Comunidad parece haber dicho adiós a la crisis que atravesaba en 2017 con el descenso de los precios del conejo. Una mejor situación que ha repercutido en un aumento de la producción a nivel regional, que la sitúa como la segunda Comunidad con un mayor número de toneladas de esta carne por detrás de Cataluña, aunque acerca posiciones. Pese a estas buenas perspectivas, desde las organizaciones agrarias reconocen que se ha «regulado el mercado» pero la rentabilidad en las granjas castellanas y leonesas no es mayor, porque hay menos oferta. «Además de haber reducido el censo de reproductoras se ha bajado la productividad de las granjas, donde ha habido brotes de enfermedades, lo que ha repercutido en un aumento de los precios», destaca Jaime Sanz, responsable de cunicultura en la UCCL. 
Castilla y León registra un 22 por ciento de la producción cunícola nacional, por detrás de Cataluña (25%) y al mismo nivel que Galicia (22%). Además, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Agricultura, es la única región que vive un ligero incremento de la producción del 4,57 por ciento, al subir de las 1.028 toneladas en 2018 a las 1.075 actuales. En la actualidad existen unas 200 granjas, muchas de ellas de nueva creación, como asegura Sanz, y el precio del conejo está a 1,85 euros por kilo.
«A nivel nacional no estamos mal. España se ha convertido en el primer productor a nivel europeo, pese a haber perdido un 30 por ciento de la producción», señala el responsable de UCCL, que apunta también que mientras Castilla y León ha aumento el número de explotaciones «porque son de nueva creación y con unidades productivas más grandes», Cataluña ha bajado el censo y las granjas porque era «un sector muy envejecido en el que no existe relevo generacional».
Precisamente la buena situación de las granjas de la Comunidad, más tecnificadas y modernas, que cuentan con refrigeración en verano y calefacción en invierno para llegar a una producción más continua, convierten a este sector en Castilla y León como uno de los más importantes pese al descenso del consumo, a nivel europeo en general, de la carne de conejo. «El consumo está en retroceso y por tanto la producción también, aunque se ha desplazado del Levante al interior», aclara Jaime Sanz.
María Jesús Martín, productora de conejos en Nieva (Segovia), confirma la mejoría en el sector, con un precio que «está bien», aunque reconoce que los problemas con los medicamentos están ralentizando la producción y ocasionan «muchos problemas en la granja». Martín mantiene en la actualidad una nave con 700 madres y produce entre 3.200 y 3.400 conejos al año. «Trabajo yo sola por lo que antes, que tenía casi mil madres, me dedicaba prácticamente 24 horas únicamente a esto», explica la segoviana, que ahora ha decidido experimentar con otras vías de negocio como el vino.
De momento, el sector cunícola de la Comunidad aguanta el descenso del consumo, incluso Castilla y León será en pocas semanas la sede española del congreso nacional en el que se presentarán las últimas investigaciones sobre el conejo.