UGT exige más inspección a los "cuatreros" empresariales

SPC
-

Evelio Angulo niega que la Comunidad pierda competitividad por la labor inspectora y espeta a Cecale que "el que algo teme algo debe"

UGT exige más inspección a los “cuatreros” empresariales - Foto: mir_ical

El sindicato UGT en Castilla y León exigió hoy más efectivos para la Inspección de Trabajo en la Comunidad y su coordinación con las actuaciones contra el fraude fiscal de la Seguridad Social y del Seprona para acabar con una situación generada por la falta de recursos que aprovechan empresarios que son unos “verdaderos cuatreros” que defraudan al conjunto de los ciudadanos.

El vicesecretario general del sindicato, Evelio Angulo, y el secretario general de Política Sindical y Empleo, Raúl Santa Eufemia, denunciaron hoy las "innumerables" carencias que sufre la Inspección de Trabajo y Seguridad en Castilla y León, en medios, recursos humanos y materiales, que “deriva de la poca importancia real que los poderes políticos dan a esta materia”.

Angulo cargó contra las prácticas “insolidarias” de muchos empresarios en sectores como la hostelería, el telemarketing o el transporte de mercancías, que solo ofrecen “empleos basura”, sin control horario y sin cotizar a la Seguridad Social lo debido. “Son verdaderos cuatreros que defraudan a Hacienda y al conjunto de los ciudadano”, dijo.

Evelio apostó por coordinar todos los recursos inspectores de la Comunidad y el Estado ante la “ardua tarea” a la que tienen que hacer frente y expresó su preocupación por el mensaje que está enviando la patronal Cecale, al afirmar que Castilla y León pierde en competitividad y atractivo para la inversión por la labor inspectora laboral y fiscal. “El que algo teme algo debe”, sentenció al respecto.

El dirigente sindical cargó también contra la patronal por incumplir el acuerdo de subidas salariales y recordó que Castilla y León está por debajo de la media nacional y fue la segunda autonomía con un menor aumento del coste salarial en el tercer trimestre del año. Asimismo, constató que Castilla y León es “perfectamente competitiva” con una industria que tiene un peso en el PIB en torno al 19 por ciento.

Por su parte, Raúl Santa Eufemia exigió más presencia de los inspectores en los centros de trabajo y “rapidez” en la actuación inspectora y menor tiempo de resolución en materias especialmente sensibles para los intereses de los trabajadores.

Santa Eufemia repasó los datos conocidos la semana pasada de la labor inspectora en la Comunidad, hasta octubre de este año, y mostró su preocupación por un aumento del 15,3 por ciento del número de infracciones, y del 16 por ciento en las cuantías de las sanciones, hasta los nueve millones de euros.

El secretario uegetista lamentó que solamente en el área de tiempo de trabajo (jornada, registros y horas extras), las infracciones aumentaron un 37,3 por ciento. En este sentido, denunció el incumplimiento generalizado del control horario nueve meses después de su entrada en vigor y el falseamiento de los datos que se facilitan.

Santa Eufemia denunció que estas situaciones repercuten aún más en sectores muy castigados por la precariedad laboral, como el comercio, la hostelería, la limpieza, el telemarketing o el transporte de mercancías. Sectores en los que sólo uno de cada diez contratos que se firman es indefinido en los últimos 20 años; una de cada cuatro asalariados tiene un contrato temporal; donde en los últimos cinco años se elevó cinco puntos porcentuales la temporalidad; y uno de cada cuatro contratos tiene una duración de siete días o menos.