El Congreso aprueba el reparto de los escaños del hemiciclo

Agencias
-

La Mesa acepta la creación del nuevo Grupo Plural y certifica la división del Mixto. La Cámara funcionará con 10 grupos parlamentarios, lo que supone un récord nunca gestionado

El Congreso aprueba el reparto de los escaños del hemiciclo - Foto: Eduardo Parra

La Mesa del Congreso ha aprobado este lunes el reparto de los escaños del hemiciclo que han acordado los grupos parlamentarios salvo Vox, que ha votado en contra. Según ese diseño, PP, Vox y Ciudadanos compartirán el tercio que queda a la derecha de la Presidencia de la Cámara, mientras que Unidas Podemos, PNV y ERC se quedan la parte central.

Esta distribución de escaños ha podido ser aprobada tras definirse previamente el número definitivo de grupos parlamentarios que funcionarán esta XIV Legislatura, 10 con la autorización del Grupo Plural que ha dividido el Mixto. La Mesa de la Cámara ha querido aprobar este mapa en su última reunión del año ante la posibilidad de que finalmente se celebre el debate de investidura esta semana o la próxima.

Según el diseño aprobado, el PP mantiene su lugar tradicional en el flanco que queda más a la derecha del Salón del Plenos y con su presidente Pablo Casado, y la dirección del grupo parlamentario en la primera fila. Por tanto, el presidente del Gobierno seguirá teniendo justo enfrente al jefe de la oposición.

A la misma altura que Casado, pero al otro lado de la fila de ese tercio de la derecha, se situará el líder de Vox, Santiago Abascal, acompañado por una pequeña parte de la dirección del grupo, ya que el grueso de los sus diputados se repartirán por las filas inmediatamente superiores y el denominado gallinero tanto del quesito derecho como del central.
Vox denuncia cómo los demás grupos se han puesto de acuerdo en un "frente de todos contra Vox" para tratar de "diluirlos" en el salón de plenos. Lo que ha ocurrido en la reunión de la Mesa ha sido calificado de "cacicada" por el portavoz del grupo parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, puesto que el dibujo con la distribución de los escaños se había pactado antes por los demás grupos sin contar con la formación encabezada por Santiago Abascal.
Ha recordado que en la anterior legislatura, cuando sus diputados fueron enviados al "gallinero" del hemiciclo se argumentó que se trató de una decisión unánime de la Mesa, donde no estaba Vox.

Ahora Vox sí cuenta con un representante, Ignacio Gil Lázaro, y se les ha dicho que se trata de un acuerdo que deben alcanzar los grupos.

No obstante, Espinosa de los Monteros ha señalado que a los españoles "les da igual dónde se sienten los diputados" y "les trae completamente al fresco cómo se distribuyan sus oficinas". Pero sí ha censurado la actitud del PP, porque prefiere pactar con el PSOE para "dejar en posiciones de privilegio a los separatistas y la izquierda más radical y buscar una manera de diluirnos en el hemiciclo", y ello en vez de "trabajar codo con codo con Vox en la defensa de los valores que nos unen".

 

Ciudadanos, incrustado en medio de Vox

Y en medio de los 52 diputados de Vox se ha abierto un hueco para incluir a los 10 de Ciudadanos, repartidos en tres filas y con su portavoz, Inés Arrimadas, en la tercera fila detrás del Gobierno.

De su lado, el PSOE mantiene su lugar tradicional a la izquierda del Salón, mientras que Unidas Podemos volverá a compartir el sector central con los diputados de formaciones nacionalistas, independentistas y regionalistas.

En concreto, en primera fila se situarán a la izquierda los máximos dirigentes del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos y a la derecha parte de los seis del PNV con su portavoz, Aitor Esteban, justo encima del banco azul. A partir de la tercera, detrás de los nacionalistas vascos y también con salida al pasillo para Gabriel Rufián, se colocarán los trece representantes de ERC.

Bildu, por su parte, se quedará detrás de Unidas Podemos mientras que el nuevo Grupo Plural irá a parar a las últimas filas del hemiciclo, lo que se conoce como el gallinero.

 

El Grupo Plural

La Mesa del Congreso ha aceptado la constitución del Grupo Plural que han propuesto ocho partidos minoritarios como fórmula para poder huir del Grupo Mixto, de forma que este quedará dividido en dos y ambos podrán realizar su labor parlamentaria de forma más operativa.

La decisión de la Mesa del Congreso sigue la recomendación de los letrados de la Cámara, que no vieron obstáculo en la constitución de este nuevo grupo, el décimo que funcionará esta legislatura, una cifra nunca alcanzada hasta ahora.

Este nuevo Grupo Plural nace con un total de 15 diputados, lo que hace innecesario cumplir cualquier otro requisito de porcentaje de voto. En concreto, estará formado por los siete de Junts (el octavo, Jaume Alonso Cuevillas, aún no ha tomado posesión al no poder acudir a la sesión constitutiva del pasado día 3); los tres de la coalición Más País-Equo-Compromís; los dos de la coalición CC-NC, y los representantes de Bloque Nacionalista Galego (BNG), Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Teruel Existe, uno de cada uno.

Su portavoz titular será la cabeza de lista de Junts, Laura Borràs, como formación mayoritaria, y tendrá como adjunto a Néstor Rego, del BNG. Eso sí, los cargos irán rotando mensualmente porque en la práctica el grupo funcionará como otro Mixto.
Y es que los promotores de este nuevo Grupo Parlamentario Plural vienen insistiendo en que esta alianza no es ideológica y que solo se constituye "con criterios operativos": "El objetivo de este grupo es garantizar los derechos de los millones de electores y la operatividad del trabajo de los diputados y diputadas, así como de la cámara", remarcan.
Una vez autorizada la nueva formación parlamentaria, el Grupo Mixto recogerá al resto de diputados no adscritos en ningún otro. De entrada ahí estarán los dos diputados de la CUP, que declinaron participar en estas negociaciones, así como los dos de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y el de Foro Asturias, que al haberse presentado a las elecciones en coalición con el PP no contaban con el visto bueno de los letrados para crear un grupo paralelo. Eso sí, después podría haber movimientos para equilibrar ambas formaciones parlamentarias.