scorecardresearch

UCCL, la mayor organización en su crisis más profunda

A.M.
-

UCCL se aferra al silencio tras la dimisión de su presidente, Juan Manuel Palomares· La Comisión Ejecutiva ha quedado descabezada y solo con cuatro de sus diez miembros

José Manuel Palomares, a la izquierda, junto al coordinador de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, en 2018. - Foto: Ical

Los cuatro miembros que permanecen en la Comisión Ejecutiva de la Unión de Campesinos de Segovia-UCCL, de un total de diez que la integraban tras el VIII Congreso Provincial, hace cuatro años, se han aferrado al silencio después de haberse desencadenado una crisis tras la dimisión del presidente  Juan Manuel Palomares Herranz y de la mitad de los vocales. Ya había dimitido, en septiembre del año pasado,  José Julio Pascual, responsable de la Cooperativa  Glus, dependiente de esta organización, con unos 860 socios y presta a todos ellos un abanico de servicios, como distribución a domicilio de gasóleo B,  gasolineras,  asesoramiento técnico agrario y fertilizantes.

De esta crisis han salido, además de Palomares, José Manuel Bermejo, César Acebes, Rosa Arranz (presidenta de Inciativa Social de Mujeres Rurales) y Álvaro Pajares Díez.   Permanecen en la Comisión Ejecutiva Francisco Javier Esteban Alonso, secretario; Fernando de la Fuente González, Rafael Alonso Pescador y Amador Álvarez de Frutos. 

Natural de Balisa, de 53 años, José Manuel Palomares es agricultor de secano. Su experiencia le ha permitido vivir los cambios producidos por la Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea en la Agricultura Española. Está vinculado con UCCL desde hace15 años.

La ausencia de explicaciones de lo que va a suceder en el futuro no solo afecta a las preguntas que ha realizado este periódico, al que le han pedido «paciencia», para dar una respuesta de la situación en la que se encuentra la principal organización agraria de la provincia de Segovia y una de las de mayor estructura de Castilla y León, sino también a otros miembros de la organización que cuenta con representación en órganos de dirección.  

Unión de Campesinos de Segovia-UCCL, perteneciente a Unión de Uniones, ganó las últimas elecciones en la provincia, el 11 de febrero de 2018, con 1.178 votos, un 51,78%; frente a Asaja, con 755 votos (33,19%) y UPA-Coag, con 301 (13,23%). Sin embargo, en la Comunidad autónoma la tendencia es diferentente ya que Asaja fue quien ganó estos comicios, con un 42,31% de los votos, seguida de UPA-Coag, con el 30% y de UCCL, con el 25,97%, según informó en su momento quien era la consejera de Agricultura, Milagros Marcos.

Quienes han dimitido tampoco quieren hablar, al menos ahora, otra cosa sería si se mantiene la situación actual de hermetismo por quien se ha quedado. Comenzando por Juan Manuel Palomares entre el grupo de dimisionarios hay acuerdo para   no hacer comentarios ni explicar su salida que, según han reconocido algunas fuentes próximas a la organización, podría haber sido traumática. 

El próximo paso sería la convocatoria de una reunión del Comité Provincial,  el máximo órgano de dirección entre congresos. Se le considera un «espacio de encuentro, debate y decisión de los temas que atañen a la organización», aunque tampoco había sido informado ultimamente de estas dimisiones. 

En él están representadas todas las comarcas a través de los delegados comarcales, además de la Comisión Ejecutiva, las juntas rectoras de Glus I y Mesenor, los presidentes de las Cooperativas Tierra de Pinares, Duratón, Entresierras y El Justar; el consejo de administración del Grupo Asesor Agrario, la presidenta de Ismur, los responsables sindicales de los sectores de producción, los responsables de las Comisiones de Garantías y de Economía y los responsables de las áreas de trabajo consolidadas.

Deberá ser el Comité Provincial quien decida si se nombra una gestora para dirigir la organización, hasta la celebración del congreso provincial, que corresponde celebrarlo de forma ordinaria en diciembre, al cumplirse los cinco años del anterior, en 2017, cuando salió elegido el que era hasta entonces coordinador provincial, Juan Manuel Palomares, aunque ese cargo desapareció en la nueva distribución de los órganos de gobierno. 

Entre sus últimas reivindicaciones, Unión de Campesinos de Segovia-UCCL, junto con el resto de Uniones de Campesinos de todas las provinciales de Castilla y León salieron a la calle en Valladolid, el 27de agosto, como medida de presión para intentar que el ministro de Agricultura, Luis Planas, reconsiderara su propuesta de agricultor activo. 

Asimismo, la organización agraria se sumó a la manifestación que se celebró en la capital, el 26 de septiembre, junto a otros colectivos, bajo el lema: 'Por una sanidad pública y de calidad para el medio rural',  exigiendo la retirada de la reorganización del sistema sanitario en los pueblos,  poniéndose a disposición de la Consejería de Sanidad para que, «partiendo de cero, se aborde una reorganización en la que se implique a todos los afectados,  dando solución a los problemas reales de las personas de la provincia».