Victoria Lafora


Menos lobos

El miedo a Vox ha llenado las urnas de papeletas y los ciudadanos han acudido de forma masiva a los colegios electorales para evitar que la suma de las tres derechas gobierne. Es una noticia muy positiva que un partido de extrema derecha, folklórico, antiguo, machista y xenófobo, no se haya convertido en la tercera fuera de un país de la Europa democrática. 
Pedro Sánchez va a poder elegir los compañeros de viaje de esta legislatura y puede que, incluso, no necesite a los independentistas en una segunda vuelta de la investidura donde sus escaños y los de Podemos suman más que los de PP, Ciudadanos y Vox. 
Ciudadanos pisa los talones al PP que ha sacado los peores resultados de su historia y va a aprovechar esta legislatura para convertirse en la principal fuerza de la derecha. Esta opción reforzaría la pretensión de Albert Rivera de marcar un "cordón sanitario" y asentará definitivamente a un partido -que empezó siendo socialdemócrata- en el espacio conservador. 
En Cataluña, Esquerra Republicana ha ganado ampliamente a Puigdemont y Torra. La subida de votos del PSC demuestran que la sociedad catalana empieza a mostrar síntomas de cansancio ante el espectáculo cotidiano de los dirigentes de la Generalitat. Y que la política de distensión y de diálogo está funcionando para reducir el clima de crispación en la sociedad catalana. 
El PNV gana claramente en Euskadi, pero no deja de ser preocupante la subida, importante, de Bildu que pasa a tener cuatro escaños. Dado que su participación en la vida parlamentaria es escasa pueden contribuir a montar el espectáculo en batallitas con Vox. 
El gran batacazo, sin paliativos, lo ha protagonizado el Partido Popular. Ni en sus peores pesadillas podía imaginar Pablo Casado y su equipo que no iban a llegar a 70 diputados. El giro a la derecha de sus propuestas ha dejado el centro en manos de Pedro Sánchez. Es posible que, antes de las elecciones municipales y autonómicas, nada se mueva en la sede de Génova. Pero, si los resultados se repiten en mayo, Núñez Feijóo podría hacer las maletas y aparecer en Madrid. 
Queda por ver si Pedro Sánchez, con los buenos resultados obtenidos, mantiene su oferta de incorporar a Podemos en el Gobierno. Pablo Iglesias ha conseguido remontar los malos pronósticos de las encuestas pero su intención de dar el "sorpasso" al PSOE es cada vez más improbable. Iglesias se ve como vicepresidente; ello ayudaría a consolidar su liderazgo puesto en cuestión por las batallas internas de la formación morada donde no queda ni uno solo de los dirigentes que dejaron la universidad para hacer política. 
Coalición Canaria, con Ana Oramas a la cabeza, consigue otro escaño merced a su intenso trabajo en la Carrera de San Jerónimo, donde ella sola ha conseguido situar a las islas en Madrid. 
Los españoles le han dado más de millón y medio de votos más a la izquierda y queda por ver con quien pacta Sánchez.