scorecardresearch

La mayoría de ingresados de Segovia tiene al menos una dosis

D. A.
-

Sanidad subraya que la cantidad de ingresos sería «muy superior» si no estuviera avanzada la campaña de vacunación, aunque el repunte de contagios está evidenciando el riesgo de escape inmunitario y la baja vulnerabilidad de los jóvenes

Imagen de archivo. - Foto: Ical

Que ninguna de las vacunas contra el coronavirus garantiza una inmunidad del 100% se sabe desde el principio. Funcionan, protegen en un alto porcentaje, pero no son infalibles. Reducen los síntomas aunque se produzca el llamado escape inmunitario. Y si uno acaba siendo la excepción que confirma la regla, por tanto, en teoría debe tener en cuenta que si no hubiera estado vacunado, habría sido todavía peor.

Esa efectividad de las vacunas se supone que está siendo clave para que los jóvenes destaquen como clara mayoría entre los contagiados, al tiempo que estos, al ser menos vulnerables, presentan menos riesgo de desarrollar síntomas que les lleven al hospital. Y en estas circunstancias, entre quienes sí están terminando ingresados, resulta que son mayoría aquellos que ya tienen al menos una dosis, o incluso la pauta completa en algunos casos. 

Sucede en Segovia y en el conjunto de la Comunidad, aunque lo normal sea que ninguno de los vacunados llegue a la UCI si no es por presentar otras patologías previas más allá de la covid. Las autoridades sanitarias advierten en ese sentido que los síntomas que manifieste el infectado siempre serán mucho más severos, y por tanto tendrán pronóstico más grave, en caso de no haber sido inmunizado ni parcialmente. 

Sanidad ofrece a diario datos básicos como la evolución del número de hospitalizados, entre otros, pero sin llegar a detalles como cuántos están vacunados y cuántos no, de ahí que este artículo se centre en una estadística facilitada a petición de este periódico y actualizada hasta el miércoles. Y en el hospital de Segovia, de los once pacientes covid que había ingresados en planta ese día, con edades entre 28 y 89 años y una media de 56, cuatro recibieron la primera dosis antes de contagiarse y dos la pauta completa, según la información trasladada a El Día por el gerente de Asistencia Sanitaria, Jorge Elízaga. Respecto a los cinco sin dosis, «uno de ellos tiene 28 años, así que no había llegado a ser citado para vacunarse, mientras que los otros cuatro no se vacunarían en su momento por distintas razones», señaló, sin entrar en detalles ni valoraciones sobre si pudiera haber una motivación negacionista, circunstancias personales de salud o de otra índole que les llevaran a tal situación.

En cuanto a los cuatro pacientes covid de Segovia en UCI, dos tenían una dosis y uno la pauta completa, «pero este último es un caso especial porque presenta una patología pulmonar importante», matizó Elízaga. El que se contagió sin estar vacunado, por su parte, tiene más de 50 años pero no le dio tiempo de acudir al llamamiento porque ya lleva ya dos meses ingresado, desde el 23 de mayo.

La muestra total de pacientes covid que presentaba el hospital segoviano el miércoles, con un total de 15 entre los citados 11 de planta y 4 de UCI, podría considerarse pequeña en principio para sacar conclusiones, pero lo cierto es que, respecto a los pacientes en planta, no difieren demasiado de los resultados del análisis de la estadística facilitada el martes por la Consejería de Sanidad respecto el conjunto de la Comunidad, ya sobre una muestra de 415 pacientes, con 355 en planta y 60 en UCI. De hecho, coincide en ambos casos el porcentaje de ingresados en planta con una dosis o con dos, un 54%, si bien a nivel regional eran un 41% con pauta completa y un 13% con primeras dosis frente a un 18% y un 36%, respectivamente, a nivel provincial. 

No obstante, en UCI sí que hay diferencias, al pasar de un 75% de pacientes con una dosis (50%) o con dos (25%) en el hospital de Segovia a un 33% en el conjunto de los hospitales públicos de Castilla y León. Y lógicamente, una muestra de 60 pacientes críticos a nivel regional siempre va a ofrecer conclusiones más fiables, o menos desvirtuadas, que una muestra de sólo cuatro a nivel provincial.

La estadística regional del perfil de los hospitalizados la resumía el pasado martes la consejera de Sanidad, Verónica Casado: «Respecto a los pacientes en planta, el 62% son varones con una media de 56,9 años. El 41% de los ingresados en planta estaba completamente vacunado y el 13% había recibido una dosis. Y en cuanto a los pacientes críticos, el 66% son varones con una media de edad de 51 años», resumió. Asimismo, «de todos los ingresados en críticos (60), sólo 10 tenían la pauta completa y el 67% del total no estaban ni con primera dosis. Es decir, que estar vacunado previene la enfermedad, al menos de la que tiene peor pronóstico», incidió.

Casado recordó además que la obesidad, la hipertensión o patologías respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) «son factores de riesgo que presentan nuestros ingresados». «Entre los factores de riesgo de mala evolución de la enfermedad, la obesidad seguía siendo predominante en los pacientes ingresados en críticos», precisó, mientras «la hipertensión y la diabetes también aparecen como factores de riesgo». 

El tiempo medio de estancia en UCI se situaba a mediados de esta semana en 20,5 días, por lo que el paciente que más tiempo lleva ingresado en Segovia la superaba con creces tras haber superado ya los dos meses, pero el martes advertía también Casado que el que más tiempo llevaba en Castilla y León ya contabilizaba entonces casi cuatro, 113 días.

En cualquier caso, como apunta el gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia, en olas anteriores, cuando no había vacunas o habían llegado a mucha menos población, el porcentaje de personas que daban positivo y acababan en el hospital se situaba en torno al 10%. Ahora son menos del 3%, «aunque también es cierto que la población contagiada en esta quinta ola es más joven» y por tanto menos vulnerable.

«La vacunación protege de tener una enfermedad grave si nos contagiamos, pero no es eficaz al 100%», incidía a su vez Casado. «Algunas personas pueden desarrollar enfermedad grave, de ahí la importancia de bajar el número de contagios cuanto antes, porque siempre habrá un escape inmunitario. Pero estamos viendo que todas las vacunas protegen, independientemente del fabricante, y si no hubiéramos tenido las vacunas, probablemente esta quinta ola fuera la peor de todas las que hemos tenido».

Por otro lado, de los últimos 125.000 contagios notificados en Castilla y León, con actualización de datos facilitada el martes, 3.265 correspondían a personas con pauta completa de vacunación; es decir, en torno a un 2%. «La vacunación, por tanto, protege claramente, ya que en tasas de contagio como las actuales, sin las vacunas, el número diario de contagios sería mucho mayor, pero aun así sabemos que hay un 8 o un 10% en los que la vacuna no nos protege, y también sabemos que hay personas mayores que su dintel de inmunidad disminuye con los años. Los tenemos que proteger, y lo tenemos que hacer no contagiándonos nosotros y no contagiándoles a ellos.