scorecardresearch

Luquero: "El momento es esperanzador a pesar de la pandemia"

David Aso
-

Vive su etapa más extraña desde que entró en el Ayuntamiento como concejala en 2003. En plena pandemia, con "las mejores expectativas económicas en décadas". "Con la ilusión de siempre", pero sin descartar la posibilidad de dejar pronto la Alcaldía.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, durante la entrevista concedida a El Día de Segovia. - Foto: Rosa Blanco

DESTACADOS

 

"En un año marcado por la pandemia, los proyectos empresariales y los fondos europeos nos ofrecen las mejores expectativas económicas en décadas"

 

"Las empresas tienen prisa por el desarrollo de Prado del Hoyo y nosotros también"

 

"No quiero que nadie herede lo que yo. Es decir, que quien herede, tenga todas las cuentas saldadas"

 

¿Se ampliará el área de tráfico restringido este mandato? "Lo intentaremos. La intención era haberlo hecho antes de la pandemia"

 

(Pérdida de la Base Mixta) "Ahora ya se habla de ocho o diez años. Y ya veremos, diría yo… Dejémoslo estar de momento"

 

¿Seguirá siendo alcaldesa en marzo o abril? "Ya veremos. No tengo la bola de cristal. ¿Con todos los retos que tiene la ciudad nos ponemos a elucubrar?"

 


 

Queda menos de año y medio para terminar el mandato y muchos proyectos por delante, unos viejos que no acaban de rematarse, otros nuevos muy prometedores, y todo en medio del mayor drama sanitario del último siglo, que ha derivado en una crisis económica extraña como ninguna. Precisamente por la parte económica, la iniciativa privada está brindando oportunidades absolutamente claves para el futuro, caso de la futura área industrial de Prado del Hoyo con el proyecto que abandera Drylock (planta de envases biosostenibles y plataforma logística con 300 empleos directos y un millar de indirectos), el puerto seco que promueve la patronal FES para revitalizar el transporte ferroviario de mercancías, nuevas empresas que valoran asentarse allí… Sin olvidar que ya en mayo se aprobó también un plan urbanístico para facilitar la acogida de un parque de medianas superficies al lado del Luz de Castilla.

 

Antes de entrar en balance del año que acaba y perspectivas para el que empieza, ¿algo que decir sobre el apagón del sábado? A finales de octubre ya hubo uno importante en el centro, otro el 11 de noviembre y este último, el más serio de todos, que afectó también a municipios del alfoz…

Lo primero que hay que transmitir a la ciudadanía es tranquilidad, y la primera que debiera entrar en esa dinámica es la propia empresa responsable del suministro eléctrico (Unión Fenosa). Tras la avería del sábado pedí al concejal de Obras, Miguel Merino, que organizara un encuentro para recibir las explicaciones y realizar propuestas de mejora. El mismo lunes tuve esa oportunidad y tras recibir las explicaciones técnicas solo pudimos trasladar nuestro interés por que se sigan renovando las instalaciones para que el mantenimiento sea el mejor. Una vez que Unión Fenosa nos ha dado esas garantías, lo que pedimos fue mejorar la comunicación con el Ayuntamiento. Por un lado, que nos informen con más detalle de las averías para poder hacer de canal informativo con la ciudadanía; y por otro lado, que esa información sobre el origen de las averías nos ayude a delimitar zonas afectadas y a evaluar posibles averías posteriores en el alumbrado público.

 

En otro año de pandemia, con una crisis económica extraña como ninguna, resulta que surgen oportunidades de crecer con nuevos proyectos empresariales y fondos europeos…

Ha sido un año marcado por la pandemia y aún hoy ya estamos viendo que tenemos que andar con mucha cautela, pero con los procesos de vacunación hemos vuelto a la vida, y es también un momento esperanzador, con expectativas muy interesantes, sobre todo, desde el punto de vista industrial. La oportunidad del desbloqueo de Prado del Hoyo es clave, hemos sentado las bases de ese desarrollo urbanístico con el proyecto de las seis empresas que pretenden implantar en Segovia la fábrica de envases biodegradables y el centro logístico; también está el proyecto de crecimiento específico de Drylock; y está todo lo que tiene que ver con el puerto seco, que va a ser fruto de la cooperación entre el tejido privado, evidentemente, y las administraciones. Pero es que luego hay otras cuestiones como la llegada de los fondos europeos de recuperación, que tienen que ver con el tejido económico por un lado, pero también con los proyectos que impulsará la institución municipal. Ya el jueves (23 de diciembre) aprobamos la aceptación de los primeros tres millones (para musealizar el Foro Romano, obras de rehabilitación en la Muralla y adaptación del jardín de los Poetas para acoger teatro de títeres), que contribuirán a poner en valor nuestro patrimonio histórico.

 

Para afrontar la recuperación, el Gobierno aprobó flexibilizar la regla de gasto y permitir a los ayuntamientos movilizar dinero acumulado desde 2012 por lo que no gastaran de cada ejercicio (remanentes), más de seis millones en el caso de Segovia. Pero muchas de estas obras van con retraso y en teoría deberían haberse justificado gastos ante el Gobierno antes de que acabara 2021, ¿al final habrá flexibilidad?

Intervención da por sentado que este próximo año nos eximen también de la regla de gasto y demás. Otra cosa es qué pasa en el futuro, pero este año tenemos la posibilidad de ejecutar las inversiones y si se terminan en febrero o marzo no va a pasar nada. Los remanentes son otra cuestión que ha sido muy positiva para ayudar a reactivar la economía segoviana y la capacidad inversora del Ayuntamiento, con muchos recursos que no dejan de contribuir a mejorar espacios públicos en los barrios y polígonos con renovación de pavimentación, redes, alumbrado… Más allá de los retrasos que hemos tenido por el suministro de materiales, que es verdad que los hemos sufrido igual que se están sufriendo en toda Europa y en todas partes, lo que está claro es que algunos proyectos no estarán para el 31 de diciembre e igual hay que esperar más, pero ahí están. Con casi todo en marcha, contribuyendo a mejorar espacios públicos y la vida ciudadana.

 

¿Cuándo cree que se empezará a ver movimiento sobre el terreno en Prado del Hoyo, más allá de la cuestión de los trámites administrativos?

Lo más importante, el desbloqueo de la situación, está en marcha, pero aún queda proceso administrativo. Estaremos haciendo una aprobación inicial a primeros de año, calculamos que para abril o mayo esté la aprobación definitiva, y una vez que hayamos recibido todos los informes sectoriales que tienen que venir de distintas consejerías y demás… A la vez, vamos a intentar que todo el proceso de parcelación, o incluso de la tramitación de licencias para ejecutar, se pueda hacer en paralelo, llegado el momento, para acelerar, porque las empresas tienen prisa y nosotros también.

 

El director de Drylock ya dijo que las empresas implicadas en este macroproyecto empresarial querían arrancar allí en 2023…

Sí, Miguel Ángel (González) tiene un proyecto propio muy interesante, además del proyecto en el que está aglutinando a las demás empresas. Y no he dicho otra cosa también muy importante para la ciudad: el anuncio del presidente (del Gobierno, Pedro Sánchez) sobre la creación del Centro Nacional de Innovación, Tecnificación y Alto Rendimiento de Formación Profesional en el CIDE, que esperemos que en 2022 ya esté funcionando con las empresas y con este proyecto.

 

El proyecto del centro de FP promete sobre el papel, pero de momento sólo se conoce el envoltorio (sin cifras de inversión, empleo, fines concretos…), ya que está por presentarse.

Sí, hay que presentarlo y eso lo tiene que hacer la ministra (de Educación) cuando lo crea oportuno, aunque espero que no tarde, y desde luego dentro del ámbito institucional (Pedro Sánchez lo anunció en un foro político, el congreso del PSCyL). Lo nuevo que se cueza en FP y se implante en España se va a forjar en Segovia, y además es un proyecto en el que la innovación estará muy imbricada con el tejido económico, con las empresas tecnológicas. Eso es lo que más me gusta, y que su ubicación esté precisamente prevista en un edificio concebido para el desarrollo y la innovación empresarial. Irán de la mano este centro y las empresas, y cosas como estas son las que hacen que miremos al futuro con esperanza. Estamos en un momento transformador de la economía de la ciudad, y generador de muchas oportunidades de empleo, que es lo que más nos importa. En mi cabeza está eso, que no he vivido desde que llegué al Ayuntamiento en 2003 (entonces como concejala) un momento con tan buenas expectativas desde el punto de vista del desarrollo económico. Lo hablo con el presidente de FES (Andrés Ortega) y me dice lo mismo. Es como que la crisis terrible que supone la pandemia también haya abierto nuevos retos y oportunidades de desarrollo. Él también me dice que nunca había percibido esto, luego no es sólo impresión mía, está ocurriendo, y ojalá sepamos aprovecharlo porque Segovia necesita este impulso. Necesitamos que un porcentaje de nuestros jóvenes se pueda quedar aquí a desarrollar su proyecto profesional y vital porque no podemos seguir en las circunstancias en que estamos.

 

¿Y cuándo se empezarán a ver empresas y actividad en el CIDE? Está a la espera de que el Ayuntamiento contrate el remate de las obras que dejó con defectos la anterior adjudicataria, falta también el equipamiento general y sacar el concurso para repartir espacios. Cuando se adjudicó esta obra por primera vez, su plazo de ejecución apuntaba al verano de 2012…

Es que este proyecto (el del CIDE) no ha podido tener unos avatares más tortuosos. Heredé el edificio inconcluso, para entonces ya había casi nueve millones invertidos y el único camino era acabarlo, dotarle de contenido coherente y empezar a prestar servicio porque lo contrario era perder los recursos públicos que ya se habían invertido. El esfuerzo del Ayuntamiento para la inversión ha sido tremendo y la hemos hecho, eso está. Pero nos está pasando lo que mismo que al Gobierno regional, por ejemplo, con el instituto de FP de San Lorenzo, que hay que rescindir el contrato y de verdad que la ley de contratos de una administración pública es muy compleja, muy garantista. Una rescisión de contrato supone cinco o seis meses, y luego otros cinco o seis la licitación del nuevo contrato. Ahora estamos ya en la liquidación a la empresa y con el modelo de procedimiento de contratación de la dirección de obra para terminar lo que queda. Luego ya el procedimiento para tramitar que entren las empresas y, en el caso del centro de FP, el convenio o el documento que tengamos que hacer con la Administración del Estado.

 

Como poco habrá que aguardar entonces al segundo semestre de 2022 para ver actividad real allí...

Yo creo que sí, que nos iremos en torno al segundo semestre.

 

Por otra parte, lo cierto es que usted arrancó el mandato muy optimista, animada por ver un horizonte despejado de las sentencias millonarias que lastraron el anterior. Entonces decía que "nos podremos permitir más alegrías", pero llegó la pandemia y...

Es que esto de querer hacer todo a pulmón, de decir que quiero dejar todo saneado, todo pagado, con los medios del Ayuntamiento… No quiero que nadie herede lo que yo heredé. Es decir, que quien herede se encuentre un Ayuntamiento saneado en lo económico, que ya lo está, y con todas las cuentas saldadas. Eso supuso la necesidad de hacer un esfuerzo extraordinario y ahora ya, entre eso y el uso de los remanentes, la capacidad inversora ha mejorado.

 

Lo que quería decirle es que arrancó el mandato muy optimista, pero llegó la pandemia y hay proyectos franquicia que no parecen avanzar, como la reforma de la plaza de la Artillería, salvo por el proyecto de repavimentación de la zona de terrazas, que al menos sí se ha redactado…

Ahí estamos porque ese proyecto podíamos haber intentado llevarlo dentro de alguna de las propuestas de financiación con fondos europeos, pero me lo quiero tomar con mucha cautela porque es un lugar muy delicado. Remodelar la plaza de la Artillería exige tener todo muy medido. O te aseguras de que va a ser un proyecto redondo por el entorno emblemático en el que está o hay que pensárselo muy bien. Luego es que tampoco podemos correr con esto para captar fondos europeos, a diferencia de lo que sí está pasando con otros proyectos, que sale de repente una convocatoria y tienes que tener anteproyectos y demás. Con este proyecto no quiero aventurarme a hacer nada corriendo.

 

La parte de la repavimentación de Artillería sí que se aprobó en abril de 2021…

Sí, pero esa sólo es una parte. Está por un lado la segunda fase de Padre Claret y luego, toda la zona que está bajo las terrazas, el pavimento. Pero cuando hablo de la remodelación me refiero a ampliar la zona peatonal, alejar más todavía los vehículos, rediseñar la cuesta de San Juan para poder alejar los vehículos… Esa tiene que seguir siendo la entrada pero hay que rediseñarla, y todo eso tiene que estar muy medido y muy meditado. No puede hacerse con la celeridad que requieren por ejemplo los fondos europeos, donde vamos a ir más a regeneración urbana.

 

La reforma de la plaza de la Artillería no se llevará a cabo tampoco en el nuevo año por tanto, si acaso la renovación de la pavimentación en la zona de terrazas, pero nada más…

No lo sé, tal vez la parte de repavimentación. Lo que sí veremos avanzar es en el tema del valle de Tejadilla, que es otro proyecto de los más ambiciosos que planteamos.

 

Como proyecto franquicia del mandato se planteaba el de la recuperación del valle de Tejadilla. La primera fase, que no deja de ser la más sencilla, fraguó el verano pasado con la creación de la pista deportiva y un pequeño aparcamiento en superficie. El resto, tanto el parque como el gran sendero de más de cuatro kilómetros que podrá acondicionarse cuando se cambie el colector, parece que va a otro ritmo.

Hemos hecho la primera fase, que es la más modesta, sí, con la zona de aparcamiento y la pista polideportiva junto al colegio Carlos de Lecea. El proyecto de obras para el futuro parque ya está encargado, después de que dos arquitectas catalanas ganaran el concurso de ideas, y vamos a ver si podemos entrar a fondos de recuperación, que solicitaremos subvención con fondos UE para la recuperación ambiental de la zona. Luego tenemos el convenio con Acuaes para la renovación del colector, en el que la propia Administración del Estado lo mete a fondos europeos, y tendremos una cofinanciación en torno al 60-70 por ciento.

 

¿Cree que podrá verse el parque o una parte del resto del proyecto este mandato?

A lo mejor el parque sí, una parte de la cabecera puede ser. El colector es que tiene dos años de ejecución y es una obra importante, así que para todo lo que va sobre el colector habrá que esperar a que se acabe la obra principal; pero ciertas zonas de la cabecera, yo creo que sí se podrán ver.

 

Cierto también que todavía se arrastran unos cuantos proyectos del mandato pasado y que no acaban de verse tampoco en el actual: la ordenanza del Acueducto, la reforma del tramo adoquinado de Padre Claret…

Sobre la ordenanza del Acueducto, al final por criterio técnico se decidió desplegarla en sucesivas ordenanzas, en lugar de concentrarlas en una sola.

 

Así se confirmó hace algo más de un año, pero la parte más inminente que se esperaba "desplegar" es la del endurecimiento de sanciones por actos vandálicos a través de una modificación de la ordenanza de convivencia ciudadana que aún no se ha llevado a cabo, y que apunta a no estar como poco hasta la segunda mitad de 2022, a pesar de que empezó el mandato confiando en que toda la ordenanza del Acueducto se implantara de inmediato…

Bueno ahí estamos, pero en primer lugar es verdad que la pandemia ha obligado a hacer un sobreesfuerzo en muchos sentidos a los servicios municipales; y por otro lado, ahora están haciendo un sobreesfuerzo por presentar proyectos a fondos europeos, luego habrá que hacerlo para que se ejecuten… Lo positivo, o lo esperanzador, es que vamos a tener muchos fondos europeos, y la inquietud que tienen todas las administraciones es que los vamos a tener que gestionar en poco tiempo con los recursos que tenemos, así que hay que hacer un sobreesfuerzo que va direccionado por ahí, no por otro lado.

 

Pero eso no parece que debiera de quitar tiempo a la modificación de una ordenanza que se espera desde hace años, ¿o sí?

Se está intentando todo, pero es que son muchas cosas. De hecho, aunque me gustaría que eso estuviera más explicitado en la norma, cuando ha habido algún acto vandálico se ha denunciado.

 

Pero si subirse a lo alto del Acueducto sale por 'sólo' 100 euros, lo mismo el paseo y 'safari fotográfico' le sale a cuenta a más de uno, como al turista extranjero que ya hizo eso mismo en noviembre…

Vamos a ver, hay que ponerse más serio con eso sin duda, pero también hay que educar en la responsabilidad. No se trata de decir que se paga no sé cuánto, que puestos a ello, siempre podrá venir un millonario y hacer lo que quiera porque pueda pagar sin problema la sanción. Yo creo que tenemos que hacer sobre todo una labor de responsabilizar a los ciudadanos, y una labor de pedagogía y educación en el respeto a nuestro patrimonio.

 

¿No ve posible por lo menos una aprobación inicial próximamente para que a mediados de año o durante el segundo semestre salga ya adelante la modificación de la ordenanza de convivencia ciudadana para endurecer las sanciones por actos contra el Acueducto?

A ver, detalles sobre el punto en que está esto es algo que tendría que verlo con los diferentes servicios, pero yo sé que los servicios se han tenido que concentrar en otras cuestiones, la verdad: en las sobrevenidas que tienen que ver con el tiempo que estamos viviendo, tanto relacionadas con la pandemia como con la llegada de fondos europeos; y ha habido que priorizar porque si no perdíamos oportunidades.

 

Antes citó Padre Claret, pero queda también por rematarse Constitución, Daoiz… Son obras pendientes del mandato pasado e incluso de anteriores.

La reforma de Daoiz la hemos incluido dentro del proyecto de movilidad sostenible.

 

Ese es el proyecto presentado a financiación con fondos europeos por la convocatoria del Gobierno para la creación de la zona de bajas emisiones y el avance de la peatonalización del centro, que en esencia viene a ser el plan de movilidad del lejano 2008 con otro nombre y envoltorio, aparte de otras iniciativas complementarias, la supresión de plazas de aparcamiento junto a monumentos o entornos monumentales, reserva de plazas a residentes…

Sí, es una parte del plan de movilidad adaptado a la nueva normativa que va a sacar el Ministerio de Transición Ecológica, según la cual todas las ciudades con más de 50.000 habitantes estamos llamadas a crear un centro de bajas emisiones, un núcleo (urbano) de bajas emisiones, y evidentemente estamos en ello. Si encontramos apoyo económico desde los fondos europeos para poder implantarlo, mejor todavía.

 

Puede conseguirse apoyo económico con esta convocatoria de ayudas, pero también hará falta un apoyo político que no se ve claro para ampliar el área de tráfico restringido, pasados ya 13 años desde la aprobación del plan de movilidad de 2008. Con PP y Ciudadanos ya se presumían posturas alejadas, pero con Podemos también surgieron diferencias hace más de un año porque la formación morada no quería cámaras para controlar los accesos al casco histórico y sancionar…

Bueno, ahí hay que asumir que nuestras circunstancias en cuanto a mayorías son las que son. Tenemos que estar de acuerdo con nuestros socios de gobierno (IU), que en esto lo estamos, y tenemos que ponernos de acuerdo con Podemos para tener la fuerza suficiente para sacar adelante el proyecto, pero bueno, nosotros hemos presentado este proyecto a fondos europeos y sería una insensatez que otras formaciones políticas nos hicieran renunciar a una financiación importantísima, o a una cofinanciación, por no aceptar algo que está sucediendo en toda Europa, y que va a suceder a nivel nacional por ley. Ya no es que decida el Gobierno municipal lo que hace y lo que no, sino que una ley va a obligarnos a hacerlo.

 

Pero la ley hablará de crear una zona de bajas emisiones, no sobre cómo gestionarla. No obligará a poner cámaras para controlar los accesos, por ejemplo, o a multar, sino que eso quedará a debate y criterio municipal en cada ciudad…

Ya, para determinadas cuestiones, claro, las decisiones que tengamos que tomar en el pleno municipal requerirán una mayoría que no tenemos.

 

¿Entonces cree posible que se amplíe la zona restringida a la entrada de tráfico privado no residente en el casco histórico este mandato?

Pues lo intentaremos. Nuestra intención era haberlo hecho incluso antes de la pandemia, pero llegó la pandemia y lo paró todo, esta es la verdad.

 

¿Sin pandemia ya habría estado?

A ver, lo habríamos intentado… En la época de Claudia (de Santos) como concejala de Tráfico ya hubo muchas reuniones buscando consensos.

 

Claudia de Santos dimitió en septiembre de 2020, según aseguró, "por motivos personales", y la baja de este año, la de Gina Aguiar, ha sido aún más traumática por todo lo que ha rodeado su cese y dimisión, tras dos sentencias judiciales por irregularidades de contratación.

Respecto a Gina, sigo manteniendo el mismo criterio que he tenido en todo momento: a ver en qué Ayuntamiento encontramos que un concejal dimita por un error de tramitación en una cuestión de criterio técnico, o en qué Administración pública. Rara vez. Hemos perdido a una excelente gestora cultural y la hemos perdido porque la política a veces es muy injusta, porque tuvo que responder por un error de carácter administrativo que corresponde a otro. Es decir, que corresponde al ámbito técnico. Aunque es verdad que los políticos somos los últimos responsables.

 

Cualquier iniciativa requiere decisiones técnicas, pero detrás de cada una siempre suele haber una decisión política que marca el camino. En este caso fueron dos sentencias desfavorables en apenas tres meses, precedidas de mucho enfrentamiento político previo y acusaciones de alarmismo a la oposición.

Dos contratos dentro de todos los que tramita el Ayuntamiento, que son muchísimos, y si hablamos del área de Cultura la contratación menor a lo mejor supera los 200 y pico contratos por año. Y como reacción, el Ayuntamiento ha puesto en marcha un protocolo para la contratación menor que seguramente sea el más estricto de España. Creo que eso está superado, ¿no? Y creo que lo que tenemos que hacer es trabajar para el futuro. Visto que eso sucedió, que fue un disgusto tremendo, porque es verdad que fue un disgusto tremendo, y que me parece que fue una situación injusta en concreto para la que fue concejala del Ayuntamiento de Segovia en ese momento, visto eso que se queda en el pasado, centrémonos en hacia dónde vamos en el futuro, que eso es lo más importante para esta ciudad. No quiero dedicar más energía a lo que ya no puedo evitar porque es pasado.

 

El primer semestre del año que acaba fue de mucho desgaste, coincidieron las sentencias con el anuncio de la futura pérdida de la Base Mixta.

Aquello fue terrible para mí como alcaldesa y para la ciudad de Segovia porque el vínculo con la Base Mixta, por mucho que le llamemos PCMasa 2, es un vínculo histórico y de afecto. Son 220 años de historia compartida y nos duele la pérdida. Es verdad que el Plan Colce estaba previsto por la Administración del Estado; que Defensa, en un momento dado, iba a concentrar todo este tipo de plataformas que hay en todo el territorio nacional, once, en una sola, y es cierto que sólo uno se iba a llevar el gato al agua y los otros diez íbamos a tener que gestionar la decepción. Y también es cierto que el Ayuntamiento hizo lo que tenía que hacer, lo que pudo hacer. Ahí no admito la crítica, sencillamente porque he hablado con todos los alcaldes y presidentes de Diputación, y cuando el PP decía 'es que ustedes no llevaban un proyecto', lo cierto es que nadie lo llevó. Si hubieran dicho a todas las ciudades candidatas 'presenten ustedes un plan de viabilidad económica' lo habríamos presentado todas, pero qué proyecto íbamos a llevar si no había una convocatoria pública abierta, si es un tema de Defensa... Yo llevé documentación urbanística que demostraba que hay suelo para hacerlo, llevé la planificación estratégica, destaqué el vínculo de Segovia con el Ejército, nuestra apuesta por la innovación y que estábamos a disposición, pero la decisión era del Ejército y la tomaron; y por mucho que nos haya defraudado a nosotros y a otras nueve ciudades candidatas, ya está. Lo que había que hacer era reaccionar ante el problema, pedimos la entrevista con el JEME (jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra), nos sentamos y vimos qué posibilidades había de compensar a Segovia de cara al futuro por esa pérdida. Y digo de cara al futuro porque al final esto va a ser dentro de ocho o diez años, pero por ir preparándolo.

 

El problema con el proyecto alternativo a la base mixta que se plantea, y que desde luego suena bien por las cifras que ha apuntado tras verse con el JEME (una unidad militar o cuartel con 600 efectivos y una inversión de 12 millones de euros), es que aún no ha habido una voz en el Ministerio de Defensa que manifieste públicamente ese interés por Segovia, que dé más concreción al proyecto y aporte certidumbre. Si el Ministerio se pronunciara de forma expresa, sin intermediarios, tal vez sería más fácil para usted recabar apoyos de otras instituciones que ahora pueden excusarse en tal falta de concreción.

Ya lo dijo el JEME (jefe del Estado Mayor de Defensa) delante de no sé cuántas personas, ¿dudáis de lo que yo digo? En la reunión que mantuvimos venía todo el equipo del JEME y estábamos el Ayuntamiento con varios concejales. Ellos son los que dijeron esto, lo que no hacen es dar documentación de momento porque esto va a ocho, nueve o diez años, para muy largo plazo.

 

Si no se trata de creer a la alcaldesa o dejar de hacerlo, la cuestión es dar certidumbre sobre la solvencia del proyecto para facilitar que se recabe apoyo de otras instituciones, aparte de que en política ya se sabe que no basta con decir la verdad, sino aparentarlo.

El Ministerio no te va a hacer nunca un proyecto de esas características porque requiere poner a varios técnicos durante varios meses a trabajar.

 

Pero igual se puede dar un poco más de concreción al planteamiento sin necesidad de llegar al punto de preparar "un proyecto de esas características"…

Bueno, ellos hicieron su estudio de viabilidad, es decir, que es posible hacer esto a medio o largo plazo, porque estamos hablando de que esto se va a ir a ocho o diez años, que al principio se hablaba de seis o siete y ahora ya se habla de ocho o diez años. Y ya veremos, diría yo, ya veremos... Dejémoslo estar de momento. Preparando el futuro, pero ese tema con tranquilidad.

 

¿Preparar el futuro con quién?, ¿estará usted?

Eso lo deciden los ciudadanos, no yo. La ciudad está aquí y mi obligación, mientras esté aquí, es preparar el futuro de la ciudad porque la ciudad sigue. Nosotros vamos a caducar todos pero la ciudad sigue y mi obligación es preparar el futuro de la ciudad, eso es lo que estoy intentando hacer.

 

La pregunta más habitual es si se ve presentándose para un próximo mandato o terminando el actual, y frente a tal pregunta, hace ya más de un año que viene diciendo que nunca se puede descartar ningún escenario. ¿Pero puede garantizar al menos que dentro de tres meses siga siendo alcaldesa? ¿O vamos a asistir en breve a una sucesión como la que se produjo entre Pedro Arahuetes y usted, con dimisión "por asuntos personales" y designación de un concejal como alcalde (con la preceptiva aprobación previa de una mayoría plenaria)?

Aquí no hay que ver nada, yo tengo que estar gestionando la ciudad y poniendo el futuro de la ciudad por encima de todo y trabajando, ese es mi papel. Y yo tengo un compromiso con los ciudadanos que tiene un periodo de caducidad. Después todo depende de decisiones personales, y decisiones de un partido que presenta unos candidatos.

 

¿Pero seguirá entonces?, ¿y todo el mandato?

Vamos a ver, yo poner las manos en el fuego totalmente no puedo porque no sé qué va a pasar mañana. Mañana tengo un problema de salud grave o tengo familiares muy delicados o me atropella un camión... Si me 'dice garantíceme al 100% que voy a hacer esto', no lo voy a hacer porque la vida tiene un montón de incertidumbres y no podemos garantizar nadie al 100% lo que nos va a pasar en el futuro. Sobre todo ya no lo que vamos a hacer, sino lo que nos va a pasar.

 

Bueno, pero hablamos en condiciones normales, ¿llegará como alcaldesa al segundo semestre de 2022 si no sobreviene nada extraordinario?

Bueno ya veremos. Es que no entiendo qué obsesión…

 

Obsesión no, la cuestión está en su propio entorno…

¿Pero qué pasa, que la gente se pone a hablar, a la rumorología? A ver, aquí me tenéis, al frente de la Alcaldía, con el equipo de Gobierno trabajando por la ciudad. Ahora no toca decir si me voy a volver a presentar a las elecciones o qué, tocará cuando toque.

 

Pero es que no es cuestión de las próximas elecciones, que para eso aún queda, sino conocer previsiones a muy corto plazo, a muy pocos meses vista… Si se puede llegar a ver incluso a Clara Luquero cediendo el bastón de mando a otra Clara (Martín, actual concejala de Urbanismo y Patrimonio Histórico), por ejemplo, que no deja de ser una cuestión que ya circula…

¿Pero por qué? Es que yo creo que estamos haciendo una entrevista hablando de la ciudad y del proyecto, no de cosas que son como de bola de cristal.

 

¿Lo descarta para próximos meses?

Vamos a ver, yo estoy diciendo que estoy trabajando al 100% por mi ciudad, que no puedo decir qué voy a hacer en el futuro porque una candidatura no es sólo cuestión de una decisión personal. Es una cuestión de partido también, o sea que habría que conjugar la voluntad personal con la decisión política de los órganos de un partido sobre quién es su candidato o quién no, y todo lo demás es elucubrar. ¿Con todo lo que tenemos que hacer y todos los retos que tiene la ciudad y nos tenemos que poner a elucubrar, a coger la bola de cristal y vaticinar qué va a pasar con esto o lo otro? ¿Y todo esto porque hay concejales que son muy buenos y que son una máquina trabajando? Me podrían suceder unos cuantos porque tengo concejales muy buenos que son máquinas trabajando.

 

Entonces, si no hay un problema de salud, ¿puede garantizar que en marzo o abril seguirá siendo alcaldesa?

A ver, yo no tengo la bola de cristal, no sé qué va a pasar en el futuro, y creo que usted tampoco, ni nadie. Lo que sí puedo decir es que estoy trabajando con toda la pasión del mundo por aprovechar los retos de futuro y unas oportunidades que se le brindan a la ciudad en el horizonte que nunca las había visto, eso es lo más importante.

 

¿Y de lo que considera importante cree que se está quedando algo en el tintero, ahora que la entrevista se acerca a su final?

A ver, para mí este es un momento de los mejores que he visto para la ciudad, y en ese sentido estoy muy contenta porque las expectativas son muy buenas y estoy ilusionada. Bueno siempre lo he estado, siempre he puesto mucha ilusión y mucha pasión a la defensa de la ciudad. Ha habido algún disgusto en el camino pero esto es así… Nada peor que enfrentarnos a una pandemia.

 

Por cierto, ¿no ha pasado el coronavirus todavía, con la cantidad de veces que se ha visto expuesta por casos en su entorno?

He estado rodeada, la verdad. Lo he visto por todas partes y alucino con que no lo haya pasado todavía, pero es así. Desde luego que si lo hubiera pasado habríamos enviado un comunicado para informar a la ciudadanía, pero de momento no me he contagiado. Toco madera de todas formas, más aún ahora que parece más contagioso y nadie puede considerarse libre de contagiarse.